La papa: rica, sana y nutritiva

La papa: rica, sana y nutritiva

Ya sea cocinada a vapor, frita o en puré, sola o acompañada con algún platillo, la papa es un tubérculo que no falta en los hogares mexicanos aportando un sinfín de propiedades al organismo.

La papa es originaria de los Andes peruanos y actualmente el banco genético del Centro Internacional de la Papa preserva 4,000 variedades de papas nativas y 2,000 variedades silvestres. Se trata de un patrimonio de la humanidad protegido y promovido por las Naciones Unidas en su lucha contra el hambre en el mundo.

Si bien, la papa es un alimento muy bueno, hay muchas personas que consideran que la papa engorda y por eso la eliminan de su dieta diaria. Lo cierto es que la papa, si no es mezclada con otra harina, no engorda, ya que por cada 100 gramos de papa, tenemos tan sólo 70 calorías.

La papa, además de rica es muy nutritiva. Te presentamos algunas de sus bondades.

– La cáscara de la papa contiene fibra, por lo que comer la cáscara ayuda a regular problemas intestinales y de estreñimiento.

-Por su alto contenido de fenoles, la papa se convierte en un alimento antioxidante y anticancerígeno.

-La papa tiene alto contenido de carbohidratos, lo que la posiciona como un alimento de alto valor energético.

-Reduce los niveles de colesterol en la sangre y ofrece cierta protección contra enfermedades cardiacas coronarias.

-Por su condición alcalina, es altamente recomendable en caso de enfermedades reumáticas. También para problemas de acidez gástrica y de ácido úrico.

Puré de papas con cebollas caramelizadas

1 kilo de papa

1 taza de leche

1/2 barra de mantequilla

1 cucharada de sal

1 pizca de pimienta

1 cebolla

3 cucharadas de aceite de oliva

Preparación

Precalienta el horno a 200 grados centígrados. En una charola para hornear pon las cebollas cortadas en rodajas y marinadas con el aceite de oliva. Hornea por 45 minutos o hasta que estén caramelizadas.

En otra charola para hornear pon las papas cubiertas con papel aluminio y haz hoyos con un tenedor para que se cocinen más rápido. Cocina por aproximadamente 1 hora o hasta que estén tiernas.

En una olla calienta a fuego medio la leche, la mantequilla, la sal y la pimienta. Cuando estén listas las papas, sácalas del horno y pela su piel con un cuchillo. Agrega la papa (sin piel) cortada en cubos a la olla con leche y con un tenedor haz un puré rustico.

Para servir, pon el puré en un platón y sobre las papas coloca las cebollas caramelizadas para decorar y realzar el sabor.

 

Frase

Asadas, gratinadas, rellenas, fritas o cocidas; en ensaladas, en sopas, purés y guisos, como guarnición o solas, las posibilidades culinarias de la papa son ilimitadas y está presente en la comida más simple y suculenta brindando cada unas de sus propiedades nutritivas.

Comentarios

comentarios