La guerra del hombre VS el hombre

La guerra del hombre VS el hombre

Por David Sotelo

 

En la discusión de la equidad de género, la guerra de los sexos, los feminicidios, la igualdad salarial, etc., entre todos estos temas de actualidad y de suma importancia se pierde uno que siendo tan prevalente, siendo tan cotidiano, se torna paradójicamente: invisible.

Las atrocidades que el hombre, el varón, comete a otros varones. Porque sabrán que las mayores víctimas de los hombres no son las mujeres, los niños o los animales, sino sus congéneres, otros varones.

Al que más roba, agrede, miente, tranza y mata el hombre, es a otro hombre. Pero ¿tendrá que ser así? ¿Será simple ley natural, evolutiva, de la sobrevivencia de los más fuertes o aptos para imponerse a los demás? ¿O será producto de una expectativa social, familiar y de género de tener que ser agresivo, arrebatar en caso de no ganar, imponer su voluntad y lograr, cueste lo que cueste, cierto éxito para sí mismo y su familia?

 

¿Y qué papel juega la mujer en la confrontación masculina?

¿Es botín, instigadora o ambas?

Lo que si es cierto es que sólo nos puede ir mejor como género y como especie, al comenzar a reconocer en el otro un ser digno y merecedor de mi total respeto, más que un automático rival o amenaza a mis intereses. Encontrar en la solidaridad, empatía y cooperación con el otro, una cotidiana manera de convivir.

Salir de un asilamiento en ocasiones autoimpuesto en otras fabricado por familia y/o pareja, que dificulta el encuentro amigable y el fortalecimiento de vínculos con otros hombres de los que se puede aprender, con los que se puede divertir, y de quienes se puede recibir y a veces dar apoyo.

El hombre actual está en gran medida confundido con quien es y cómo “debería” ser debido a que nos encontramos en una época de transición, de redefinición de roles y expectativas cambiantes. Por lo mismo, y a manera de una especie de guía, el varón que pretenda estar actualizado como tal ha de cuidar los siguientes puntos:

  1. VE Y VIVE CON NATURALIDAD LA EQUIDAD DE GÉNERO. La aceptación y lucha por la equidad de género como una realidad presente y permanente en todos los ámbitos de la vida pública y privada.
  2. ES PAREJO COMO PAREJA Y COMO PADRE. Fomentar y vivir la relación de pareja y paternidad en una distribución de deberes que cumplan con el sentido de justicia de la pareja misma.
  3. SE DEFINE A SÍ MISMO PARTIENDO DE SU PERSONA, SU ENTORNO Y SU PASADO. La autodefinición, considerando y asumiendo lo rescatable del pasado y presente.
  4. SE RESPETA, CUIDA Y DEFIENDE. El reconocerse como ser digno, pensante, sintiente y actuante. Integrando sus aspectos masculinos y femeninos para ser un humano pleno y libre. Es asertivo sin ser violento.
  5. NO REDUCE LOS GÉNEROS A SU ANATOMÍA, AUNQUE SÍ LA INCLUYE. Liberarse de definiciones de género limitantes. Sin negar bases biológicas, ve a las personas, no sólo a los machos y las hembras.
  6. ESTÁ INFORMADO E INFORMA SOBRE LOS DESAFÍOS DE LO MASCULINO. Promover una percepción y sensibilización social de los retos y problemas inherentes al ser masculino.
  7. SE SABE HERMANO DE GÉNERO DE LOS DEMÁS HOMBRES, Y PROCURA MÁS LA COOPERACIÓN QUE LA COMPETENCIA. Promover y practicar la solidaridad masculina de tal manera que nos reconozcamos y apoyemos como congéneres evitando con ello la rivalidad varonil innecesaria. De esta manera creo que el hombre dejaría de hacerle la guerra al hombre y a la vez encontraría una relación más armoniosa y profunda con la mujer. Tenemos tarea.

 

 

Datos
Facebook: Dasfe grupo psicológico
Teléfono: 681.43.92

 

Comentarios

comentarios