Gabriel Rivera, pieza fundamental de la historia de Tijuana

Gabriel Rivera, pieza fundamental de la historia de Tijuana

HOMBRES DESTACADOS

 

POR ANA PATRICIA VALAY

Su pasión por la historia es irrefutable. José Gabriel Rivera Delgado la traspira por cada poro de su piel. Sus crónicas y narraciones no sólo despiertan los sentidos de sus oyentes, sino que le dan vida a documentos oficiales, fotografías, testimonios, y notas hemerográficas del pasado de Tijuana.

A él debemos la existencia de un archivo histórico, además de que él mismo ya ha dejado huella, convirtiéndose sin duda en personaje propagónico de la vida e historia misma de Tijuana.

 

Ser historiador

Gabriel Rivera nace un 27 de febrero de 1972 en el bello puerto de Ensenada.  Es gemelo y curiosamente su esposa también lo es, además de que comparten el ser ambos historiadores.

Luego de fallecer su padre, su mamá se quedó al frente de sus cuatro hijos, y  “mi mamá nos impulsó para estudiar la universidad con mucho esfuerzo”.

De pequeño Gabriel se fue perfilando hacia las humanidades. “En la primaria me gustaba mucho saber de la historia nacional y las monografías, y los lunes daba las efemérides en la asamble, los maestros me escogían y yo participaba”.

“En el 84 vine al CECUT, y al entrar en la librería del INAH, se fue consolidando mi inquietud hacia la historia”.

Cuenta Gabriel que su madre quería que estudiara una de las carreras tradicionales, y se cuestionaba cómo iba a sobrevivir de la historia, pero terminó por convencerse de lo que el joven quería estudiar. “Ahora está muy orgullosa de lo que hemos hecho”.

 

La influencia del historiador David Piñeiro

Gabriel se inscribió en la carrera de historia de la UABC, y con él, sólo eran cuatro alumnos, siendo él, el único jovencito, los demás sobrepasaban los 30. Ahí conoció a quien sería pieza importante en su trayectoria profesional.

“A mí me marcó y me dejó una huella David Piñeiro, quien fue mi maestro y a quien considero el principal impulsor del conocimiento de la historia de Tijuana y de BC, pues con él trabajé cinco años, y comprendí la importancia de la historia regional, la experiencia de trabajar en archivos, en la  biblioteca, de cómo leer un documento, y de cómo redactar e interpretar eso”.

Piñeiro sin duda tuvo un ojo clínico, y supo ver en su alumno, casi 40 años menor que él, un diamante a pulir “Estos tres libros de la historia de Tijuana, (que sostiene en la mano), es el resultado de la conjunción de experiencia de dos generaciones de historiadores que en un momento coincidimos; él me ha impulsado muchísimo, y así como él me impulsó, yo he impulsado a otros jóvenes”

 

¿Cuál ha sido tú mayor inclinación en relación a la historia de Tijuana?

—Me ha interesado mucho estudiar personajes. Por ejemplo Ricardo Orozco, fue el que hizo el primer plano de Tijuana en 1889. Lo interesante es que pocos conocíamos quien era el personaje de Ricardo Orozco, y yo creo que es muy importante porque podemos considerarlo como  el padre del inicio del desarrollo urbano de Tijuana”.

— Uno de los propósitos era encontrar una foto de Ricardo Orozco para buscarle un rostro a la ciudad. Nadie en 125 años había visto una foto suya. Además encontré cientos de documentos en notas de periódicos y su acta de defunción”.

 

¿Cuál consideras que es el mayor legado que le has dejado a Tijuana?

—La creación del archivo histórico. Me tocó crearlo en  2001, inaugurarlo

y coordinarlo durante 15 años. Y creo que es muy importante por varias razones: una, porque se convierte en un punto de concentración, de difusión y de referencia obligados, y se logró en este tiempo la consolidación de una idea de trabajo.

—Antes había mucha desconfianza para que la gente te prestara una fotografía, o te donara algo, hoy es lo contrario, y sobre todo las fotografías de familia nos ayudaron mucho a hacer exposiciones fotográficas inéditas. Se publicaron en libros, revistas, y documentales. Para mí, yo creo que es la mejor contribución que hemos hecho, donde tú sabes que no es fácil mantenerse en una administración pública por tantos años.

 

¿Qué es lo que más te ha Enamorado de Tijuana?

—Su gente que nos ha permitido ser un puente de información de documentos fríos o fotografías, y nos ha permitido compartir investigaciones, plasmada a través de muchos formatos.

—También me han enamorado sus instituciones, pues es una de las ciudades con mayor número de asociaciones civiles, ONGs o grupos organizados, que es una necesidad social de reunirse, de compartir y de convivencia.

 

Cómo un homenaje a sus 25 años de carrera por rescatar y preservar la historia de Tijuana, 25 personajes importantes de la ciudad hablan en un libro desde su perspectiva, sobre el legado que Gabriel Rivera ha dejado en la ciudad. También la UABC le dio un reconocimiento, y hoy por hoy, por primera ocasión, hay un puesto de investigador que ostenta Gabriel Rivera dentro del Archivo Histórico de Tijuana. Su tarea en puerta es investigar el origen de la palabra Tijuana, y desmitificar la leyenda sobre la Tía Juana, de quien no hay una foto ni se ha podido corroborar su existencia. De eso justamente se trata la historia: de comprobar hechos.

 

En Breve

Artículo Indispensable: La imaginación para interpretar un documento.

Mayor Cualidad: La generosidad de compartir.

Mayor Fortaleza: La gente y las instituciones.

Mayor Debilidad: No decir: NO

 

No se te olvide leer más noticias en RevistaMujerActual, así como también seguirnos en nuestras páginas de FacebookInstagram y Twitter

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios