SALVAJE, un nuevo concepto gastronómico que te permitirá disfrutar la libertad

SALVAJE

Un nuevo concepto gastronómico que te permitirá disfrutar la libertad

 

Situado en Valle de Guadalupe, Salvaje es desde el pasado junio, la nueva joya gastronómica imperdible que entre paisajes de postal y una arquitectura que evoca los orígenes de la región, ofrece una cocina de autor de vanguardia que fusiona la comida tradicional mexicana con ingredientes de la dieta mediterránea

 

Por Ana Patricia Valay | Fotografía Chop Media – www.chopmedia.mx

La historia de vida de Vivian Marcovich es una de retos, decisiones firmes, y amor entrañable.

Cuando su amada hermana inesperadamente trascendió, ella decidió criar a sus sobrinos como propios, dedicándose en cuerpo y alma a su familia. Hoy que sus 7 hijos ya son profesionistas y padres de sus 17 nietos, Vivian ha emprendido un nuevo proyecto de vida con Salvaje, un concepto gastronómico inolvidable que ya se puede disfrutar en Valle de Guadalupe.

“Después de llevar a cabo esa pequeña industria de sacar a mis hijos adelante y hacerlos gente de bien, me dije: ¡a ver!, ¡tengo que hacer algo!, y me doy cuenta de que la gastronomía me apasiona y me permite desarrollarme como mujer empresaria más. Me hace sentir plena, realizada, y me deja realmente explayar toda mi creatividad”.

Pasión por la gastronomía y su sello: calidez humana

Ya son 30 años de experiencia los que tiene la familia Marcovich dentro del ramo gastronómico, y cuentan con 9 marcas distintas que son garantía de éxito. Pero Vivian, ahora directora de operaciones de Salvaje tuvo que abrirse paso con determinación en un giro extremadamente demandante, en el que encontró no sólo gran satisfacción sino una forma indiscutible de realización.

 

“Tengo muchos años dedicándome a la gastronomía, y realmente encontré que esto me apasiona, porque si no te apasiona ¡mejor no te dediques a esto!”, dice con entusiasmo, “pues es un gremio súper demandante al que te tienes que dedicar. 24 por 7. No es de unas horitas al día solamente”.

Una de sus grandes cualidades como empresaria ha sido su formación en desarrollo humano, lo que le permite imprimir un sello distintivo a su equipo, que se refleja en una muy baja rotación de personal y en un trato extremadamente cálido hacia los comensales.

“Hay una parte que a lo mejor la traigo muy nata, que es todo el tema de hacer equipos y desarrollar gente, que pueda ir subiendo, aprendiendo y capacitándose, porque estoy convencida de que si se siente motivada, apreciada y valorada le dará un mejor sentido a su vida y a su trabajo”

 

 

Un concepto auténtico y de vanguardia

Con un liderazgo visionario característico de la familia Marcovich en el arte culinario, y las características intrínsecas de Vivian, mujer “emprendedora, creativa, perfeccionista, y muy fijada en el detalle y en la parte estética de los platillos”, como se describe a sí misma, no es de extrañarnos que para su nueva propuesta gastronómica le apostaran a un concepto totalmente innovador, auténtico y de vanguardia, con experiencias inolvidables.

Con una ubicación estratégica y de fácil acceso, a pie de calle entre dos de las bodegas más grandes de Valle de Guadalupe, Salvaje te recibe con su espectacular recepción, diseñada con ramas de vid que evocan a los ancestros de la región, y con Xolo, la amigable mascota que representa al vino de casa que se ofrece para degustación junto a otras famosas etiquetas que han logrado reconocidos puntajes.

El lugar es acogedor, ¡un auténtico oasis! La arquitectura inspirada en la población Kumiai, arropa a la perfección la propuesta gastronómica de Salvaje, una fusión de ingredientes de la comida tradicional mexicana con los de la dieta mediterránea; con un menú de productos frescos e inclusivo pues se ofrecen mariscos, carne, y también opciones para los vegetarianos y veganos.

“La idea es que el diseño del restaurante haga sinergia con el paisaje ¡y lo logra muy bien! Puede perfectamente fundirse con la naturaleza”, comenta Vivian.

La vista es espectacular desde cada ángulo, digna de una auténtica postal, y uno de los principales atractivos del lugar es la mesa con fire pit al interior de un pequeño lago, que simula estar en una embarcación y en medio del mar. Al fondo las montañas y un imponente viñedo.

 

La experiencia Salvaje

Lo que no nos podemos perder del restaurante no son sólo sus platillos, una verdadera delicia, sino la experiencia salvaje con el ingrediente principal de casa: la libertad.

“¿Por qué Salvaje? Para que la gente asocie esta experiencia con toda la parte de libertad, con toda esta parte primitiva del ser humano, que se lleva perfectamente con conceptos de volver a nuestros orígenes culinarios, a esta comida salvaje”.

En el restaurante, la propuesta es que se deguste la comida como se desee, ofreciendo como novedad la experiencia Salvaje: vasta y disruptiva, para grupos de 5 a 6 personas. “Cuando llegan a traerte tu arroz salvaje lo hacen con una cubeta y te lo avientan en la mesa sobre hojas de plátano. O si pides picaña te la sirven con una pala y ahí mismo te la preparan y te la desmenuzan”, nos explica Vivian.

“Nuestro menú de degustación y cocteles de mixología, también cuentan con una experiencia salvaje”, agregó.

Y como todo se parece a su dueño, el servicio y la calidez que se brinda es impecable como la gran anfitriona que es Vivian Marcovich, a quien le auguramos todo el éxito que se merece en el nuevo proyecto de vida que emprendió.

 

 

A cada comensal les queremos arrancar un WOW. Que se vayan felices en una experiencia tanto gastronómica, como sensorial y de servicio”

 

 

Los 5 imperdibles de Salvaje:
  1. El menú de degustación
  2. Tomahawk con mantequilla avellanada
  3. Almejas chocolatas, piña tatemada y machaca
  4. Coliflor Rostizada y mole de cacahuate
  5. Pulpo a la talla con mayo de chile morita

 

Contacto:

 

 

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta