Movilidad estudiantil internacional

Movilidad estudiantil internacional

Por Juan Camilo Serrano

El mundo y su constante evolución nos obliga a identificar nuevos retos y en la gran mayoría de los casos, mejores caminos; ese mismo mundo que nos abre las puertas y nos invita a conocerlo en su basta extensión, en el que podremos degustar nuevos sabores, apreciar maravillosos paisajes, conocer nuevas culturas, pero sobre todo, formarnos personal y profesionalmente en un ámbito globalizado, otorgando herramientas e instrumentos que nos ayudarán a labrar el camino hacia el éxito.

Hace algunos 10 o 15 años, el vivir una experiencia educativa internacional o el irte de intercambio era un privilegio de algunos, hoy día es una necesidad labrada no por una campaña publicitaria evocando el consumo, sino por el interés de formar mejores personas.

La capacidad de hablar un idioma extranjero, por ejemplo, es una necesidad cada día más importante en el mundo. El incremento de las relaciones internacionales tanto a nivel personal como profesional, hace que hoy sea indispensable dominar un segundo o tercer idioma. Niños desde los 12 o 14 años empiezan a vivir experiencias de vida en campamentos de verano donde tienen la oportunidad de aprender y conocer nuevas culturas al compartir con jóvenes de diferentes nacionalidades. De igual forma e integrado al proceso evolutivo, jóvenes y adolescentes de secundaria, preparatoria y universidad aplican a las miles de oportunidades educativas en el extranjero con el ánimo de identificar y sobre todo fortalecer sus competencias, aptitudes y costumbres.

Un profesional con experiencia educativa internacional es un elemento que le otorga a las empresas argumentos y soluciones alternas basadas en experiencias y casos de éxito, una persona que conoce entornos diferentes a los de su ciudad natal, es sensible, estructurado y propositivo, busca elementos para el desarrollo y no se limita, un hijo que ha vivido en el extranjero sabe que fuera de casa hay miles de oportunidades por encontrar y materializar, pero también, sabe que las raíces y costumbres de su familia serán un muy buen reflejo del la lucha y el ímpetu de nuestras culturas.

La apertura a este tipo de maravillosas experiencias es un reto no solo para jóvenes que ven en el mundo un enorme campo de juego, también lo es para los padres que temporalmente se desprenden de sus seres más queridos con la mas firme convicción de estar apoyando y forjando el carácter de quien tendrá la responsabilidad de velar por nuestro mundo en el futuro.

 

*El autor es asesor estudiantil en Information Planet

Comentarios

comentarios