Mamá literalmente bloqueada

Mamá literalmente bloqueada

Tenemos que organizarnos de manera más inteligente y, sobre todo, ser flexibles, pero siéndole fiel a esa administración de productividad acudiendo a la cita contigo misma

 

Por Maru Lozano

 

Las mamás que ahora combinamos trabajo y roles diversos, de pronto necesitamos ayuda para optimizar nuestros tiempos.  Vamos líricamente manejando las labores, tapando hoyos, sanando, priorizando y demás.  Si te sientes agobiada, con insomnio, ansiedad, estás un tanto desaliñada y como que no avanzas con todo lo que hay que hacer, sigue este abc:

  1. Planifica por escrito.
  2. Haz una agenda por bloques.
  3. Crea y sigue tu rutina.

Con esto le das estructura a tus hábitos, te enfocas, te avocas hasta en el más mínimo detalle, das balance a tu vida personal, familiar, social, laboral y hasta puedes dar tiempo para tu pasatiempo favorito.

Definitivamente tenemos que organizarnos de manera más inteligente y, sobre todo, ser flexibles, pero siéndole fiel a esa administración de productividad acudiendo a la cita contigo misma.

Organiza tus tiempos

En una hoja marca barras hacia abajo, es decir, columnas, como si fueran bloques, en lugar de marcar días, se tratará de marcar horas.

Si tú haces esta agenda por bloques, marcando todas y cada una de tus actividades, te forzarás a apurarte y a cumplir.  Haz esta optimización de tiempos para formalizarlo, no para ponerlo en el refrigerador sin más.  Nada tan efectivo como el papel y tus plumones, de verdad con esto aterrizas ¡tanto!  Si bien existen varias aplicaciones para el dispositivo acerca del “time blocking”, no existe nada mejor como lo impreso.

No invadas tus tiempos, descansa y siente el alivio y gozo de haber cumplido tu meta corta del momento y relájate.

 

Bloquea tus tiempos

Si tú aprendes a bloquear tu tiempo, serás mucho más productiva.  Cada hoja es por día, las columnas que marcas de equis hora a tal hora van hacia la derecha y eso da un sentido de “avance” y “completitud”.

La capacidad de expresar las emociones y de captarlas, radica en el hemisferio derecho del cerebro, por eso orientarnos hacia ese lado ayuda enormemente. Una buena planificación y un buen seguimiento de tu rutina, impacta positivamente en ti y en todos los que te rodean.

 

Tu agenda

Agenda lo siguiente dentro de los bloques de horas, además de lo que necesites hacer con los tuyos:

  • Arreglo personal
  • Tiempos de desayuno, comida, merienda, sueño.
  • Contacto con familia y amistades. (En persona o en redes sociales)
  • Espacios de receso.
  • Tu pasatiempo.
  • Tiempo efectivo con cada uno de los miembros de tu hogar.  Por ejemplo: Diez minutos de platicar con tu hijo… ese espacio es con él sin juicios, gritos ni cuestionamientos.  Es desarrollar el “¿cómo estás?”
  • A quién debo llamarle o escribirle, responder pendientes, citas.
  • Redes sociales
  • Acomodar, limpiar un espacio de la casa.
  • Preparación del día siguiente.

No te pongas el pie

Está comprobado que no nos enfocamos porque nos distraemos, porque nos desorganizamos, ¡nos ponemos el pie!  Compara tus resultados con los bloques cumplidos y tu vida de antes, te sorprenderás.

Incluye el arreglo de un cajón o espacio de tu hogar.  Si cada día arreglas un poco y depuras tus cosas, la sensación de caos desaparece y surge un ambiente de paz.  Puede ser limpiar una repisa, escombrar una gaveta, un paquete de fotografías, etc.

Es seguro que, si calendarizas, pones fecha y hora, ¡aterrizas incluso económicamente!  Ajusta tu día a día y al desechar la hoja habiendo cumplido, seguramente te sentirás realizada, ¡el último escalón de la autoestima!

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta