Enoturismo de otoño

Enoturismo de otoño

POR ANA LAURA MARTÍNEZ GARDOQUI

 

Cuando escucho que el vino está de moda o que para visitar los viñedos la mejor época es el verano, me doy cuenta que hay mucho todavía por aprender de este mundo mágico que encierra al vino.

El vino no es una bebida nueva, está presente en el Mediterráneo desde hace miles de años y llegó a nuestras tierras con los conquistadores. Constituye un elemento de patrimonio cultural y natural que debemos cuidar.

Como dijo Coco Chanel, moda es todo aquello que pasa de moda. Por lo tanto, no hay que decir que el vino está de moda, hay que vivir el mundo del vino con cultura.

 

El vino, sufriendo una evolución constante

El vino evoluciona y mejora, mejoran las técnicas de cultivo y la vinificación, se descubren los potenciales de las uvas en distintos suelos, se trabaja en entender una uva, un vino o una región, aumentando la riqueza de este patrimonio cultural.

Hay que entender y vivir el ciclo biológico de la vid, por eso visitar los viñedos en primavera, verano, otoño o invierno nos muestra la cronología de sus etapas: Brotación, foliación, floración, fecundación y fructificación, envero, maduración, vendimia y parada o reposo.

Conocer este ciclo de la vid, y todo lo que hay detrás de una copa de vino nos permite apreciar y disfrutar más y valorar a sus actores.

La naturaleza nos deleita en este el ciclo de la vid como si fuera un lienzo de artista en donde cada estación tiene su muy propia expresión.

Quizá porque nací de otoño o estoy en el otoño de mi vida, por qué esta estación del año me encanta por la espectacularidad de los colores; las noches largas maridan muy bien con el vino.

Me encantan sus colores, es todo un espectáculo que vale la pena ser admirado en nuestros valles; otoño es vino, es tierra.

El paisaje se tiñe de colores que van desde el amarillo pajizo, anaranjado, rojo carmín, ocre, en sus distintos matices, esa es la maravilla de un paisaje que está vivo.

También esta época es la de mayor actividad en las bodegas y viñedos. En estas semanas se terminan vendimias, se prensa, se trasiega y se llevan a cabo muchas de las labores que darán luz al vino más adelante.

Es uno de los momentos del vino que son clave en la vida de las bodegas.

 

Sabías que…

Más o menos una vid puede tener un periodo de vida de cien años, pero según el Libro de Récords de los Guinness, la vid más antigua se encuentra en la ciudad eslovena de Maribor, y su edad supera los 450 años. ¿Se imaginan esta vid testigo desde la Edad Media?

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta