¿Y después del divorcio qué?

¿Y después del divorcio qué?

Por Psic. Mayra Medina De Hijar

Aunque en el matrimonio en que estemos nos sea muy difícil permanecer más y el divorcio llega, eso no evita que sintamos un profundo dolor. Es uno de los duelos por los que gran parte de las personas acuden a terapia psicológica e intervenciones tanatológicas.

Algunas causas del divorcio

Hay varios motivos que las personas refieren en consulta como causa de su divorcio, algunos de ellos son:

– Incompatibilidad.

– Infidelidad.

– Falta de apoyo moral y emocional.

– Falta de apoyo en el desarrollo profesional y/o académico.

– La violencia y maltrato.

– Antecedentes familiares de divorcio.

Y después del divorcio…

Hay que enfrentarse a diferentes circunstancias, una de las más difíciles de adaptarse ocurre cuando hay hijos, sobre todo muy pequeños, la pareja se sigue viendo debido a la custodia, los tiempos de visita, alimentos, etc. Estos encuentros generan en los recién divorciados, un ambiente bastante tenso y de mucho estrés.

Otro entorno difícil sucede cuando el miembro de la pareja que no fue el iniciador del proceso de divorcio o aquel que no se vuelve a casar, tarda un poco más en sentirse bien emocionalmente, comparado con el otro miembro de la pareja. Aunque esto es sólo subjetivo, pues ambos a su estilo, viven un duelo.

En caso de un divorcio tras un matrimonio “muy infeliz”, a largo plazo trae bienestar a ambos, sin embargo, en algunos matrimonios “muy felices” cuando estaban casados, una vez divorciados, les resulta más difícil y lento adaptarse al nuevo estado civil, sobre todo si lo viven sin apoyo psicoterapéutico profesional adecuado.

¿Cómo ajustarse a la nueva etapa?

Con tiempo de calidad y como lo mencioné antes, con apoyo profesional. Muchas personas se casan muy pocos años después de divorciados, y esto resulta en un nuevo matrimonio menos estable que el primero, por ello, es de gran ayuda “una vida social activa, tanto en el momento del divorcio como después”. (Lucas, 2003)

Si usted continúa discutiendo con su ahora excónyuge, si no tiene una nueva pareja o cónyuge, estará seguramente experimentando más estrés de lo normal. Ajustarse al divorcio puede ser muy doloroso, pero al mismo tiempo es una oportunidad de madurez. Mantenga y permítase una distancia emocional sana con su excónyuge, esto es determinante en el acomodo a la nueva etapa de vida. Empecemos por ahí.

 

*La autora es Psicóloga Familiar y de Pareja.

Datos de contacto

www.facebook.com/psic.mayra.medina

www.psicofamiliaypareja.com

 

Comentarios

comentarios