El arte de dar las gracias por escrito… y con una receta

El arte de dar las gracias por escrito… y con una receta

 

POR ANA LAURA MARTÍNEZ GARDOQUI

 

El Día de Acción de Gracias es una de las celebraciones más importantes en Estados Unidos, y se festeja anualmente el cuarto jueves de noviembre, con la intención de dar gracias por lo que se tiene.

El origen de esta celebración de acuerdo con History Channel*, se remonta a 1621, cuando los ingleses recién llegados a Plymouth, hoy Massachusetts, y los indios Wampanoag que ahí radicaban, se reunieron para celebrar por la cosecha del otoño. Esa cena se considera el primer Día de Acción de Gracias de la historia.

Los peregrinos ingleses habrían organizado la reunión para agradecer a los indios por las técnicas de cultivo que les habían enseñado, así como los resultados de las mismas.

Pero la celebración de Acción de Gracias y su designación oficial como día feriado en Estados Unidos inició en 1863, cuando fue procalamada por el entonces presidente de Estados Unidos, Abraham Lincoln.

La propuesta la impulsó, según el documental de este canal, la escritora Sarah Josepha Hale, quien además era defensora de la educación de las mujeres. En 1827 escribió una novela llamada ‘Northwood: A Tale of New England’, en la que incluía un capítulo entero sobre la tradición que ya era popular en algunas partes de Estados Unidos.

Desde entonces es fiesta nacional, adaptada y adoptada en nuestra frontera por este intercambio bicultural.

La constante en las familias seguramente será hacer un balance de este año “inolvidable” por un cambio insólito a nivel mundial. Así que te proponemos dar las gracias por escrito, y regalar una receta que creas le hará feliz a quien le escribes.

Este puede ser un viaje de gratitud y recetas, ¡inolvidable!

Una pequeña nota en donde agradezcas ese gesto, esa llamada, ese zoom, ese whatsapp o cualquier otro detalle que te ayudó, acciones que fueron un bálsamo, incluso alivio terapeútico, que sean dignos de ser reconocidos.

Puedes elegir a 19 personas por ejemplo, haciendo alusión al Covid 19, o a 20 en referencia al 2020, o puedes elegir el número que tenga un significado para ti. Es sólo una idea para comenzar.

Yo empecé con mi familia y amigos crecanos, y luego me extendí a compañeros de trabajo, e incluso de quien recibí algo negativo, que también fue aprendizaje para mí. Dedica un par de horas para esta actividad y reflexiona, que seguro del alma saldrán esas personas que te han hecho llevadero este tiempo.

*https://www.history.com/topics/thanksgiving/history-of-thanksgiving

Por ejemplo,

Te agradezco Javier, por darme mi café todas las mañanas con esos croissants recién horneados, han significado un levantarme con un cariño al alma. El aroma me hace conectarme con un día más de esperanza porque pase esta pandemia.

Quiero compartirte una receta de Gelatina de arándano y nuez que igual sirve de postre, como de acompañamiento para el pavo para la cena de Acción de Gracias.

Para la gelatina de arándano:
30 gr de grenetina en polvo
200 ml de agua fría
1 litro de jugo de arándano
100 gr de azúcar
100 gr de arándanos deshidratados

Para la gelatina de nuez:
35 gr de grenetina
200 ml de agua fría
1 litro de leche
100 gr de azúcar
½ lata de leche condensada
95 gr de queso crema
1 lata de leche evaporada
250 gr de nuez troceada

Procedimiento
1. Para la gelatina de arándano, hidratar la grenetina con el agua durante 5-7 minutos o hasta que esponje; disolver en el horno de microondas o a baño maría.
2. Calentar el jugo con el azúcar y retirar del fuego; añadir la grenetina disuelta y los arándanos. Dejar enfriar y reservar.
3. Para la gelatina de nuez, hidratar y disolver la grenetina como en el paso 1.
4. Hervir la leche con el azúcar y retirar del fuego; entibiar y licuar con los ingredientes restantes, excepto la nuez.
5. Armado: Vertir en un molde una capa delgada de gelatina de arándanos, luego distribuir un poco de nuez y refrigerar hasta que se solidifique; enseguida, vaciar una capa de gelatina de nuez, espolvorear más nuez y refrigerar hasta solidificar. Repetir el procedimiento dos o más veces, o hasta terminar con las gelatinas y la nuez. Refrigera hasta que esté firme por completo. Desmoldar y decorar al gusto.

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta