Endometriosis en mujeres adolescentes y adultas (Mitos y Realidades)

Endometriosis en mujeres adolescentes y adultas (Mitos y Realidades)

 

Mitos y verdades.

Se conoce como endometriosis a la presencia de células endometriales fuera de la cavidad uterina. Estos lugares de implantación pueden localizarse en órganos que se encuentren en la pelvis, siendo el más común el ovario, e incluso puede ocurrir en caso excepcional, que se presenten en cualquier parte de nuestro organismo.

Esta enfermedad afecta a la población femenina en general sin importar la edad. Se puede presentar desde la menarquia (primera menstruación) y hasta una vez llegada la menopausia, e incluso en niñas que aún no han menstruado.

La sintomatología asociada a este padecimiento es muy variable e incluso puede no presentar un cuadro clínico florido. El síntoma más común de la endometriosis es el dolor pélvico crónico, el cual no debe confundirse con cólicos menstruales, pero si se debe hacer referencia a que van ligados, es decir, este dolor pélvico puede intensificarse con la menstruación y aumentar con el paso de los años, también puede presentarse en otros días del ciclo menstrual y en diversas regiones. Dependiendo de la localización del foco endometriósico, puede presentarse ya sea en espalda baja, así como en un sólo lado del abdomen, no necesariamente en vientre bajo como es lo esperado.

Es común que las pacientes cataloguen este dolor como el “precio a pagar por ser mujer” como se ha venido manejando desde épocas antiguas, y por este pensamiento, muchas prefieren no acudir a consulta porque lo consideran “normal”, lo que es completamente falso. Realizan sus actividades diarias aguantando el malestar sin importar la intensidad del mismo, y su rendimiento es pobre, disminuyendo hasta en un 50%.

Muchas incluso son juzgadas por otras mujeres que también presentan cólicos menstruales, alegando que es común y que todas los tienen, diciendo que se quejan  sólo por llamar la atención, y que los achaques son mentales, o bien se lo adjudican al estrés laboral o familiar, ya que si otras mujeres pueden vivir con el malestar ¿por qué tu no?.

En cuanto a la sintomatología, otro dato sugestivo son las relaciones sexuales doloras. Éstas pueden llegar hasta el punto en que la mujer prefiera no tenerlas debido a que es más el dolor generado que el mismo placer, dando por entendido el problema, en cuanto a la relación en pareja, ya que muchas veces es difícil la comprensión de un dolor que aún se considera como un tabú. Reciben los mismos comentarios ofensivos como: ¿no será que tratan de evitar las relaciones sexuales con su pareja?, desmintiendo otro de los grandes mitos que el dolor disminuye o desaparece después de tener relaciones con frecuencia, o bien después del matrimonio o con un embarazo.

Es importante mencionar que este padecimiento se confunde también en pacientes que presentan diarrea, náuseas y vómito, algunas veces asociado a la menstruación, como un síndrome de intestino irritable o mejor conocido como colitis.

En lo personal siempre he pensado que toda mujer debe acudir al ginecólogo en cuanto empiece a reglar, dejando atrás la creencia de que la consulta es sólo para aquellas mujeres que han iniciado su vida sexual, ya que el ultrasonido es una herramienta de apoyo muy importante para muchas patologías que se pueden prevenir o evitar con un diagnóstico y un tratamiento a tiempo, tales como síndrome de ovario poliquístico, miomatosis uterina, pólipos entre otras. El Biólogo de la Reproducción está capacitado para diagnosticar todo lo antes mencionado, ya que muy seguramente de no ser identificados causaran un efecto grave al momento de que la mujer busque un embarazo.

Es muy importante que todos sepan que esta enfermedad existe y que es real, y que no tiene por qué ser un castigo para la mujer, por lo que al reconocer alguno de los síntomas antes descritos, acudan a revisión para que se realice un diagnóstico a tiempo y se maneje adecuadamente. Todo con el propósito de brindar una buena calidad de vida, tanto escolar como laboral, resultando en mujeres profesionistas de excelencia.

 

Comentarios

comentarios