Sabores de otoño

Sabores de otoño

Por Ana Laura Martínez

Arrancamos con la estación de otoño a todo lo que da, gastronómicamente hablando, siendo un preámbulo para el invierno y todas las festividades que se acercan.

En Baja California, así como en todos los estados, tienen sus diferentes temporadas gastronómicas, pero la mayoría coincide en la majestuosa celebración de muertos, tema del cual habría que tratar muy ampliamente y más porque es una celebración con muchas cuestiones culinarias incluidas.

Pero no son los únicos eventos de cocina que tenemos, hay en la región de Puebla, por ejemplo, otro del que también se puede hablar, el Festival de la Matanza en Tehuacán, ciudad cercana a la capital poblana, a solo hora y fracción de la ciudad capital; un evento que contiene mucha proteína, donde asisten miles de personas, los que degustan el muy pedido y famoso Mole de Caderas.

Un otoño que en otras latitudes demuestra otro tipo de platillos, como en Europa, que les da una gran repercusión a las setas, principalmente en Italia, con la famosa Trufa del Alba; pero que, en México, los platos del conocimiento y gusto popular van muy de acuerdos con las bajas temperaturas que ya se están sintiendo. Es por eso por lo que, en la Angelópolis y muchas otras ciudades de nuestro país, los tamales son de los privilegiados que van en la dieta del mexicano, y para que se acompañe al envuelto de hoja de maíz o plátano, tenemos los champurrados y el arroz con leche.

Las sopas tampoco se escapan al recetario nacional, ya que esos caldos o infusiones, traen un cálido sabor a nuestros estómagos y uno de ellos es por mucho conocido, de larga trayectoria en la cocina mexicana, la Sopa Azteca o de Tortillas; platillo sencillo, pero muy efectivo a la hora de provocar calor y satisfacción culinaria. Tampoco podemos excluir a las frutas y estas pueden ser consumidas de manera solitaria o en elaboradas recetas, como ustedes gusten, pero degusten con sus propiedades y algunas de estas delicias tenemos a la manzana y de ella puede ir sola o en postres como la tarta; también hallamos a la calabaza y no porque tenga que ver con una cuestión cultural, sino porque estamos en plena cosecha de este fruto y al igual que la manzana, se pueden hacer excelentes postres con ella.

Y de los alimentos locales, de la Puebla de Zaragoza, uno que es un icono de la gastronomía, tanto en su forma natural como procesado, es parte de la cultura local, el camote y qué decir de la granada, porque, aunque ya haya pasado la temporada del Chile en Nogada, la fruta sigue dándose y con ella se pueden concretar recetas adecuadas a los meses que están corriendo. Diversidad hay en la mesa del mexicano y no se puede desdeñar los aportes de las otras, las extranjeras que agregan sus mejores galas para ir disfrutando el ya casi fin de año.

Es momento de despedirse del viejo dilema de “será melón o será sandía”, con el Equinoccio de Otoño se abre una nueva temporada de sabores que nos permiten recorrer el calendario a mordidas.

*La autora es fundadora y directora adjunta del Culinary Art School en Tijuana, Sommelier y Chef

CORREO
analaura@culinaryartschool.edu.mx

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta