Algunos mitos sobre la vacunación

Algunos mitos sobre la vacunación

Algunos mitos sobre la vacunación

 

REDACCIÓN SALUD ACTUAL

 

Hay muchos mitos y rumores en torno a la vacunación, y existe todo un movimiento internacional en contra de las vacunas que no sólo mantiene una polémica constante entre quienes consideran que éstas son indispensables para la prevención de enfermedades, como quienes por el contrario creen que son inseguras y las rechazan, sino que más allá de eso, ha generado una alerta mundial por el regreso de enfermedades que se consideraban ya erradicadas.

Países desarrollados que ayudaron a crear vacunas tan importantes como la de la viruela, se enfrentan ahora al movimiento anti-vacuna, por lo que enfermedades como el sarampión, paperas, tos ferina y rubéola, entre otras, han ido en aumento en diferentes países del mundo, desde 2008.

En un estudio publicado por la revista especializada EBioMedicine, se afirma que es en Europa donde existe un mayor rechazo a las vacunas. Según los estudiosos, quienes empezaron a desconfiar de la seguridad de las vacunas, nunca midieron el impacto negativo de su decisión.

 

A continuación, algunos de los mitos a vencer, con la explicación de la Organización Mundial de la Salud:

  1. Tener buena higiene es suficiente para prevenir las enfermedades.

Aunque el ser limpios y pulcros pudiera proteger a las personas de las enfermedades infecciosas, éstas podrían regresar repentinamente si las vacunas dejan de aplicarse. Afirma la OMS que la higiene no es suficiente.

  1. Las vacunas pueden causar efectos secundarios e incluso la muerte.

Contrario a esta afirmación, las vacunas son muy seguras. En la mayoría de los casos, las reacciones secundarias son leves y temporales, ya que se pudiera presentar fiebre, o irritación en el lugar donde se aplicó la vacuna.

Sin embargo, sí existen casos aislados donde las consecuencias sí son severas, por lo que tienen que ser monitoreadas rigurosamente por la comunidad médica. Lo cierto es que rehusar la aplicación de una vacuna conlleva un riesgo de infección mucho mayor, que si se hubiera aplicado.

Ejemplos: La polio puede causar parálisis, y el sarampión encefalitis o ceguera.

  1. Poner varias vacunas al mismo tiempo puede sobrecargar el sistema inmune de los niños, y generar efectos secundarios.

La evidencia científica muestra que aplicar varias vacunas al mismo tiempo no genera efecto adverso alguno, en el sistema inmune de los niños. Los pequeños son expuestos a una cantidad mayor de bacterias y virus en el día a día, que a través de las vacunas.

  1. La influenza no es una enfermedad seria, así que no se requiere vacuna.

Según expertos, hay que tomar con seriedad a la influenza, ya que año con año mata a decenas de miles de personas alrededor del mundo. La vacunación es muy importante para reducir las probabilidades de contraerla y de transmitirla a otros. Además, permite prevenir las pérdidas en productividad que implica el ausentismo laboral y escolar producto de esta enfermedad, sin mencionar los costos de recibir tratamiento. Los grupos de mayor riesgo son el de los niños, adultos mayores y mujeres embarazas, sumándose también quienes padecen obesidad.

 

Fuente: www.passporthealthglobal.com

 

Comentarios

comentarios