La preadolescencia

La preadolescencia

La preadolescencia

 POR GABRIEL BELLO

La preadolescencia es una etapa que viven muchos niños de entre los 9 y los 11 años de edad. Aún no son adolescentes, pero ya comienzan a manifestar cambios en su forma de actuar y de pensar. Su comportamiento es contradictorio. Unos días hacen berrinches, lloran para exigir, juegan a los carritos o a las muñecas, quieren ver películas con sus padres y comer palomitas, se acomiden para ayudar a mamá a preparar los alimentos, les gusta cuidar y jugar con sus hermanos, comparte sus cosas con ellos, etc., pero otros días, manifiesta su deseo de autonomía e independencia; ser más libre y tener su propio espacio.

Por ello, el comportamiento de un preadolescente frustra a los padres, pues no saben qué le está pasando a su pequeño, pues e se resiste a obedecer, a que le digan cómo vestirse, cómo peinarse, a que interfieran en sus “planes” del día; no quiere participar en labores de casa; se resiste a compartir sus cosas personales con sus hermanos; no quiere ver la película familiar del domingo; le molesta que sus padres supervisen lo que está haciendo en internet.

Este niño (porque técnicamente no es adolescente), comienza a tener su propia percepción del entorno. Ya no da por hecho que papá y mamá tienen la verdad absoluta; cuestiona sus prohibiciones, advertencias y amenazas: “no te juntes con esos niños más grandes”, “juega en el patio”, “no entres a ninguna casa”, “esa película no es para ti”, etc.

 

MUCHO DE SU COMPORTAMIENTO ES SIMILAR AL DE UN ADOLESCENTE

  • Miente para ocultar sus travesuras o desobediencias.
  • Las cosas prohibidas por sus padres, las hace a escondidas por temor al regaño y amonestación.
  • Tiene un amigo preadolescente con quien hace alianza para sentirse fuerte.
  • Ya no se presta a la petición de sus padres para mostrar su talento en público por miedo al ridículo, o a que hablen de él, por ejemplo: cantar, tocar un instrumento, contar un chiste, hacer una gracia, etc.
  • Su imagen corporal ya es un tema importante, comienzan a elegir una marca de ropa, y un estilo en el peinado.
  • Aumenta el interés de estar más tiempo solo, algo que a los padres preocupa.
  • Comienzan a mostrar altas y bajas emocionales; irritabilidad sin razón, es una característica

 

¿QUÉ HACER SI YA IDENTIFICARON QUE SU HIJO ES UN PREADOLESCENTE?

  • Háganlo sentir importante, no raro; estos cambios, él no los provocó, se le están dando como parte de su propio desarrollo.
  • Denle más espacio para su libertad, pero aumenten la supervisión.
  • Sus decisiones no irán de acuerdo a su madurez, manténganse cerca para guiarlo, corregirlo, enseñarle.
  • Tengan una comunicación empática, y él aumentará la confianza en ustedes sus padres.

 

Papa, mamá, ahora con más información, dispónganse a disfrutar le preadolescencia de sus hijos.

 

*El autor es psicólogo. Ced. 6357192

 

CONTACTO:

Celular: 664 386 9773

 

Comentarios

comentarios