Esposos de honor y Mujeres valientes

Esposos de honor y Mujeres valientes

Por Brenda Colón Navar

 

“En la salud y en la enfermedad” es una de las frases que todo matrimonio conoce, un voto que se realiza al comenzar esta etapa de la vida, llevarlo a la realidad puede ser un camino de retos y precisamente es lo que han vivido Mónica Rubio y Juan Rubio, autores del libro “Esposos de Honor”.

 

A lo largo de 145 páginas, nos relatan un viaje de 1825 días, desde la detección del cáncer de seno que Mónica sufrió, hasta el tratamiento y la feliz victoria, nos platican sobre la importancia de cuidar nuestro cuerpo, nuestro espíritu, pero sobre todo la fortaleza de la pareja en todo momento. Hoy, Mujer Actual te comparte su historia como homenaje a todos aquellos esposos de honor y a las mujeres valientes que han peleado esta batalla.

 

La importancia del apoyo de la pareja

Han pasado 13 años desde que Mónica y Juan pasaron ese trago amargo, algo que fortaleció aún más su matrimonio. “El haber escrito este libro con mi esposa ha sido una agradable travesía. Cuando me propuso que escribiéramos acerca de nuestra experiencia creí que nos enfocaríamos en dar a conocer el tratamiento que se le había aplicado…sin embargo mi pensamiento no era su pensamiento y me comentó que su intención de escribirlo era la de valorar el papel tan importante del esposo en el cuidado de las mujeres que padecen cáncer”, relata Juan en el libro y en nuestro encuentro.

 

La pareja nos proporcionó una terrible estadística : el 70% de las mujeres que padecen cáncer de mama son abandonadas por su pareja. De ahí que no solamente se valoraran como matrimonio, sino el luchar por difundir y engrandecer el concepto del “esposo de honor”, llegando al punto de buscar que se declare un día para ellos.

 

Es curioso, “Esposos de honor” se ha convertido en un fenómeno. Desde que Mónica y Juan vieran su sueño hecho realidad en el 2014, cuando el libro fue impreso por primera vez, han sido constantes las pláticas y conferencias que han impartido a hombres y mujeres aquejados por este mal. Es de reconocerse el apoyo que han recibido de Elia Manjarrez de Astiazarán y Jorge Astiazarán, Primera Dama y Presidente Municipal de Tijuana respectivamente, quienes a pocas horas de recibir el libro, les apoyaron para que fuera presentando en la edición pasada de la Feria del Libro de Tijuana, la experiencia les era familiar.

 

La respuesta fue extraordinaria, los espectadores compartieron testimonios, una de las asistentes comentó que le habían detectado cáncer de mama, recibió apoyo de diversas instituciones y médicos presentes. Mónica y Juan publicaron su obra de manera personal y esperan que alguna editorial se interese en él para que pueda llegar a más lectores que puedan beneficiarse con este importante tema.

 

Una experiencia de vida

“En esos momentos es como ir a un precipicio oscuro, mi esposo siempre estuvo conmigo, cuando fuimos al médico, todos los trámites, análisis, biopsias, todo lo que se me hizo, él siempre me acompañó, cuando fue el proceso de la enfermedad siempre estuvo conmigo…todo eso yo lo fui guardando en mi corazón, fue un aliciente muy grande que él haya estado a mi lado” relata Mónica al hacer memoria de esos difíciles momentos.

 

Todo inició con una tarde gris, cuando el padre de Mónica falleció, a los pocos días ella descubrió una bolita en su seno y al acudir con el médico el temor fue confirmado. Por un tiempo Mónica y Juan intentaron no preocuparse, incluso estuvieron a poco de caer en el uso de “productos milagrosos” pero el rápido avance de la enfermedad y la cercanía con varios médicos, conocidos y familiares, les hizo actuar para iniciar el tratamiento cuanto antes.

 

Juan creó toda una estrategia, lo que ahora es conocido como el “entrenamiento de un esposo de honor”, basada principalmente en cuatro puntos :

  1. a) Despojarse del temor a la muerte y al dolor.
  2. b) Luchar contra el egoísmo.
  3. c) Combatir la tendencia hacia la infidelidad.
  4. d) Cambiar al falso concepto de hombría.

 

Se hizo cargo de todas las actividades del hogar, estudió a fondo todo lo que pudo sobre el cáncer, alimentación, salud, cualquier cosa que pudiera ayudar a Mónica y así fue.

 

“Nos confortaba saber que estábamos juntos en esta batalla y confiábamos en que la pasaríamos triunfantes”, aclara Juan. De igual manera, mientras leía el libro para conocer a fondo su historia, hubo otra frase de Juan que me hizo eco en todos los sentidos : “La fuerza que una mujer admira de un hombre no es aquella que utiliza para dominarla, sino la que usa para levantarla”.

 

Al terminar los 5 años, donde la pareja esperaba que el cáncer no volviera a aparecer, Mónica obsequió a Juan la medalla del “Esposo de Honor”, con la que agradecía sus cuidados y cada uno de sus esfuerzos. Cabe mencionar que en este tiempo la pareja redescubrió su relación con Dios, y su fe fue uno de los pilares más grandes para poder atravesar este desierto.

 

Proyectos a futuro

Con 22 años de matrimonio bajo el brazo, la pareja continúa impartiendo pláticas y anhelan que la celebración del “Esposo de Honor” sea algo que Tijuana regale al país y el mundo, por lo que esperan en el próximo mes de octubre celebrar su primera edición, con apoyo de DIF Tijuana.

A la par, al conocer tantos testimonios, Mónica y Juan han considerado realizar un segundo libro, mismo que tentativamente se titulará “Esposas Valientes”. Otro de los deseos de Mónica y Juan es crear su propia fundación, con la cual ayudarían a otras familias que luchan o han luchado contra el cáncer.

Comentarios

comentarios