Niños narcisistas, desarrollo adecuado vs conducta patológica

Niños narcisistas, desarrollo adecuado vs conducta patológica

 

“¡No busques exhibirte! La persona sabia que ha conocido su esencia superior

 no se entrega al narcisismo ni se enaltece”. 

Tao te ching

 

POR GRACIELA JIMÉNEZ

 

¿Quién no ha escuchado acerca del mito de Narciso?; aquel joven de apariencia hermosa y llamativa que enamoraba a toda persona que le conocía, pero este los rechazaba. Debido a su actitud altanera y sus constantes reproches, Narciso fue castigado a enamorarse de su propia imagen; de esta manera un día mientras caminaba por un jardín decidió calmar la sed bebiendo de un estanque, cuando se arrodilló para tomar agua observó su propia imagen reflejada, enamorándose al instante de aquello que sus ojos apreciaban. Fuerte fue el interés en Narciso, que pasó horas enajenado hasta que decidió ir a donde se encontraba aquella hermosa imagen, ahogándose en el intento, y después apareció una flor en aquel lugar donde murió víctima del interés que le generó su propio reflejo.

Existen muchas versiones sobre el mito de Narciso, pero en la actualidad, en el área de la salud mental lo utilizamos para nombrar al “narcisismo” o “complejo de Narciso”. Este se utiliza para nombrar a la sobrestimación que una persona tiene sobre sí misma, colocándose siempre en primer lugar y dejando de lado a los demás.

 

¿Quién no conoce a una persona narcisista?

Es aquel que se considera superior a los demás, prepotente, necesitado de atención y admiración constante por parte de los demás, tanto así que exageran sus logros y talentos; se comportan de manera arrogante y altanera; obtienen ventajas de los demás, y tienen dificultad para reconocer la necesidad del otro. Esperan un trato especial, e insisten en tener lo mejor.

Debido a su manera de pensar y comportarse, llegan a presentar muchos problemas al momento de relacionarse con los demás, llegando en ocasiones a ser rechazados o evitados. Este tipo de personalidad la vamos a encontrar en adolescentes y adultos, lo cuál nos lleva a preguntar lo siguiente:

 

¿Existen niños narcisistas?

Cuando nos referimos al desarrollo psicológico del niño, durante los primeros años de vida vamos a encontrar el denominado “narcisismo primario”; en esta etapa es un mecanismo de supervivencia, donde en primer lugar, están sus intereses y necesidades, debido a que el niño es vulnerable y dependiente de su entorno, llegando en ocasiones a ser considerado como “egoísta”.

Esto es normal, mientras se va desarrollando la capacidad de empatía y consideración del niñ@ hacia los demás. Pero conforme pasan los años, estas actitudes y conductas egoístas van disminuyendo, con el objetivo de lograr un adecuado desarrollo, y es de suma importancia el papel que juega la familia y todas las personas que rodean al niño.

Esto es importante, porque en los últimos años se han descrito características que pueden presentar los “niños narcisistas”; estás se pueden observar desde los siete años, edad en la que comienza la comparación de sí mismo con los demás.

 

Algunas características que presentan estos niños son:

  • Exageran sus triunfos y capacidades.
  • Esperan que constantemente sean elogiados por los demás.
  • No se preocupan por los demás.
  • Buscan de manera reiterada ser el centro de atención.
  • Quieren que todas las conversaciones sean acerca de ellos.
  • Piensan que los demás niños les tienen celos.
  • Son poco tolerantes a la frustración.
  • Se enojan o estallan en ira cuando se equivocan.
  • Les molesta que otros les señalen sus errores.

 

El narcisismo en los niños puede deberse a varios factores siendo uno de los principales la manera como los padres crían a sus hijos. En algunos hogares encontramos un ambiente permisivo en el que no existen los límites o las reglas; donde el niño crece pensando que es súper especial y puede conseguir todo lo que quiera, no aceptando un no como respuesta y reaccionando de manera agresiva cuando alguien les establece un alto. En otras ocasiones vamos a encontrar padres que buscan reforzar la autoestima de sus hijos, comentando constantemente que son mejores a los demás o enseñándoles que en la vida siempre deben ser los mejores.

 

Existen algunas estrategias que se sugieren implementar para evitar criar “niños narcisistas”; algunas de estas son:

  • Evitar elogiar en exceso la conducta del niño.
  • Enseñar a que reconozca sus propias emociones y la de los demás.
  • No utilizar comentarios donde se compare con otros como “eres el mejor de todos”.
  • Enseñar que equivocarse no es malo, que parte del aprendizaje.
  • Enseñar a escuchar las críticas de los demás.
  • Evitar alardear de las capacidades del niño.
  • Enseñar a expresar emociones.

 

Cuando un niño con características narcisistas va creciendo puede presentar importantes problemas en la manera de relacionarse con los demás, influyendo en su capacidad para socializarse, y aumentando el riesgo a desarrollar trastornos psiquiátricos como trastorno depresivo mayor, trastornos de ansiedad o trastornos de personalidad. Por eso es importante que si usted tiene un hijo que probablemente es narcisista se sugiere asistir con un especialista de la salud mental como un paidopsiquiatra o psicólogo infantil, quien va a valorar el caso y le ofrecerá opciones de tratamiento. Recuerde que la peor ayuda es aquella que uno no busca, usted no está solo.

 

 

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta