Precauciones al vacacionar

Precauciones al vacacionar
POR RAYMUNDO AGUILERA

Se nos viene la época de verano en todo su esplendor y muchos de nosotros acostumbramos visitar playas o balnearios, incluso colocamos nuestra alberca portátil en nuestro hogar, sobre todo para que los más pequeños disfruten sus vacaciones; es por ello que se realizan varias recomendaciones para cuidar nuestra salud.

 

Cuidado en el uso de albercas

Al respecto, el Jefe de la Jurisdicción de Servicios de Salud de Tijuana, Dr. Óscar Ginera Aparicio, señaló que en el caso de las albercas caseras, éstas debe llenarse en el momento en que se van a bañar los niños, para no dejar que se almacene el agua de un día para otro. Una forma efectiva de rehusarla es regando las plantas o lavando el patio. Es importante recordar que el sol elimina el cloro del agua, y la deja expuesta a bacterias, además de que puede ser criadero de larvas de mosco.

Se requiere que usted lave su alberca casera antes y después de utilizarla, además, debe permitir que ésta se seque perfectamente antes de guardarla, para que no se generen hongos o moho, que pueda afectar la salud de la familia. Una vez instalada la alberca, se debe evitar estar entrando y saliendo constantemente del agua, pues esto provocará introducir gérmenes a través de la planta de los pies.

Es importante ducharse antes de entrar y al salir de la alberca, ya sea en casa o en balnearios, además se debe evitar que las mascotas se introduzcan, pues podrían contaminar el agua y se debe de cuidar que los menores no beban el agua de la alberca.

En caso de introducir bebés con pañales, que éstos sean especiales para nadar, evitando que se puedan liberar heces fecales o la orina del bebé. Por ningún motivo se debe dejar solos a los infantes, para evitar accidentes fatales.

Si las personas presentan irritación en la piel o malestar estomacal como náuseas, vómito o diarrea, se debe acudir a la unidad de salud más cercana a su domicilio, e informarle al personal de la reciente utilización de una alberca  para que se le indique el mejor tratamiento a seguir, y en ningún caso se deberán ingerir medicamentos sin la supervisión de un médico.

 

Evitar el pie de atleta

Otra de las afectaciones más comunes, es el contagio conocido como “pie de atleta”, que se transmite de persona a persona, al transitar por superficies húmedas donde el hongo puede durar meses, como pueden ser albercas, baños, gimnasios, alfombras, y todos aquellos lugares donde existan estas condiciones.

El mantener el pie húmedo por tiempos prolongados, además del uso de calzado cerrado, aumenta el riesgo de su aparición, o de continuar con la infección. Todos aquellos lugares con un ambiente cálido, húmedo y oscuro son favorables para la persistencia del hongo.

Entre los principales síntomas son la comezón, un mal olor intenso, resequedad, pues continuamente se está cayendo la piel muerta, y en casos extremos, la aparición de ronchas con agua, las cuales no se deben reventar de forma intencional.

 

Recomendaciones para el cuidado en el hogar y en el auto

Una vez que inician las vacaciones escolares, es importante que los menores de 5 años no se queden al cuidado de adolescentes, pues es una gran responsabilidad, además de que aún no cuentan con la madurez para actuar ante un accidente que se pueda presentar, ni sabrían reconocer factores de riesgo como cables de electricidad o la correcta utilización de electrodomésticos, entre otros.

Los padres debemos instalar la silla porta bebé, y utilizarla mientras se viaje en automóvil, aunque sean trayectos cortos. Para asegurarse de que está bien colocada, debemos revisar que no se mueva más de 2 pulgadas, y siempre debe estar colocada de espaldas al volante del automóvil.

Las lesiones más comunes por accidentes automovilísticos son las de columna vertebral, fracturas en distintas partes del cuerpo, así como los traumatismos cráneo encefálicos, en su mayoría por la falta de utilización del cinturón de seguridad.

Nunca está de más cuidarnos y extremar precauciones para disfrutar de esta época vacacional, cuidar a nuestros hijos y no exponernos a riesgos innecesarios.

 

* El autor es el Coordinador de Comunicación Social de la Jurisdicción de Servicios de Salud

 

Comentarios

comentarios