Dionisio o el Dios Baco presente en las Fiestas de la Vendimia, El Valle de Guadalupe lo recibe con gran algarabía

Dionisio o el Dios Baco presente en las Fiestas de la Vendimia,  El Valle de Guadalupe lo recibe con gran algarabía

Texto y fotografías por Aracely Arce Montaño

El mes de Agosto llegó y con él, un clima cálido, viñedos frondosos, la tierra lista para la cosecha y la alegría de un festejo que año tras año los Ensenadenses esperamos con gusto.

Para dar inicio a esta grandiosa fiesta en donde la abundancia y la tierra fértil en el Valle de Guadalupe, son factores idóneos para que los vinicultores inicien la cosecha, por fin, después de prepararse todo el año, del arduo esfuerzo de la gente trabajadora que con su sabiduría y amor a la tierra cuidan cada detalle en la siembra y cosecha para transformar la vid en una bebida que encanta, que despierta los sentidos y sueños.

Es importante conocer el origen de la vendimia, la cual viene de la Grecia antigua, en donde la cosecha de la uva era motivo de gran algarabía. Entonces eran celebradas las fiestas dionisíacas, como un rito de paz y placer para venerar a la deidad de Dionisio –conocido en la cultura latina como Baco–, al que se le rendía tributo durante cinco días. Esta gran fiesta era considerada como una de las más importantes de todo el imperio. Se le llamaba “La celebración del placer”.

Es tiempo de unión, de gozo, de celebrar la vid, de ofrecer lo mejor en degustaciones, catas, conciertos y verbenas, es una fiesta de todos y para todos, con su ya tradicional concurso de Paellas, el cual es un excelente pretexto para convivir en familia y con los amigos, una gran oportunidad para que los participantes presenten su mejor receta para el deleite de los visitantes, así como las visitas guiadas a las diferentes casas vinícolas entre muchas otras cosas.

Magia es lo que define a estas fiestas vendimia, su música, el color y sabor intenso de las uvas, el olor de las barricas de roble blanco en las que se madura el vino. Un proceso mágico que es entendido por los degustadores de vino y por los que se dejen llevar por el cadencioso ritmo de la fiesta.

Sin duda esta es una experiencia recomendable para todos, aprovecha si te encuentras en Baja California, date la oportunidad de vivir esta experiencia enogastronómica, no tienes que ser un experto en catas, solo con la voluntad de iniciarte en la deliciosa cultura del vino.

Te esperamos.

Comentarios

comentarios