Haciendo historia para reindustrializar Tijuana

Haciendo historia para reindustrializar Tijuana

Marcello Hinojosa Jiménez

De los presidentes más jóvenes que ha tenido CANACINTRA

 

Por Ana Patricia Valay

Con unos cuantos meses al frente de CANACINTRA Tijuana, el industrial Marcello Hinojosa ya hizo historia, y no me refiero al hecho de ser con 37 años, de los empresarios más jóvenes que han estado al frente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación en Tijuana o que su designación por primera vez en 30 años haya sido por votación, sino por los cambios de raíz que en tan breve tiempo ya ha implementado.

 

Un poco de su historia

Marchello, (como se pronuncia su nombre), es hijo del empresario de origen guanajuatense, Marcelo Hinojosa quien por muchos años estuvo inmerso en el ámbito de la construcción y una vez enviado a esta ciudad por la empresa en la que trabajaba, se establece en Tijuana con su familia para posteriormente independizarse.

Marcello pues nace en Tijuana; es el mayor. Su núcleo familiar está compuesto por sus padres, su hermana y él. Ahora se suman su esposa originaria de Hermosillo, a quien conoció en la boda de su amigo, Chris López, y sus dos hijas.

Su carrera en administración la estudia en el Tecnológico de Monterrey y una vez que egresa en 2001, regresa a la ciudad de Tijuana, para asociarse con su padre e iniciar su propio negocio de reciclaje de residuos peligrosos. No fueron tiempos sencillos.

“Los inicios fueron años muy difíciles. Teníamos en contra a empresas internacionales cuando nosotros apenas íbamos empezando y éramos una empresa pequeña, y realmente tuvimos muchos problemas con las autoridades porque recibían presión de las empresas grandes, para que a su vez, nos presionaran a nosotros”, recuerda Marcello.

Por el giro tan especializado de su nuevo negocio, Hinojosa Jiménez siguió estudiando. “Me meto a estudiar en las noches la  especialización de ingeniería ambiental en el Tec de Tijuana”.

Hoy en día el ahora presidente de CANACINTRA Tijuana sigue estudiando. Se trata de una segunda carrera en la materia de Ingeniería del Medio Ambiente, en San Diego, California.

 

Electo democráticamente a pesar de su juventud

En las ultimas tres décadas, los nombramientos en CANACINTRA se daban sin que se efectuaran elecciones donde participaran los agremiados. Marcello pensó que así sería con él, cuando dio a conocer sus intenciones de estar al frente del organismo, pero no fue así. Surgió otro aspirante y se convoco a elecciones.

Para ese entonces en 2015, ya tenía tres años en CANACINTRA, primero como encargado del sector verde relacionado al tema ambiental, y luego como secretario.

La campaña por la presidencia fue intensa. Tres meses en los que Marcello buscó conquistar a los socios como ya lo había hecho con los industriales más grandes e importantes de Tijuana, quienes le dieron todo su apoyo.

“Yo sentía que tenía en contra lo que a veces se ve como un beneficio, el ser joven, porque pusieron muchas trabas para que yo como joven llegara, a pesar de que siempre se dice que: hay que darles oportunidad”.

Lo que tenía a favor era ser industrial, porque querían que uno de los suyos, presidiera el organismo.

 

¿Cómo es que nace en ti el anhelo de ser presidente de los industriales?¿Quién te influenció para ello?, le pregunto.

Una de las cosas que me motivaron es que siempre nos juntábamos los amigos y platicábamos con un sentimiento de impotencia, y criticábamos al gobierno de que no había apoyo, pero no pasaba de nuestro círculo. Ya después ya nadie quería hablar de eso, porque individualmente no se sentían resultados palpables. Entonces pensé que sería importante para el sector industrial que es el mío, poder ser el representante para poder influir en la políticas públicas a favor de nuestro sector y con esa representatividad, ayudar a concretar todas esas gestiones que de manera individual no estábamos logrando.

 

Misión: fortalecer a industriales

Como lo mencionaba al principio y ha quedado patente en quienes lo conocen, en este poco tiempo al frente de la cámara de los industriales en esta ciudad fronteriza, Marcello Hinojosa Jiménez ya ha hecho cambios trascendentales.

Quitó la partida especial que había para los presidentes, para poder tener recursos para darle oportunidad a las pequeñas y medianas empresas afiliadas a la Camara de capacitarse sin costo durante todo el año, para poder fortalecer al sector.

“Los gastos del presidente se pagaban de cámara; los vuelos, porque hay que estar yendo a México; los hoteles, las comidas, las cenas, los gastos de representación, gasolina, etc. entonces era un gasto fuerte”.

Marcello Hinojosa buscó que este cambio perdurara para las nuevas generaciones, para garantizar que la persona que ocupe su puesto a futuro, tenga una verdadera vocación de servicio.

“Ya lo acordé con el consejo y ya lo platiqué con los ex presidentes, de que de ahora en adelante así va a ser. Que sea una persona que de verdad tenga ganas de servir al sector. Que este no sea un trampolín político porque ya no queremos eso, lo que queremos es generar un ambiente de negocios en la cámara, no personas que vengan con ganas de vivir a expensas de ella.”.

 

Qué el dinero se quede en la industria mexicana

Además de la optimización de recursos y de la capacitación, otro de los propósitos del presidente de Canacintra Tijuana, es conseguirles créditos a sus agremiados con Nafinsa, bajo mejores condiciones. Además conseguirles acceso a fondos perdidos en la Secretaría de Economía y del Conacyt para que quienes no sabían bajar recursos lo puedan hacer ahora.

Y una de sus más importantes propuestas:

“Actualmente las grandes maquiladoras nos compran muy poco a los locales, entonces lo que desarrollamos es una iniciativa de ley federal para incentivar para que nos compren a los mexicanos. Nos metimos a fondo para atacar el problema de raiz” dice el joven industrial.

Con 69 años de vida, Canacintra es la Cámara industrial más antigua de la ciudad y con mayor número de socios, y ha permanecido gracias al arraigo que tienen las empresas afiliadas a ella, empresas locales que han luchado por construir un patrimonio para sus familias tijuanenses, empresas a las que se debe fortalecer.

El objetivo de Marcello Hinojosa Jiménez es sin duda claro:  reindustrializar Tijuana justamente a través de fortalecer a las industrias locales. Lo importante es que ya se están sentando las bases para que haya una continuidad en las futuras generaciones, y que los resultados se observen a corto, mediano y largo plazo.

En Breve

Libro Favorito: Blue ocean strategy (de ventas)

Artículo Indispensable: Celular

Música Favorita: Los tríos

Mayor Fortaleza: La constancia

“No siempre podemos construir el futuro de nuestra juventud, pero podemos construir nuestros jóvenes para el futuro”.

Franklin D. Roosevelt

 

 

 

Comentarios

comentarios