“Discriminación en la escuela”   

TUS HIJOS

 

Por Mayra Medina De Hijar

Solemos rechazar lo que no conocemos. La discriminación no es un fenómeno social nuevo, ya que a lo largo de la historia se ha relacionado de manera muy cercana con aspectos como: pobreza, marginación e ignorancia. Discriminar no permite que las personas nos desarrollemos sanamente de acuerdo a nuestras capacidades.

 

¿Qué discriminamos?

Todo aquello que consideramos “diferente” o “apartado”, en función de: la raza, nacionalidad, creencias religiosas y políticas, situación económica, ejercicio de la sexualidad, edad, salud, discapacidades y género.

¿Quiénes discriminan en la escuela?

Pueden ser el gobierno, los maestros, los padres así como los propios alumnos.

– GOBIERNO, cuando no hay una distribución equitativa de recursos para todas las escuelas.

– MAESTROS Y DIRECTIVOS, en cuanto a la atención que dan, por ejemplo: la calidad y distribución del tiempo para todos; se discrimina por grado de dificultad (los aplicados y los que no, los favoritos, etc.), por conducta, nivel de atención, etc.

– PADRES DE FAMILIA, exigiendo un trato especial, la distinción de su hijo sobre otros, el uso de poder, la discriminación en casa, etc.

– ALUMNOS, ellos discriminan separando del grupo al compañero que no les agrada o no coincide con sus ideas, su aspecto, gustos o capacidades.

 

Formas de discriminación

Se presenta en forma de burlas, insultos, abusos o exclusión en cada uno de estos aspectos:

– ASPECTO FÍSICO (sobre el cuerpo, la complexión, la piel, los rasgos faciales, la movilidad, etc.)

– ASPECTO PSICOLÓGICO (sobre los tímidos, los retraídos, por la forma y tono al hablar, por su entorno familiar como: niños adoptados, hijos de padres solteros o de padres homosexuales, etc.)

– GÉNERO (contra las niñas, los niños, maestras, maestros, los señalados como “gays”, “marimachas”, etc.)

– DIFERENCIAS POR GRADO ESCOLAR (contra compañeros de grados menores y su propiedad privada)

– ASPECTO ECONÓMICO (sobre los niños pobres y los no tan pobres)

– DIFERENCIAS SOCIOCULTURALES (por etnia, hacia los niños responsables y cumplidos, etc.)

 

Alternativas de cambio en la escuela

– No ignorar ni pasar por alto cualquier forma de discriminación.

– Fomentar el trabajo en equipo de manera alternada, evitando la separación por “grupitos” fijos.

– Informar e involucrar a todos los responsables de la educación del niño, incluyendo al pequeño.

– Informarse sobre enfermedades o discapacidades que afecten a los niños para poder ayudarlos, involucrando a los compañeros y al resto del personal escolar.

– Crear espacios para la expresión, diversidad, equidad, e igualdad de oportunidades de tal forma que todos ejerzan su derecho de aprender.

 

TOMAR EN CUENTA

La clave para evitar la discriminación es sin duda: INFORMARSE y ENSEÑAR con el ejemplo, tanto en casa como en el aula. Basar la educación poniendo énfasis en los valores más su práctica activa, no sólo significa formar integralmente a los niños como alumnos, sino como personas.

Los adultos tenemos la obligación de vigilar proactivamente a nuestros hijos para que su camino hacia la adultez sea digno, seguro, respetado y realmente lleno de amor. Si quieres un mundo libre donde tus hijos se desarrollen sanamente, comienza por aprender a no limitar ni anular los derechos de los demás.

 

La autora es Licenciada en Psicología Familiar.

Psicoterapeuta Familiar y de Pareja.

Diplomada en Tanatología.

www.psicofamiliaypareja.com

www.facebook.com/psic.mayra.medina

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta