De las gasas y el servicio a empresaria solidaria

De las gasas y el servicio a empresaria solidaria

*La Enfermera que ha ayudado durante la Pandemia

*Nirvana Miramón Zacarías: hacer donaciones también es ganar

 

Por Mari Carmen Flores / periodista

 

Y de pronto en los grupos de whatsapp alguien desesperado en busca de algún medicamento y de pronto allí mismo las integrantes escribían “Nirvana”; “háblale a Nirvana”, “te mando el teléfono”; “seguro ella te lo conseguirá” y casi al instante la joven empresaria respondía “pasa a la farmacia” o bien: “no lo tenemos, pero te lo buscamos de inmediato”. Así por muchos meses, durante lo más fuerte de la pandemia se convirtió en referencia entre quienes enfrentaban la angustia de tener a un familiar enfermo u hospitalizado.  Enfermera por la UABC donde se graduó con Premio Nacional al Desempeño con excelencia tuvo –como muchos recién egresados-, el sueño de conseguir una plaza en el Seguro Social donde trabajó varios años. Sin embargo, la nativa del estado de Chihuahua, pero criada en el Valle de San Quintín, se veía más allá por ello estudió Gestión Hospitalaria y Diseño Gráfico en el CETYS Universidad, carrera que le permitió abrir su propia agencia.

Se fue del seguro social convencida de que debería de creer en ella. Puso en práctica su creatividad a través de “Mis Puntadas” y luego llegó la farmacia. Amena, sonriente es una joven que además entona muy bien las canciones, pero sobre todo “entona” con el servicio social le permitió reinventarse. “El éxito de un negocio no solo depende de las ganancias; importante es la responsabilidad con la comunidad por ello y, quizá un poco forzados, ayudamos en la provisión de productos y servicios esenciales para la población durante la esta crisis del COVID.19 que no ha terminado. Más que servicio o venta ofrecimos un acompañamiento nos comprometimos a ser una solución y se fortaleció su lema “Si no lo tenemos se lo conseguimos””

Nirvana tiene dos hijos, un apuesto joven de 19 años y una pequeñita de 10. El 2020 logró superar una enfermedad que la mantuvo en su casa. Meses de angustia y que para enfrentar el tratamiento su soporte fue su familia.  “Mi Padre Celestial decidió darme otra oportunidad y ponerme a prueba en este mundo. Aprendí que se vive un día a la vez y me gusta vivirlo intensamente”.

En la actualidad estudia Contabilidad y forma parte de la Alianza de Mujeres, del grupo Mujeres de Colores donde justo se involucró con los primeros grupos que armaron programas de donaciones para el Hospital General, junto con el patronato y el doctor Eduardo Terreros. Es pro tesorera de la Asociación de Mujeres Profesionistas y de Negocios quienes becan a mujercitas para que puedan estudiar. Pero más allá de tener el contacto con proveedores para conseguir medicamentos a ella se le ha visto recolectando, armando equipos y dotándolos para diferentes instituciones como lo hizo en la última colecta para el Hospital General de Tijuana al lado de quien escribe. “Tuve la oportunidad de ser parte de la solución para salvar vidas, mi formación como enfermera fue clave y desde mi trinchera apoyo a mis colegas y amigos durante esta pandemia”.

De la bata blanca a dirigir tres negocios, pero además le encanta cantar. Tiene una hermosa voz que, cuando se sube al escenario -explicó- reconforta su existencia. “Mi compromiso está claro, quiero servir y apoyar con lo que he cosechado en esta vida y ser de ejemplo de tenacidad y lograr ser inspiración para aquellas jovencitas que piensan que no se puede por qué están viviendo una situación difícil”.

 

“Somos una marca joven Tijuanense, Jianamed, que necesita llegar a oído de muchas personas. Si haces el bien al mundo él regresa a ti”

 

“La mejor forma de ganar en nuestro negocio fue ayudando, gracias a eso más personas conocieron nuestros productos y servicios; nos pusieron en el mapa y hoy somos una opción”

 

*La autora es Periodista / Investigaciones Especiales.

 

CONTACTO

Twitter: @MariCarmenFlore

Facebook: mcflorestij/#

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta