Fabiola Enríquez, directora de eventos de Salón Jardín La Candelaria, de ama de casa a exitosa empresaria

Fabiola Enríquez, directora de eventos de Salón Jardín La Candelaria, de ama de casa a exitosa empresaria

Por Mónica Márquez

Considerada como una mujer organizada y una excelente administradora, Fabiola Enríquez Landgrave cambió las labores de ama de casa por las de empresaria; sin experiencia pero con infinitas ganas de aprender, logró consolidar lo que hoy es La Candelaria.

Originaria de México pero tijuanense de corazón, Fabiola llegó a esta ciudad desde hace 30 años junto a su esposo Francisco J. Ussel H. y sus tres hijos Francisco, Javier y Juan Pablo, a quienes se dedicó en cuerpo y alma hasta que tuvo la oportunidad de integrarse al campo profesional. “Siendo mi esposo arquitecto, a él lo invitan a ser socio del restaurante La Diferencia; como constructor se asocia para hacer el dicho en el 2000. Fue una muy buena época… después de dos años nace La Candelaria por el éxito que tiene La Diferencia con su cocina mexicana y su servicio, y buscan crear un espacio más grande para eventos, pues en esa época no había muchas opciones de jardines, y los clientes así lo solicitaban.

“En ese tiempo yo seguía siendo ama de casa, ¿cómo es que llego yo al restaurante y a La Candelaria? Llegó una época difícil en la región, económicamente… los “tiempos de vacas flacas”…la construcción dejó de ser un negocio rentable y muchos comercios y empresas se vieron afectados social y económicamente”, compartió Fabiola Enríquez, directora de eventos de La Candelaria.

Tras esa situación difícil, en enero de 2008 cambió sus labores de ama de casa por las de empresaria, pues “había que dirigir este lugar… había que reactivarlo y hacer algo… Entró entonces a trabajar sin saber nada con respecto a restaurantes y organización de eventos.

“Entré a un mundo totalmente desconocido, con las tecnologías nuevas… ya todo se manejaba a través de computadoras, algo que para mí no era desconocido pero tenía que actualizarme, eso fue lo que más trabajo me costó aprender, fue mi mayor reto”, aseguró.

Familiarizarse con la dinámica del negocio y aprender en poco tiempo su manejo fue una situación que tuvo que superar, sin contar que tenía que atender al público y asesorarlo en un tema que hasta ese momento desconocía y del que hoy se ha convertido en una experta: la coordinación de eventos.

 

La clave del éxito y la permanencia

De acuerdo con Fabiola Enríquez, en los últimos años se ha dado un boom en la creación de nuevos salones para eventos, por lo que permanecer en el gusto de la gente no es una tarea fácil.

“Uno de los compromisos que tenemos con el cliente es que ofrecemos un excelente banquete y un muy buen servicio para sus invitados, esa ha sido nuestra clave para que los invitados de ese evento regresen porque les gustó mucho la calidad de la comida y nuestro servicio”, consideró.

Ésta ha sido la clave para permanecer en el gusto de la gente, expuso, además de contar con un amplio estacionamiento, ubicación privilegiada en el Distrito Gastronómico, seguridad y un lugar confortable y bonito.

“Tres puntos importantes para que un evento tenga éxito ya sea privado o en salón, lo primero a considerar es la música, porque puede un evento estar visualmente hermoso, pero la gente regularmente se acuerda de cómo se divirtió y no de qué color era el mantel o las flores.

“El segundo punto: nuestra especialidad, que es la comida y el servicio, pues también si hay una mala comida o un mal servicio, las personas se pueden quejar, y no vuelven; Y la tercera entra la cuestión decorativa, algo que disfrutan mucho las novias. En ese orden es como debe tener uno la prioridad para un evento; uno simplemente trata de orientarlos, pues cada semana vivimos una experiencia diferente”, compartió la Sra. Fabiola.

Otro punto a considerar son los protocolos, ya sea una boda, unos 15 años o cualquier otro evento, éstos no deben ser muy extensos, recomendó.

 

Ella nos platicó que hay temporadas con más demanda durante el año, por lo regular es el verano, es la época donde hay más reservaciones, hasta con un año de anticipación. Regularmente bodas y 15 años son las de más demanda en nuestro jardín

“La temporada que más disfruto es la navideña, con la celebración de las posadas y fiestas decembrinas, con esto tenemos oportunidad de decorar el salón muy festivo y queda hermoso, con esferas y muchas luces navideñas, entre otras decoraciones; estamos listos para las posadas de las familias y empresas que nos eligen para su fiesta”, aseguró.

 

Sus roles de mamá, esposa y empresaria

Dividir el tiempo entre las labores del hogar, del trabajo y de esposa en ocasiones resulta un tanto complicado, pero no en el caso de la Sra. Fabiola, quien aplica muy bien lo aprendido en su vida diaria.

“Mis hijos ya están casados, entonces ese rol ya está casi terminado… pero mis 8 nietos que son mi mayor debilidad… estoy siempre en contacto con ellos, pero no es fácil. Afortunadamente con mi esposo, comparto mucho tiempo, pues él está en La Diferencia y yo aquí en La Candelaria a unos pasos”.

En un principio debido a su inexperiencia en su nuevo trabajo, añadió, la convivencia diaria con su esposo se vio afectada, pero poco a poco se fue dando el trabajo en equipo hasta lograr la perfecta sincronía “Llegamos a casa y el trabajo se acabó, la clave es que los problemas de trabajo se quedan en el trabajo”, recomendó.

 

Una vida de satisfacciones

Sin duda, el éxito no viene solo, viene acompañado de satisfacciones personales y profesionales; para la Sra. Fabiola, su matrimonio de 40 años es una satisfacción personal en la que la clave ha sido el amor en la pareja, el respeto y la admiración.

En el ámbito profesional, el haber aprendido y entendido el mundo de la tecnología y la logística en la organización de eventos, así como el poder ser tolerante en el manejo de personal.

 

Proyectos en puerta

Debido a la gran competencia que existe en la actualidad, la Sra. Fabiola expuso que entre sus proyectos está el dar el 100% a sus clientes respecto a la garantía de la exquisita comida y la excelencia en el servicio.

Sin duda, la Sra. Fabiola Enríquez es un ejemplo de lucha diaria, cordialidad y experiencia que la han llevado a destacar en La Candelaria.

“Yo tenía mucho miedo de empezar a trabajar… quiero decirles a todas las mujeres que si por distintas situaciones en sus vidas tienen que trabajar, que se atrevan a dar ese paso, lo único que perderán es el miedo y ganarán mucho”, concluyó.

 

Fabiola Enríquez

 

En breve

Libro favorito: “Los reyes malditos” de Maurice Druon

Música favorita: romántica… me gusta Armando Manzanero.

Comida favorita: comida mexicana

Artículo indispensable: mis lentes

Mayor debilidad: mis nietos

Frase favorita: “Los tiempos de Dios son perfectos”

Comentarios

comentarios