MITOS SOBRE LOS PRODUCTOS “LIGHT”

MITOS SOBRE LOS PRODUCTOS “LIGHT”

Por Paola Cota Fernández

Querida lectora, te has preguntado alguna vez ¿por qué cuando vas a tu consulta de seguimiento con nutriólog@, aumentaste en vez de bajar? Y te has preguntado también ¿cómo es eso posible si te apegaste al plan alimentario al 100%, y sobre todo, si consumiste el mayor número de productos existentes en el mercado, considerados como “ light”?

Y es que contrario a lo que pensamos, los alimentos procesados, etiquetados como “bajos en grasa”, “ligeros”, o “bajos en colesterol”, deben evitarse a toda costa. Es verdad que existe una controversia en relación a lo que se le agrega al producto cuando la grasa es eliminada, porque después de todo, la grasa es igual a sabor, y sin dudarlo, se compensará el sabor de éste producto “light” o ligero con azúcar o sal.

Un producto considerado como “ light” debe tener 25% menos de calorías o de grasas comparado con el que no lo es.  Pero muy probablemente si lo consumes, comerás más grasa, azúcares y sodio, que si consumieras el producto original “entero”.

Un producto “ light” que en su etiqueta es especificado como “bajo en grasa”,  debe contener no más de 3 gramos de grasa total, por 100 gramos de alimento, y los alimentos considerados como “sin grasa”, deben contener menos de 0.5 gramos de grasa por ración.

Pero “light”  también se utiliza para describir que es: ligero en color, ligero en textura, ligero en sal, ligero en peso, ligero en kilojoules, o más bajo en grasa, comparado con otros productos; así que cuidado con ello.

Además, aunque hay una reducción calórica o baja de grasas en un producto considerado como “light”, éste no te aportará muchos nutrientes, lo que no debe anteponerse a un producto que no es considerado como “ligero”, pero que sí te los va a aportar. Ten en mente que cuando un alimento es lo suficientemente rico, nutricionalmente hablando, ni siquiera requiere de una etiqueta.

Así que no te quedes con la leyenda de la etiqueta que dice “ligero”. Cerciórate de que en verdad lo sea, y recuerda siempre que una dieta que sea baja en carbohidratos refinados, pero alta en grasas saludables, será una alternativa segura para prevenir ganancia en peso y apoyar la pérdida de éste, sin la necesidad de consumir los productos “light” del supermercado.

*La autora es médico general con Maestría en Nutrición Clínica*

 

Correo: dra_cotafernandez@hotmail.com

 

 

Comentarios

comentarios