¡La tecno adicción!

¡La tecno adicción!

Por Gabriel Bello

Me llama una madre desesperada porque “no puede” con su hija de escasos 11 años, dice -“se la vive pegada a la tablet, es su mundo, ya no platica conmigo, se la pasa tomando foto a todo y haciendo nuevos amigos; para donde vayamos se la lleva; a la iglesia, con sus abuelos, a la escuela, en fin, hasta parece ya parte de su cuerpo.”

 

Estimados amigos que me leen estoy seguro que no me dejarán mentir, esta historia es el reflejo de lo que está sucediendo en muchísimos hogares no sólo donde hay adolescentes, también se observa en hijos de todas las edades; el colmo es que muchos padres hoy en día están siendo sujetos de una enorme necesidad de decirle a “los amigos”, que están haciendo algo importante, de ahí que desarrollan también una dependencia física y emocional al Facebook. Qué triste realidad.

 

¿Cómo afectan los dispositivos electrónicos nuestra salud?

Estudios serios sobre salud mental señalan que el uso excesivo de dispositivos electrónicos a cualquier edad, afectan la estabilidad emocional de la persona, no importando que se trate de redes sociales, youtube o videojuegos; la alta exposición es la que hace daño y ocasiona problemas de comportamiento en general porque está relacionada con ansiedad y depresión.

 

Entre las áreas afectadas se encuentran la calidad del sueño, la alimentación, la interrelación con el entorno, el desempeño académico; también ocasiona aislamiento social, pérdida del autocontrol, y por supuesto el alto riesgo de desarrollar una tecno adicción.

 

¿Qué nos está pasando o dónde nos perdimos? Pregunto esto porque escucho con mucha frecuencia a los padres decir “estos chamacos ya no son como antes, ahora vienen muy adelantados”, los hijos de antes son lo mismo que los de ahora, que los tiempos han cambiado y los estímulos se han “digitalizado” es otra cosa, sin embargo ello nos lleva a mantenernos actualizados en asuntos de tecnología.

 

Cuando un hijo comienza a depender de los dispositivos electrónicos para estar tranquilo, refleja una ausencia de liderazgo paterno eficaz, enfocado en formar a los hijos y no en entretenerlos, aquí esta uno de las grandes causas de dicho problema, que en el afán de expiar nuestra culpa de no estar con ellos, compensamos.

 

Limitando el uso de dispositivos electrónicos

Estimados padres, comencemos por tomar algunas acciones básicas y de sentido común para meter en control esta dinámica por demás riesgosa.

 

  1. Limita el tiempo de exposición a estos dispositivos, un tiempo que no exceda los noventa minutos diarios y que permita el cumplimiento de las demás tareas, máximo si se trata de videojuegos.
  2. Si aún no cumple trece años de edad, no debe tener Facebook.
  3. Si tiene menos de diecisiete años, no le compres videojuegos con clasificación M17, porque es apto para 17 y más.
  4. Reglamenta dónde no se podrán utilizar los dispositivos electrónicos, por ejemplo no a la hora de comer, no a la hora de hacer tarea, no a la hora de ir camino a la escuela, etc.
  5. Los dispositivos electrónico deberán estar “cargándose” en la recamara de los padres, así que fija una hora y recógelos por las noches, sobre todo si tu hijo ya manifiesta señales de tener problemas para controlarse.
  6. Establece un día para estar “desconectados”, algo así como un decreto directamente de los padres; les ayudará a descontaminarse.
  7. Promueve la convivencia familiar, un día de divertidos juegos de mesa, y participa en ellos, agéndalo para que sea un compromiso.
  8. Modela el uso correcto de estos dispositivos, recuerda que el mejor aprendizaje se da con el ejemplo. Se un usuario responsable.

 

Espero que estas sencillas sugerencias te motiven a tomar control de la situación, y si en algo te puedo apoyar, no dudes en escribirme.

 

 

Contacto :

www.gabrielbello.com

 

Comentarios

comentarios