Los rostros ante el Covid y la vacunación en BC

Los rostros ante el Covid
y la vacunación en BC

 

Por Marí Carmen Flores Ávila

Fotografías: Paola Avendaño Rojas y Antonio Martínez Mariscal

 

En ellos quizá –como en millones de personas-, el miedo les invadió, pero en ellos su vocación, entrega y calidad de seres humanos les hizo estar en la primera línea de atención con los pacientes contagiados por el virus Sars-Cov2.  En marzo del 2020 todo cambió. Fue inesperado. Poco se conocía respecto a cómo atender. Lo que sí: era protegerse. Enfrentaron falta de equipo, pero recibieron del pueblo el apoyo que fue desde guantes hasta alimentos. Duros momentos donde lo mejor de las personas en cada rincón de Baja California se manifestó de tal manera que se refrendó “ser el brazo poderoso” de un estado echado para adelante, solidario y comprometido.

Médicos, enfermeras, asistentes, residentes de medicina, afanadores empezaron a ser llamados “Los Héroes”. Muchos –recordemos- cambiaron sus casas por “recámaras” en sus automóviles; se quedaron por meses en cuartos de hoteles que empresarios locales patrocinaron porque temían llevar el virus a sus casas y poner en riesgo a sus familiares.

A muchos se les tuvo que decir adiós. Ofrendaron su vida al servicio de los demás. A muchos no sólo se les llora sino que se convirtieron en ejemplo para otras generaciones. “Un buen trabajador de la salud –como los capitales de los barcos-, nunca deja sola la tripulación”.

 

Ha transcurrido un año

Ellos no han terminado su labor porque la pandemia en sus diferentes etapas desde las más críticas hasta ahora con la llegada de la vacuna; con las variantes del virus ya detectadas en el estado y, sobre todo con la irresponsabilidad de quienes se niegan a cuidarse les obliga a seguir adelante.

Más de 800 personas involucradas en el proceso de vacunación. Son quienes dan la cara pero detrás de ellos toda una maquinaria. Logística, control, vigilancia de parte de militares y horas y horas de trabajo que –hasta el corte del 10 de abril-, colocó al estado a la cabeza en la vacunación de adultos mayores con casi 240 mil dosis. La vacuna es una luz que se abre en el pesado camino del encierro. Es la posibilidad de no agravarse. Representa el que –sin dejar las medidas de protección-, un día regresen los abrazos. Vuelva la paz interior y disminuya la ansiedad. Son los rostros del sector salud a quienes, a un año de distancia decimos: “Los tenemos aquí. En la mente; en el corazón porque sin ustedes, su entrega y pasión el avance no hubiese sido posible. “Los tenemos aquí, no como los héroes. Los tenemos aquí como seres humanos que pese a exponer su propia vida siempre velan por la de los demás”. Se “los quiero mucho” que cada mañana repite el secretario de salud de Baja California, Alfonso Pérez Rico, resuena –ciertos estamos-, en millones de personas a quienes atendieron; a quienes ayudaron a despedirse de sus familiares; a quienes les dieron seguimiento post-covid; a quienes vacunaron. Son los rostros por la salud. Aún falta y sabemos que ustedes civiles, voluntarios, militares siempre estarán aquí.

*El autor es Periodista.

*Agradecimiento a Karla Beltrán de la Sría. de Salud.

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta