¿La separación legal será tu mejor opción?, conoce tus derechos

Expertos | Tus Derechos Legales

 

Existen básicamente tres formas legales para poder finalizar con la relación de matrimonio: divorcio, anulación y separación. Las dos primeras opciones implican terminar completamente con la relación, mientras que la separación permite darle a la pareja un poco de tiempo y espacio, para tratar de ver si en realidad pueden reconciliar y solucionar los problemas que están causando el conflicto.

LA SEPARACIÓN ES UNA BUENA OPCIÓN, cuando la pareja no está segura de si realmente el divorcio es la mejor solución. Legalmente hablando, esta opción permite que la pareja siga casada, pero al mismo tiempo da la posibilidad de que vivan temporalmente alejados. De esta manera, la tensión que crea la relación diaria se tranquiliza, dando la oportunidad para reflexionar y valorar el matrimonio.

Los beneficios que da esta elección primero que nada, son: no hay ruptura drástica, y hay una  posibilidad para cambiar y mejorar la relación.

Además, una separación no cuenta con el periodo de espera de la corte, como lo requiere el divorcio.

Es importante mencionar de que a pesar de que la pareja no se esté divorciando, a través de la separación legal pueden solicitar que el tribunal ordene el sustento del cónyuge, pagar los gastos de los hijos, y ayudar con las órdenes de custodia. Si está casado y simplemente está separado

de su cónyuge (sin separación legal o divorcio), el tribunal no puede emitir órdenes de sustento ni de custodia.

Se considera que la separación es una buena opción cuando existen ciertos principios morales y  religiosos que no aceptan el divorcio, y en ocasiones la cuestión económica también hace más conveniente esta decisión.

LA ANULACIÓN DEL MATRIMONIO es un procedimiento legal que lo cancela. Es decir, anular un matrimonio es como si se borrara completamente-legalmente; se declara que el matrimonio nunca existió técnicamente, y que nunca fue válido. Se anula el matrimonio legalmente cuando se comprueba que hubo fraude, que se forzó el matrimonio, que hay bigamia, enfermedad mental, o cuando se es menor de edad y no hubo autorización de los padres, entre otras razones.

 

EL DIVORCIO ES UNA DISOLUCIÓN DEL MATRIMONIO, es poner fin a la relación de un matrimonio válido.

Devuelve a ambas partes su estatus único, con la capacidad de volver a casarse. El divorcio es una de las decisiones más difíciles y dolorosas que una persona puede tomar. El tener que terminar con su matrimonio es un tema muy delicado. Independientemente de las cicatrices emocionales que crea, el dolor y los problemas familiares, el divorcio implica terminar con la relación, separar los bienes, y limpiar con todo lo que legalmente los unió en un momento dado.

El divorcio es una decisión radical, terminal, y no es un juego. Determinar los derechos y las responsabilidades, así como las limitaciones que tiene cada divorcio, es una temática que requiere de mucha experiencia y profesionalismo, ya sea que el divorcio sea un caso impugnado o no; que tenga hijos menores de edad, o que ya sean adultos y personas independientes; que alguno de los conyugues sea miembro activo del servicio militar; que la familia cuente con un gran capital, pues su valor neto se debe de dividir de manera parcial; si la pareja son del mismo sexo etc.

No hay divorcios fáciles ni placenteros, sin embargo hay que tener la posibilidad de tratarlos de una manera civilizada, buscando un punto medio donde ambas partes salgan menos afectados y/o más beneficiadas.

Desde luego que un divorcio sano requiere de un grupo de abogados que tenga experiencia, y conozca los derechos y obligaciones que se requiera para evitar problemas posteriores. Además de que el tener una representación completa y significativa, es la mejor opción cuando uno siente que no sabe cómo va a terminar con una situación tan dolorosa. Contar con el apoyo legal y emocional necesario, ayuda para tomar la mejor decisión y causar el menor daño posible.

Es importante recordar que cada caso es distinto, por lo que hay que tratarlo como una cuestión única. Así como no todos los matrimonios que tienen problemas tiene que terminar en divorcio, no todas las separaciones son sanas. Hay ocasiones en que el poner fin es realmente la mejor solución. Contreras Law Firm es tu mejor opción cuando se trata de apoyo y asesoría legal. Este grupo cuenta con un grupo calificado que se especializa en derecho familiar, por lo que te asegura que trabaja con profesionales altamente preparados, listos para proteger y cuidar sus intereses.

 

No se te olvide leer más noticias en RevistaMujerActual, así como también seguirnos en nuestras páginas de FacebookInstagram y Twitter

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta