Nutrición para machos alfa

Nutrición para machos alfa
POR LUCÍA CHÁVEZ

Hablar de nutrición entre hombres, aunque no es tan popular como entre mujeres, es un tema que igual les interesa y les preocupa. Aunque ésta sea una revista dirigida a mujeres, si conoces a un ‘macho’ que quiera verse mejor, sentirse mejor y estar bien, compártele este artículo.

A ninguno le gusta la panza chelera, ver sus laboratorios de sangre empeorar año tras año, ni tampoco notar falta de apetito sexual.

La renuencia de ir a consulta es casi siempre la misma: pensar que tienen que cambiar toda su vida, morirse de hambre, y estar a dieta para poder estar mejor. Sin embargo, no va por ahí, al contrario, por lo general se obtienen excelentes resultados haciendo pequeños cambios,…y sin deshacerse de la chela.

 

Para los hombres que ya están aquí, vamos al grano:

5 cosas que puedes hacer hoy

  1. No existen las fórmulas mágicas, ni las cremas o cinturones milagrosos que te bajen la panza mientras estás sentado en la TV. Tampoco hay alimentos que “quemen grasa” por sí mismos. Para quemar grasa, aléjate de los azúcares escondidos en “comida saludable / vegana”, como la avena, la miel de agave, y otros granos o harinas. Un paciente mío dice que bajó de peso con tan sólo dejar de “comer saludable”.
  2. Cuídate de los líquidos con calorías, especialmente de los “energéticos”, ya que su contenido de azúcar y cafeína te van a producir bajones de energía cuando terminen su efecto, lo cual te orillará a escoger nuevamente lo mismo. Un exceso de azúcar y de cafeína altera a la hormona del cortisol, prima hermana de la insulina, la misma que almacena grasa en el área del abdomen. Si a esto le agregas el consumo de alcohol, la panza seguirá aumentando. Por el contrario, si le bajas a los líquidos con azúcar y calorías (sodas, cafés gourmet como lattes/frapuccinos, bebidas energéticas, yogurts, jugos -aunque sean orgánicos-) tomarte la copita de vez en cuando no tendrá el mismo efecto. Procura mantenerte hidratado con agua natural, infusiones sin azúcar, té, o sustituye las bebidas carbonatadas por agua mineral con limón.
  3. Come más verduras. Híjole, ya sé…. Este asunto de las verduras es algo que la mayoría prefiere evitar. Sin embargo, te comparto que esto cambia cuando aprendes a cocinarlas. Olvídate de cocerlas al vapor; agrega mantequilla, tocino o aguacate y sabrán mejor. En los restaurantes argentinos no sólo sirven excelentes cortes de carne, sino también tienen de las mejores verduras; basta que cambies la guarnición de papa por las verduras asadas, y tu cuerpo te lo agradecerá. Puedes hacer lo mismo en las carnes asadas: pon a asar nopal, espárragos, alcachofas o hasta tomates; hacer esto te mantendrá lleno por más tiempo, y evitarás sobrealimentarte de tortillas y carne, entre otras cosas. En tu vida diaria, procura comer una ensalada abundante y una guarnición de verduras o sopa de verduras antes del platillo principal. Aumentar el consumo de fibra te mantiene satisfecho por más tiempo, con menos hambre, y mejora tu digestión.
  4. Procura dormir mínimo seis horas, de preferencia ocho, en un lugar oscuro y sin interferencia de luces o campos electromagnéticos provenientes del celular, computadora o la TV. La investigación ha demostrado que aquellas personas que duermen poco o interfieren su sueño con luz o emisiones electrónicas, alteran el ciclo normal de las hormonas del día y de la noche, las consecuencias son…¡panza!, y por supuesto, falta de energía por tener una noche sin descanso suficiente.
  5. Si durante la noche te despiertas o padeces de insomnio, no dejes que esto se convierta en algo normal; la privación del sueño tiene consecuencias más allá del exceso de peso, y aumenta el riesgo de otras enfermedades. ¡Atiéndete!
  6. Las necesidades de nutrición para los hombres son diferentes que las mujeres, y si tomas medicamentos, requieres amortiguar sus efectos devastadores con nutrimentos específicos. Por ejemplo, si tomas estatinas, requieres consumir más Coenzima Q10, de lo contrario, aceleras el envejecimiento y aumentas el riesgo de sus efectos secundarios, inclusive el riesgo de padecer diabetes.
  7. Es importante que conozcas las necesidades que tiene tu cuerpo para optimizar tu rendimiento y tu salud. Por lo general, los hombres requieren de más fibra (de ahí la importancia de consumir más verduras), proteína, alimentos ricos en probióticos, antioxidantes, y Omega-3.

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios