Cómo apoyar a tu pareja, cuando experimenta un duelo

Cómo apoyar a tu pareja, cuando experimenta un duelo

 

POR ANA CELI RUVALCABA DURÁN

 

La muerte de un ser querido impacta en las personas de diferente manera. Mientras que para algunos es una evento natural del ciclo de la vida y cuentan con mecanismos de afrontamiento suficientes, existen otros a quienes les resulta un tema difícil y traumático.

El duelo por la muerte de una persona amada, no sólo impacta en la individualidad de la persona provocando un dolor emocional y tristeza profunda, sino también en otras áreas de su vida, incluyendo sus relaciones. Esto depende, como se mencionaba en el párrafo anterior, de los mecanismos de afrontamiento que posea, y de la relación con el fallecido.

Lamentablemente, muchas veces, esto puede convertirse en un reto para la pareja. Las dificultades que el ser humano pueda experimentar al hablar de la muerte, no sólo la propia, también la de nuestros seres cercanos, tiene que ver en gran medida con la poca cultura respecto al tema. Claro, es normal… poco se habla de lo que nos incomoda o nos da miedo.

 

Lo peor que podemos hacer es evadir hablar del tema

Evadir temas importantes y determinantes, como en este caso de la muerte, hará que desarrollemos por ende mecanismos de afrontamiento evitativos y de negación, que provocarán que la elaboración del duelo sea más complicada, que lo emocional y psicológicamente esperado.

Por otro lado, no quiere decir que por traer el tema a colación a cada momento, nos volvamos indolentes o inmunes al dolor de la pérdida.

Los tipos de pérdida determinan en gran medida la forma en que reconstruimos nuestras vidas después de ésta. NO es lo mismo experimentar la muerte de un conocido, a la de un amigo o familiar como un abuelo, y  mucho menos se vive igual cuando  se enfrenta la muerte de un hijo.

Cuando en una relación de pareja, uno de los dos pierde a su padre o madre, o hermanos, sabemos que por un tiempo no será la misma persona a la que estamos acostumbrados a ver, porque estará triste y viviendo un sentimiento individual.

 

¿Tu pareja sufrió una pérdida? Es importante tu apoyo

En este caso se vuelve vital el apoyo para el doliente. Dado que su sufrimiento provocará cambios emocionales que se reflejarán en su conducta y estados de ánimo, es de esperarse  que haya alteraciones en la dinámica de la relación también. Estos cambios pueden resultar difíciles para el otro, y más cuando NO se sabe lidiar con el dolor ajeno.

Es normal no saber hacerlo ya que a nadie nos gusta ver sufrir a un ser amado y esto puede generarnos un bloqueo. Por ello, quiero compartirte las siguientes recomendaciones para ayudar a tu compañero de vida, novio o esposo, a salir adelante:

  • Acompaña a tu pareja estando siempre presente: procura que tu pareja vea en ti un sostén emocional, llenándote de paciencia y empatía. Valida sus emociones sin hacer promesas. Hazle saber que aunque las cosas se tornan tristes, podrá contar con tu compañía.
  • Escucha activamente: Permítele expresarse libremente sin cuestionamientos, recuerda que la carga emocional de los momentos inmediatos, de su pérdida, nublará su capacidad de reflexión. Dale tiempo para que drene el dolor a través de sus palabras.
  • No permitas que se descuide; evita compadecer a tu pareja: el dolor trae consigo la desmotivación, y por lo tanto el abandono de algunas rutinas. Posiblemente se alteren sus horarios de comida o duerma más de lo normal, incluso, que comprometa su higiene personal. Cuando esto sucede debes buscar la manera de que restablezca. Si lo compadeces en exceso, contribuirás a que se hunda más y más en su dolor.

 

Es importante prestar mucha atención a estos cambios, y buscar ayuda cuando veas que tus intentos por motivarle quedan cortos.

Revisando otro escenario, el afrontamiento del duelo o el apoyo que se le pueda brindar a la pareja no será el mismo, cuando ambos enfrentan la misma pérdida, por ejemplo, la de un hijo.

 

Cuando un hijo se va”

Cuando se vive la muerte de un hij@, el duelo se tiende a complicar aún más, dado que ambos están dolidos por la misma razón, así que será más difícil convertirse en el soporte del otro . Muchas veces existen problemas añadidos que vienen a complicarlo todo, cuando se le da lugar a las culpas, los reproches y/o los remordimientos.

Existen casos en los que las parejas no logran superar este golpe, y la ruptura se vuelve inminente, ya que el dolor nos ciega y nos vuelve incapaces de dar y recibir amor, afecto y consuelo.

Ninguna pérdida es fácil, pero si hay algunas más complicadas que otras definitivamente. Sin embargo, cualquiera que sea el caso, debes tener presente que es normal sufrir un tiempo, pero NO debes permitir, que ya sea tú o alguien a tu alrededor, se dejen consumir por este sufrir. Por eso ten en mente que al sentir que el dolor rebasa nuestras posibilidades, se debe buscar ayuda profesional, y saberla pedir.

*La autora es Psicóloga.

 

CONTACTO

Correo: psic.anaceli@gmail.com

Teléfono: 664-342-8391

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta