MIOMATOSIS UTERINA

MIOMATOSIS UTERINA

Por Dr. Henry Aristóteles Mateo Sánez

Existen muchos mitos alrededor de este padecimiento tan común en nuestras mujeres. Se trata de un diagnóstico muy frecuente en la consulta desde el médico general, hasta el Biólogo de la Reproducción Humana.

Se pueden llamar leiomiomas, fibromas o simplemente miomas y se pueden de nir como masas de tejido de músculo liso desordenado, cuya localización puede ser múltiple dentro de la matriz.


¿QUÉ LOS PUEDE CAUSAR?

La causa exacta de los miomas uterinos no está bien establecida, sin embargo existen evidencias que sugieren que requieren de los estrógenos para su crecimiento; se sabe que se trata de un tumor estrógenodependiente. También juega un papel importante, el factor hereditario; que puede ocasionalmente predisponer a la aparición de los miomas uterinos.

¿CÓMO SE PUEDEN TRATAR?

Estos tumores generalmente responden muy bien con tratamiento quirúrgico; el tipo de cirugía que puede emplearse para el tratamiento varía según las características de los miomas, en cuanto a: localización, sintomatología, tamaño y deseos de la paciente de preservar su fertilidad.

En miomas pequeños localizados en la cavidad uterina o en contacto con ella (miomas intramurales), se puede practicar la histeroscopía quirúrgica. Esta técnica consiste en introducir una pequeña cámara (histeroscopio) dentro del útero y retirar el mioma. Requiere anestesia general o regional y la recuperación post-operatoria es rápida.


¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO?

La miomectomía generalmente se destina para tumores de mayor tamaño y consiste en retirar sólo el tumor mediante una incisión quirúrgica, preservando así, el tejido uterino normal. Esta técnica es la ideal a practicar en aquellas mujeres que deseen preservar su útero, generalmente porque desean tener un bebé.

HISTERECTOMÍA:

Esta cirugía consiste en la extirpación total del útero. Estas dos últimas técnicas quirúrgicas, pueden practicarse bien sea por vía laparoscópica o vaginal, es decir sin necesidad de abrir el abdomen o mediante laparotomía, cirugía en la que el abdomen es abierto.

La elección de una vía u otra dependerá de una serie de factores como tamaño de los miomas, su localización, habilidad quirúrgica del cirujano, etc.

¿CÓMO SE CLASIFICAN?

MIOMAS SUBSEROSOS: constituyen el 40% de los miomas uterinos. Pueden alcanzar un tamaño considerable
sin producir síntomas, o revelarse por una complicación mecánica al comprimir a órganos vecinos.

MIOMAS INTRAMURALES: son los más frecuentes (55%), proliferando en la porción central del miometrio, y produciendo un aumento del tamaño del útero.

MIOMAS SUBMUCOSOS: son los menos frecuentes, pero son los que más síntomas dan, ya que suelen producir un aumento del sangrado menstrual, que en algunos casos puede ser muy abundante, y originar problemas a la paciente como anemia. Además, estos son los que más posibilidades tienen de malignizar.

LOS SÍNTOMAS MÁS COMUNES INCLUYEN: sangrados anormalmente cuantiosos o muy frecuentes, lumbalgia, dolor durante las relaciones sexuales o dolor de tipo cólico en vientre; por mencionar algunos. Es muy frecuente que se encuentren como hallazgo durante la consulta y que sin darse cuenta la mujer llegue ya a presentar anemia debido a las inmensas pérdidas menstruales.

Fuente: https://www.institutobernabeu.com/foro/2011/08/22/diferencias-entre-inseminacion-artificial-y-fertilizacion-in-vitro/

*El Dr. Henry Mateo Andrólogo y Embriólogo por La Sociedad Americana de Medicina Reproductiva.

Comentarios

comentarios