¿Y la hipoteca… qué pasa si dejas de pagarla?

¿Y la hipoteca…qué pasa si dejas de pagarla?

POR REVISTA MUJER ACTUAL

 

Una de las metas importantes de la vida de una persona, es sin duda la de tener un patrimonio, un hogar que nos permita sentar las bases sólidas de nuestro propio futuro, sobre todo cuando tenemos ya nuestra propia familia.

La opción natural a la que recurrimos, es al crédito hipotecario. Pero como la situación financiera cambia con el paso del tiempo, en ocasiones a mejor, en otras a peor, a muchos les pasa por la mente dejar de pagar, simplemente porque sienten que no tienen la solvencia. ¿Qué pasa en estos casos?

 

Antes que nada, para llegar a ese punto extremo de NO poder pagar, hubo etapas de dificultades económicas. Así que el consejo sería:

  1. Acudir al banco o entidad acreedora del préstamo hipotecario para explicarles la situación con suma franqueza, y tratar de renegociar las condiciones del crédito.
  1. Negociar ampliar la duración del crédito, a cambio de que el monto de lo que pagamos mensualmente sea menor. En realidad, no tendríamos que dejar de pagar el crédito.

 

Pero, si acaso no pudiste llegar a un acuerdo con el banco, y dejaste de pagar tu crédito…. ¿qué podría pasar?

Lo dividiremos en tres etapas:

¿Qué pasa si no pago mi crédito hipotecario?

  • Primera etapa: Un mes de retraso

Si ya transcurrió un mes desde que dejaste de pagar, el banco se pondrá en contacto contigo vía telefónica o por correo electrónico, para verificar si la falta de pago se debe a un error, dándote la opción de ponerte al corriente, pagando el respectivo interés.

Cómo no te negaste a hablar con ellos, los bancos y acreedores están dispuestos a negociar una reestructuración de la deuda o una prórroga de tiempo.

  • Segunda etapa: Tres o cuatro meses de retraso.

Después de este periodo de tiempo, el adeudo es considerado mora legal y el banco podrá hacerte formalmente un requerimiento de pago.

En estos casos, el banco o acreedor, buscará negociar el pago de entre 30% y 70% del adeudo, para evitar una cancelación de tu financiamiento.

  • Tercera etapa: Más de seis meses de retraso.

Si dejas de pagar por más de seis meses, en este punto la institución bancaria podría emprender acciones legales, tendientes a ejecutar la garantía del

préstamo, es decir, para recuperar el monto que te prestaron, embargando tu propiedad.

El embargo y la subasta de la propiedad, suele ser el resultado de dejar de pagar por tanto tiempo.

En este punto, a menos que liquides la deuda por completo más los intereses moratorios, el banco iniciará el procedimiento de ejecución hipotecaria.

 

Y ahora, ¿qué hago?

  • Negociar la liquidación total inmediata del inmueble que podrías negociar pagando el 70% del monto total del crédito inicial.
  • Reestructuración del saldo adeudado de la hipoteca. Consiste en llegar a un acuerdo con el banco en liquidar todo lo adeudado más intereses en una fecha específica.
  • Reestructuración del total del crédito. En este punto, negociarás las condiciones de tu crédito hipotecario, del monto adeudado, pero también de la tasa de interés, de los plazos, etc. Deberá de anularse el otro contrato y este quedar por escrito.
  • Vender el inmueble. Otra opción sería traspasar la deuda a otra persona, interesada en adquirir la propiedad. ¡Ojo! Ni el Infonavit ni el banco aceptan traspasar la deuda, así que el comprador deberá liquidar la deuda con el banco o el Infonavit, ante Notario Público.
  • Aceptar la dación en pago. Consiste en regresar el inmueble para liquidar el saldo restante del crédito hipotecario, pero se pierde el dinero que se haya pagado por concepto de enganche y de las mensualidades.

 

 

¿Y si mi crédito es Infonavit?

Existen las siguientes opciones:

Fondo de Protección de Pagos por desempleo.  Este beneficio será una alternativa que tendrán los acreditados, en caso de que pierdan su trabajo de manera involuntaria. El apoyo se puede usar hasta 6 meses, cada 5 años, pero para solicitarlo….

  • Tu crédito debió ser contratado a partir del 2009, y debes acreditar que tuviste relación laboral vigente al menos 6 meses para haber aportado al fondo.
  • Tener un mes desempleo, no por pensión, jubilación, incapacidad o invalidez.

 

Para evitar el riesgo de no pagar por cualquier emergencia, la recomendación de los expertos es contar con un fondo de emergencias de al menos de tres meses de tu sueldo.

 

Fuente: www.legalario.com

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta