Responsabilidad Social

Responsabilidad Social

PorAlejandrina Seaman

Vivimos en un mundo con muchas problemáticas, algunas ubicadas en los niveles macro, que son las que le corresponden a los gobiernos y a los políticos, y otras en el nivel micro, en las cuales los ciudadanos somos responsables, y podemos actuar para que aminoren o desaparezcan.

A esas acciones se le llama en su conjunto: Responsabilidad Social. Este término está asociado principalmente al actuar ético de las empresas, sin embargo como ciudadanos tenemos también una gran responsabilidad sobre nuestras decisiones y actos cotidianos, pues por el contrario, la suma de esas pequeñas acciones irresponsables de millones de ciudadanos, nos han llevado a tener muchos de los grandes problemas que enfrentamos en la actualidad.

CON LA COMUNIDAD

Socialmente tenemos una gran responsabilidad y compromiso sobre quienes nos rodean. Debemos recordar que toda actividad humana afecta a otro ser vivo (positiva o negativamente), por ello cuando tomemos decisiones debemos pensar no sólo en nuestro propio beneficio, sino en ser capaces de reconocer que todos somos parte de una cadena, y de que si el otro se ve afectado en algún momento, eso nos alcanzará y también saldremos perjudicados.

Por tanto, ser solidarios con los necesitados, actuar conforme a la ley, consumir de manera consciente, contribuir positivamente en la comunidad y exigir nuestros derechos, así como hacernos cargo de nuestras obligaciones, representan acciones de responsabilidad social.

CON EL MEDIO AMBIENTE

Ante todo, las acciones de responsabilidad están mayormente enfocadas en el tema del medio ambiente, ya que el cambio climático ha sido evidente, y ha perjudicado a un gran porcentaje de los ecosistemas de nuestro planeta.

Según los expertos, nos encontramos a 12 años de llegar a un punto de no retorno. Esto quiere decir que si en este tiempo no cambiamos nuestros hábitos de consumo, si seguimos contaminando como lo hemos hecho hasta ahora, si los gobiernos no hacen valer las leyes a todas aquellas empresas que tiran sus residuos en los océanos, y si las empresas siguen produciendo de manera inconsciente con productos y tecnologías no amigables con el ambiente, no tendremos mucha esperanza para entonces.

Sin medio ambiente no somos nada, es lo que nos sostiene, pero creemos que los recursos naturales son eternos y que la tierra en la que nos han puesto está para servirnos, pero es nuestro hogar, y como tal debemos amarlo y respetarlo. Cuidarlo como el mayor tesoro que se nos ha otorgado. Hasta hoy no lo hemos hecho, pero estamos a tiempo de alargarle la vida a este pobre planeta cansado y enfermo.  Podemos empezar por reciclar, reusar y reducir.

También debemos esclarecer y priorizar nuestros valores. Entender que el compromiso que hagamos hoy con el mundo dependerá del futuro de éste, y el de las nuevas generaciones. Recuerda que como seres humanos nuestro tiempo es limitado, y sea este mucho o poco: ¿por qué no dar y dejar lo mejor de nosotros?

*La autora es catedrática en la Universidad Autónoma de Baja California.

Comentarios

comentarios