¿Qué estudio, lo que me gusta o de lo que hay chamba?

Por Ana Patricia Valay

Aunque son evidentes los esfuerzos de las autoridades por garantizar trabajo para todos en México y por disminuir la brecha del desempleo, lo cierto es que el déficit sigue siendo latente entre quienes terminan una carrera y los que consiguen un empleo, pues  el tener un título universitario no garantiza obtenerlo y menos aún, con una remuneración digna.

La encuesta nacional de ocupación y empleo de INEGI,  del año pasado reflejaba que sólo 2 de cada 5 universitarios en México conseguían trabajo, que 290 mil profesionistas menores de 30 estaban desempleados, y que Un millón 88 mil, laboraban en la informalidad. Además informaba que la diferencia de salario entre los que habían concluido el bachillerato y los profesionistas menores de 30 años, era de poco más de 2 mil pesos.

 

¿Y por qué del desempleo en los universitarios?

Los factores son muchos, según los expertos. Entre los principales están el que no todos los jóvenes que terminan una carrera hacen su trámite de titulación, y que el mercado laboral les exige una experiencia que no tienen, lo que los va dejando fuera.

En las pasadas manifestaciones por el día del trabajo en todo el país, las voces de clamor de los participantes era la de recriminación al  hecho de que la cifra de egresados de las universidades es todavía mucho mayor que la de las vacantes; realidad verdaderamente preocupante.

Pero, ¿sabías que en el mercado laboral hay espacios para profesionistas de ciertas especialidades, pero lo que no hay son: suficientes egresados de estas carreras? ¿Y sabías que estos son de los empleos más remunerados? Sin embargo los jóvenes no están eligiendo estudiar estas especialidades, probablemente porque no les gusten o porque no se sientan aptos.

 

¿En dónde pues están las  oportunidades en TJ?

“La tendencia en el mercado de la industria son las ingenierías con enfoque a la industria médica, ingenierías de tecnologías de la información y manufactura avanzada, en referencia a la industria manufacturera, maquiladora y de servicios de exportación (IMMEX)”, nos dice  Cristiana Hermosillo, presidenta de DEITAC, organismo empresarial cuyo propósito es el desarrollo económico e industrial de Tijuana, y su misión es la de atraer inversión extranjera a la ciudad.

“Las ingenierías y las carreras con el mayor grado de especialización son las mejor pagadas. Y en la industria, egresados de todas las carreras (ingenierías, finanzas, administración, comercio exterior, etc.) en puestos gerenciales ganan bastante bien, de 80 mil a 120 mil pesos mensuales. Sin embargo siempre hay etapas de iniciación, seguido por especialización y experiencia”, afirma Rigel Navarro, director ejecutivo de Tijuana EDC.

Lo paradójico es que es justo en estas carreras mejor pagadas donde hay un déficit. Un ejemplo de esto es el de la empresa Thermo Fisher que tuvo la necesidad de contratar para su centro de innovación en Tijuana, a 20 ingenieros de desarrollo de software para aplicaciones de salud, pero sólo se pudo contratar a seis profesionistas con ese perfil en la ciudad, y a los demás se les tuvo que traer de otros estados del país. Cada uno ganará 35 mil dólares al año, dos veces más que un operador de línea, y entre todos, el equivalente a lo que ganarían de 400 a 450 empleados de línea de producción.

 

¿Pero por qué hay déficit de ingenieros especializados? 

Para CANACINTRA Tijuana,  el déficit de mano de obra calificada en el área de ingeniería es un factor inhibidor de la inversión.

“Hacen falta 40 mil ingenieros en la región para abastecer la demanda de la industria”, dio a conocer su presidente, Marcello Hinojosa. reconociendo que los jóvenes siguen temiéndole a las matemáticas, siendo ésta una de las razones por las que huyen de las ingenierías.

Cristiana Hermosillo, la primer presidenta mujer de DEITAC dijo que no obstante hay un esfuerzo importante de las instituciones educativas, lo cierto es que avanza más rápido le necesidad del mercado que los planes académicos.

“La industria muchas veces evoluciona más que en los ámbitos académicos. En el último año hemos estado atendiendo varios eventos de la  industria de dispositivos médicos en Estados Unidos y ahí también lo vemos.  Ahorita la Tecnología disruptiva que es el internet, el análisis de datos en la nube, está entrando a áreas de dispositivos médicos, y ésta crea muchos cambios”.

Además, considera que dada la competencia, si los profesionistas quieren empleos bien remunerados, tienen que apostarle a la especialización.

“Pueden escoger su carrera pero luego la especialización es muy importante y yo creo que el plan debe ser a largo plazo. No es nada más voy a salir de la universidad y ya, o el sueldo de entrada va a ser de tal cantidad, ¡no! Debo de tener un plan para irme especializando e ir adquiriendo experiencia y a lo largo de tanto tiempo voy a estar en el nivel que yo quiero”, afirmó.

Pero lo cierto es que no hay que esperar a terminar una carrera para elegir inteligentemente;  eso se debe pensar antes.

 

Consejos al elegir una carrera

  1. Buscar orientación profesional para detectar su vocación y optimizar el desarrollo de talento.
  2. Investigar y preguntar sobre las diversas actividades económicas que hay en la ciudad, para que conozcan cual les gusta más y para saber en cuáles de estas actividades pueden ser los mejores.
  3. Buscar consejo y preguntar a gente experimentada de algún negocio, profesión o grado técnico de qué se trata su actividad y qué los llevo ahí.

 

Rigel Navarro, director ejecutivo de Tijuana EDC, afirma que ya en el curso de la carrera, los jóvenes deben dar atención al tema de las prácticas profesionales.

“… Que los alumnos no lo vean como un requisito, sino que aprovechen y lo vean como una oportunidad de estar en contacto con el mundo real. Tiene una compensación muy alta, porque conoces cómo se trabaja en ese negocio e interactúas con otros, adquieres experiencia, y entiendes el negocio donde entras” .

Así que la situación laboral no es fácil para los universitarios, pero si lograran empatar sus necesidades, aptitudes y gustos, a los requerimientos del mercado, encontrarán trabajo y bien remunerado, y lo más importante es que podrán elegir entre quedarse en Tijuana o trabajar en otra parte del mundo.

 

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta