El poder antioxidante de la granada

El poder antioxidante de la granada

En chiles en Nogada, con chilito y limón, en jugo… cualquiera que sea su preparación, la granada es un fruto típico de otoño con un gran poder antioxidante, diurético, rica en vitaminas B5, C y E, así como en ácido fólico.

Caracterizada por su sabor acidito, la granada ayuda contra el estrés, a bajar los niveles de colesterol, al sistema circulatorio, a eliminar grasa, entre otros.

 

Algunas bondades

De acuerdo con estudios realizados, el zumo de la granada ofrece excelentes beneficios al organismo, entre ellos:

Auxiliar con el estrés: El zumo de granada ayuda a aliviar el estrés, ya que produce un aumento del bienestar y las emociones positivas incrementando el nivel general de actividad y vitalidad.

Disminuye niveles de colesterol. Ayuda a disminuir los niveles de colesterol “malo” debido a sus propiedades antioxidantes.

Ayuda al corazón. El zumo de esta fruta reduce el riesgo de ataque cardiaco y ayuda a mantener las arterias libres de acumulación de depósitos grasos (aterosclerosis).

Grasa abdominal. El zumo de granada ayuda a redistribuir la grasa alrededor del cuerpo, eliminando su acumulación en abdomen. Produce también una reducción en la circunferencia de la cintura.

Un rico antioxidante. Contiene altos niveles de antioxidantes, que neutralizan los radicales libres e impide el daño en el ADN.

 

Jugo de granada

Ingredientes:

  1. Granada
  2. 1 taza (240 ml) de agua
  3. Azúcar al gusto

Procedimiento:

Parte la granada, sumérgela en un tazón lleno de agua. Debajo del agua retira las semillas, estas se hundirán hasta el fondo mientras que la membrana blanca o amarilla flotará. Retira la cáscara y las membranas. Escurre el agua con las semillas y licúa hasta que las semillas queden bien trituradas. Cuela el jugo y agrega 1/3 de taza de azúcar por cada 1 ½ tazas de jugo de granada. Agrega agua y disfruta.

Comentarios

comentarios