Catar café, conviértete en un experto

Catar café, conviértete en un experto

POR JOSÉ CLEOFAS ARREOLA

PRIMERA DE TRES PARTES

 

Catación es: tomar una pequeña porción de una sustancia para examinar su sabor.

En el caso del vino y del café recurrimos a la “catación o cata” para evaluar sensorialmente, de una forma objetiva, las particularidades de ambas bebidas, sean estas virtudes o defectos.

La “cata” “catación” o evaluación sensorial del café y del vino tiene varios puntos de convergencia.  En ella se analizan las propiedades organolépticas de ambas bebidas. En los dos casos, evaluamos las características según las perciben los sentidos, como el olor, sabor, color y textura.  La idea es encontrar el perfil que mejor describa la bebida.

El protocolo formal de evaluación de un café de acuerdo a los parámetros establecidos por el SCA (Specialty Coffee Association) se rige por unas normas estrictas:

 

Para catar un café, la norma dice que se debe considerar:

  • El tamaño del recipiente en el que se hará la degustación.
  • La cantidad de café
  • La cantidad de agua
  • La granulometría o tipo de molienda
  • La temperatura del agua para la extracción, que se irá degustando conforme el café se vaya enfriando
  • La forma de la cuchara

 

A partir de ello, se asignarán puntuaciones en cuanto la fragancia, al aroma, el sabor, la acidez, el cuerpo, el sabor residual y finalmente el balance de todos los atributos en la bebida.

Conocer y saber distinguir las virtudes y los defectos de un café es de vital importancia para poder juzgar la calidad de este. ¡Toma nota y prepárate para tu próxima cata de café!

En nuestra siguiente entrega, compararemos la cata del café con la del vino, no te la pierdas.

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta