¡Deja tus persianas como nuevas!

Mantener las persianas limpias es casi tan importante como elegir las adecuadas; además, una limpieza apropiada no sólo les alargará la vida sino que las mantendrá como nuevas y libres de polvo, que muchas veces éste es causa de alergias.

 

 

Cuando las persianas están limpias dejan que la cantidad correcta de luz atraviese hacia la habitación y hacen que nuestro hogar luzca bien. Por el contrario, cuando éstas están sucias, además de lucir viejas y feas la luz que entra trae consigo la tierra y pelusa acumuladas. La solución es aprender a limpiarlas y hacer de ese proceso una rutina.

¡Manos a la obra!

Los métodos de limpieza cambian de acuerdo al material; te presentamos algunos consejos.

1)Persianas de madera

La mejor forma de limpiar las persianas de madera es con una franela, un plumero o un trapo húmedo. Para limpiarlas a profundidad y darles brillo utiliza un preservador de madera oleoso, aunque procura no sobrecargar de producto porque saldrá contraproducente y se pegará el polvo en lo que éste se absorbe.

2)Imitación madera

Las persianas fabricadas con este material son más duraderas y soportan una limpieza exhaustiva. En este caso, te recomendamos quitarles  el polvo con el cepillo de la aspiradora, plumero o franela húmeda.

3)Fibra de madera entretejida o bambú

Las persianas de bambú son más delicadas, por lo que debes limpiarlas como las de madera pero con mayor cuidado y sin exceso de agua, para evitar romper las fibras.

4)Vinilo

Para limpiarlas puedes usar agua fría y detergente y al final, secarlas con una franela.

5)Aluminio

Para quitarles el polvo, usa un trapo húmedo; para una limpieza profunda, puedes remojarlas en agua con detergente y dejarlas secar al aire libre.

6)Tela

Las persianas de tela guardan mucho polvo, por lo que sacudir y aspirar es la clave para este tipo de cortinas. En el caso de los estores plegables, puedes retirar las barras y meterlas a la lavadora.

Como ves, mantener tus persianas en perfecto estado no es nada complicado, lo más importante que debes recordar para no tener que limpiar a fondo tan seguido tus cortinas es quitarles el polvo y la tierra regularmente.

Comentarios

comentarios