Biblioteca Palafoxiana:         La Memoria del Mundo

PORCECILIA OCHOA

Viajar en familia es toda una travesía, sobre todo si como en mi caso particular el número de viajeros asciende a 10 personas, además de que la experiencia podría incluir desde la emoción inicial del “Sí, vamos todos juntos”, hasta el momento en que al cuarto día de viaje, gracias a los traslados y la distribución del hospedaje, inician las batallas campales a uñas y dientes con tus hermanos, tal cual como cuando eramos niños.

Destino: Puebla

Bien, pues heme ahí, en Puebla de Los Ángeles, con una familia de 10, ahora adultos, que se aman y se odian al mismo tiempo.

A diferencia de mis hermanos, me da igual investigar o no algún destino turístico, los días anteriores a la travesía, y creo se debe a que desde pequeña disfruto de las aventuras –y también, debo confesarlo- disfruto de no ser quien deba hacer el itinerario del viaje y las benditas reservas.

Esta era mi primer visita al estado de Puebla, y justo días antes de partir recordé haber leído un artículo sobre “Las 8 Bibliotecas más bellas e importantes de América Latina” que hablaba de recintos como la Biblioteca Nacional de Brasil, la Biblioteca Virgilio Barco de Colombia, y referenciaba ni más ni menos, la existencia de una particular Biblioteca ubicada en México, en Puebla justamente, llamada “La Palafoxiana”, para mi sorpresa, la más importante también, por haber sido la primer Biblioteca Pública del continente Americano.

Así que después de recorrer en clan toda la ciudad, los Pueblos Mágicos de la cercanía como Cholula y Atlixco La ciudad de las Flores –otra joya-, me dispuse a hacer uso de mi independencia, en el minuto mismo en el que me di cuenta de que nuestro tour colectivo no incluía el anhelado destino de turismo cultural, y a riesgo de la molestia general por bajarme del plan del día, me regalé la mejor experiencia que en mi vida hubiese imaginado.

Mi familia emprendió un tour de kilómetros en carretera durante los primeros rayos del sol, y yo cual Mujer Actual me arreglé tan linda como para una cita romántica, y emprendí mi búsqueda por el preciado destino.

Lo que descubrí ahí no sólo fue una joya cultural, sino también me descubrí a mí misma como una exploradora, y un alma vieja que ama el olor de las estanterías y la armonía visual de los libros en formación de resguardo, cual delicados tesoros.

La Palafoxiana habita el interior de la Casa de Cultura de Puebla

Al subir sus escaleras coloniales de cantera, te recibe el pórtico en la parte alta exterior e interior de la entrada principal, esculpido en una sola pieza por el artista artesano poblano José de Nava, creado de exprofeso para conformar el bellísimo umbral de madera de cedro.

En su interior llama tu atención un inmaculado piso construido con talavera, arena y ladrillo rojo, a lo que en esta ciudad se le conoce como petatillo. A los costados su imponente estantería construida con cedro, ayacaguite y coloyote, maderas tropicales típicas del estado de Veracruz, mismas que favorecen la protección y preservación de los libros.

Su origen

El Obispo, y también Virrey de la Nueva España, Don Juan de Palafox y Mendoza, donó en el año de 1646, cinco mil títulos que integraban su biblioteca particular con el propósito de fundar la primera Biblioteca Pública de América Latina. Palafox contaba en aquél entonces con 46 años de edad.

La construcción y adaptación del sueño y Biblioteca fundada por el Virrey, requirió un proceso de formación de 200 años.

El hoy también Museo, alberga como mobiliario un fasistol circular del Siglo XVIII.

En la actualidad, La Palafoxiana cuenta con 45 mil 068 títulos en más de diez distintos idiomas y lenguas como el latín, arameo, caldeo, hebreo antiguo, griego antiguo, francés, alemán, holandés, náhuatl, mixteco, chino, árabe e italiano.

Hasta el año de 1980 La Palafoxiana fungió como Biblioteca Pública, y desde entonces hasta la fecha, el acervo literario está sólo a disposición de investigadores acreditados.

Sus joyas literarias

Su acervo literario cuenta con libros de altísimo valor histórico como los “incunables”. Algunos de ellos datan del año 1463 elaborados con las primeras técnicas de imprenta y encuadernación. Entre sus principales autores están Klepper, Copérnico, Newton, Sor Juana, Sócrates, Moliére, Fray Molina, Nostradamus y Magallanes.

Una de sus joyas en su estantería es la Biblia más antigua que data del año 1600, así como una “Biblia Regia” escrita en cuatro idiomas, latín, arameo, griego y hebrero antiguo.

En 2005 la UNESCO certificó a la Biblioteca Palafoxiana como Patrimonio Cultural y Material de la Humanidad, llamándole la “Memoria del Mundo”.

Hoy la Biblioteca Palafoxiana de la ciudad de Puebla de Los Ángeles es un viaje obligado; es encontrarte con un tesoro editorial, cultural y biográfico; es tocar la belleza del pasado inalterado, en contraste con la era del google search de la cultural actual.

*La autora es Fundadora y presidenta de la fundación ENTIJUANARTE A.C.

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta