Marcela Cueto Fraga De las ventas al altruismo

Marcela Cueto Fraga De las ventas al altruismo

Por Mónica Márquez

 

Tenacidad, persistencia y empatía son tres de las virtudes que distinguen a Marcela Cueto Fraga, una mujer trabajadora que durante 25 años dedicó con éxito su vida al área de ventas y hoy aporta su granito de arena a la sociedad siendo presidente del Club Rotario Tijuana.

En junio de 2018 rindió protesta en dicho club, siendo la tercera mujer en 88 años de fundado, en tomar este cargo. “Yo estaba en el momento ideal para decidir tomarme un año para servir y darme la oportunidad de estar en un club”, mencionó Marcela Cueto.

Durante más de dos décadas incursionó en el área de ventas y obtuvo grandes resultados, pero llegó el momento de retribuir mucho de lo que ella había recibido, expuso, que la principal motivación para ser parte de este organismo fue ver la forma tan organizada en la que trabajaban, y que realmente había resultados para llegar a ayudar a alguien, gracias a que es un organización muy completa y compleja.

“A través de mi agencia, tuve varios intentos de hacer campañas de ir a asilos u orfanatos, pero en realidad no sabía cómo hacerlo y los resultados no eran lo esperado”, compartió Marcela, quien es egresada de la licenciatura en Administración de Negocios por el Cetys Universidad.

“La misión del club es buscar proyectos que ayuden a la comunidad”, agregó, “la filosofía de Rotary es mejorar la vida de las comunidades en seis ejes: salud, educación, paz, economía, sanidad y agua”.

 

28 años atrás

Vayámonos 28 años atrás, cuando Marcela obtiene su primer trabajo formal en Síntesis TV; ahí la Sra. Carolina Aubanel le dio la oportunidad de ingresar al área sin tener ningún conocimiento ni experiencia, pero sí muchas ganas de aprender y salir adelante.

Esta experiencia fue todo un reto porque tuvo que aprender desde cómo hablarle al cliente, cómo hacer una cita, “fue una gran suerte que a los dos primeros clientes les vendí spots de televisión y me gustó tanto que duré 11 años ahí”, recordó.

 

“No podemos esperarnos a que alguien nos resuelva la vida, o que un partido o gobierno nos venga a arreglar los problemas; tenemos que ser activas socialmente y también dar para recibir y forjar un futuro en esta tierra para nuestros hijos”.

En 1995, le tocó que entrara TV Azteca a la ciudad, lo que representó un gran cambio para ella, pues de comercializar un noticiero, la televisora creció a dos canales, época en la que se le presentaron muchos retos de superación, pues entró como vendedora y llegó el momento en el que fue nombrada gerente de ventas de Tijuana, según nos platicó.

“Tuve que prepararme más, estudiar siendo mamá joven… mi reto era prepararme para poder trabajar y sacar adelante a mis hijas; tenía que demostrar que podía más y más. Fue una etapa maravillosa”, consideró.

Posteriormente tuvo la oportunidad de incorporarse a la empresa Maruchan, donde durante 4 años fue gerente de Marca, empleo que le permitió conocer cómo se manejaban las agencias nacionales; recordó cómo profesionalmente creció mucho, pero que ello también representó el sacrificio de ver poco a su familia.

 

Su camino en Adohc Marketing

Debido a que quería disfrutar más de sus hijas y su empleo le dejaba poco tiempo, en el 2004 decidió renunciar para aventurarse y abrir su propia agencia: Adohc Marketing, este proyecto lo hizo con su amiga y socia Miryam Ruiz, pero debido al cambio en el mercado a nivel general tuvo que cerrar sus puertas en el 2014.

El concluir este ciclo, sin duda, le costó mucho trabajo, pero “la vida son cambios y tienes que arriesgarte sin tener la plena seguridad de qué va a pasar”, manifestó.

Sin duda, en la etapa de aprender y crecer, el ser humano se enfrenta a diferentes retos a vencer, y para Marcela el principal fue el ser muy perfeccionista, debido a que tuvo aprender a delegar y confiar en que su equipo de trabajo iba a dar un resultado positivo, aunque ella no estuviera.

 

Desde su trinchera

Hoy, desde su trinchera como presidenta del club Rotario Tijuana, se ha dado cuenta que la mujer tijuanense tiene algunas necesidades y la principal es la de tener una mayor participación ciudadana.

“No podemos esperarnos a que alguien nos resuelva la vida, o que un partido o gobierno nos venga a arreglar los problemas, tenemos que ser activas socialmente y también dar para recibir y forjar un futuro en esta tierra para nuestros hijos. Todas las mujeres de cualquier nivel podemos ser activas, todas tenemos algo que aportar”.

“Tenemos que aprender a ser buenos ciudadanos, hay muchas maneras de activarnos y ayudar: en un club, en una asociación o hasta en la sociedad de padres de familia de la escuela de nuestros hijos”, aseguró.

 

La clave del éxito

La vida laboral de Marcela inició desde muy joven sin contar con herramientas ni conocimientos en áreas específicas, pero a lo largo de los años ha tenido dos grandes alicientes: sus hijas Myrna Delia y Karla Mariana, quienes la impulsan a prepararse día con día; por ellas, superó retos, estudió, adquirió grandes experiencias y hoy es una mujer de éxito.

Para ella, la clave del éxito es primero soñar lo que uno desea, visualizarlo; segundo, planear cómo lograrlo y tercero, hacer que las cosas sucedan.

Hoy en día, su principal proyecto es seguir ayudando a través del club Rotario, posteriormente estudiar una maestría en Educación e impartir clases y, no menos importante, el tener calidad de vida.

 

En Breve…

  • Libro favorito: Azteca de Gary Jennings
  • Artículo indispensable: Sus lentes
  • Mayor fortaleza: Sus hijas Myrna Delia y Karla Mariana
  • Mayor debilidad: Ser aprensiva
  • Frase favorita: Ser congruente con lo que piensas, dices y haces

 

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta