¿Qué es la celulitis?

Por Dra. Leticia Harrison

 

La celulitis es una patología estética de evolución edematofiibrosa y sin duda es uno de los principales problemas que afectan a la mujer a lo largo de su vida.
Un 90% de ellas la padecen, a partir de que inicia la menstruación en adelante, cuando empieza el mayor estímulo hormonal. Su origen puede deberse a herencia genética o debilidad del sistema inmune y los factores que incrementan su prevalencia en mujeres son: cambios hormonales, mala alimentación y falta de ejercicio.

 

Se manifiesta como depósitos de grasa subcutánea, que forman micro y macro nódulos y hoyuelos en la piel de los glúteos, muslos, brazos, rodillas, caderas y abdomen, dando esto la apariencia de “piel de naranja”.

 

Además de la grasa acumulada, se produce también retención de líquidos y alteración del tejido conjuntivo. No solo las personas con sobrepeso son  propensas a padecerla, las delgadas también tienen un grado importante de posibilidades.

 

Durante la formación de la celulitis, las células excedentes actúan comprimiendo los vasos sanguíneos, provocando una disminución sanguínea que luego favorecerá a la acumulación de otras células  que disminuye el aporte de oxigeno a los tejidos.

 

Hay varios tipos de celulitis, y cada una actúa de una forma distinta. Según los expertos la celulitis se clasifica en celulitis generalizada, celulitis localizada, celulitis fibrosa, celulitis flácida o hipotónica, celulitis edematosa y la mixta.

Es importante identificar el tipo de celulitis, modificar hábitos y tener una dieta saludable, además iniciar el tratamiento adecuado.

 

Como objetivos se encuentran

  • Disminuir la grasa de las zonas afectadas.
  • Depurar y drenar las toxinas.
  • Aumentar la circulación sanguínea.
  • Disminuir retención de líquidos.
  • Tonificar los músculos.

 

El tratamiento preventivo

Para reducir el riesgo de padecer celulitis se recomienda realizar ejercicio, disminuir la ingesta de sal y alcohol, tomar mucha agua, no fumar, disminuir la ingesta de café, no permanecer mucho tiempo sentada o parada, no usar tiempo prolongado zapatos de tacón, no usar ropa muy ajustada, disminuir la ingesta de carbohidratos, grasa saturada y productos azucarados.

 

A la par, también se sugieren procedimientos de Medicina Estética como :

 

Lipolisis química

Cavitación

Radiofrecuencia

Vacuum terapia

Masaje drenante

Presoterapia.

 

*La autora es especialista en Ginecología y Medicina Estética

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta