Detecte a tiempo la artritis idiopática juvenil

Detecte a tiempo la artritis idiopática juvenil
Por Liliana Arreola

Si un niño presenta dolor articular, rigidez, fiebre, malestar general, no puede ponerse de pie, sufre problemas de movimiento, no tiene apetito, sufre de sensibilidad al tacto de algunas de sus articulaciones, ¡alerta papás! Su hijo puede presentar un cuadro de artritis idiopática juvenil, aseguró Laura Durón Huerta, reumatóloga.

Explicó que la artritis idiopática juvenil es una serie de identidades inflamatorias de las articulaciones encabezadas por la artritis reumatoide; estas enfermedades se denominan juveniles porque se presentan en niños hasta los 16 años porque es cuando madura su sistema inmunológico.

No se sabe exactamente qué es lo que provoca la artritis idiopática juvenil. Las investigaciones indican que se trata de una enfermedad autoinmunitaria. En las enfermedades autoinmunitarias, los glóbulos blancos pierden la capacidad de detectar la diferencia entre las células y tejidos del propio cuerpo, por un lado, y los gérmenes invasores, como las bacterias y los virus, por el otro. El sistema inmunitario, que se supone debería proteger al organismo de estos invasores, reacciona liberando unas sustancias químicas que atacan a los tejidos sanos del cuerpo, lo que genera dolor e inflamación.

Tipos de artritis juvenil                                                                                   

De acuerdo con la reumatóloga Laura Durón Huerta existen varios tipos de artritis idiopática juvenil:

  1. La sistémica: afecta a órganos y sistemas en una forma preponderante, es la menos frecuente, el 10% de los pacientes la padece y no tiene factor reumatoide.
  2. Variedad poliarticular: se presenta en un 30% o 40 % de niños afectando a  más de cuatro articulaciones, existen dos variantes con factor reumatoide y sin;  la mayoría de las artritis reumatoides juveniles no tiene factor reumatoide haciéndolas menos agresivas.
  3.  Artritis reumatoide oligoarticular: afecta a cuatro o menos articulaciones. Sus síntomas incluyen el dolor, la rigidez y/o la hinchazón articular. Las rodillas y las muñecas suelen ser las articulaciones más frecuentemente afectadas. Existen dos subtipos de oligoartritis, la persistente y la extendida, cuya presencia depende de la cantidad de articulaciones que acaban siendo afectadas por la enfermedad. Asimismo, puede cursar con inflamación del iris (el área pigmentada del ojo), tanto en presencia como en ausencia de síntomas articulares.

El factor reumatoide es un auto anticuerpo que el organismo produce contra un antígeno, generalmente es una inmunoglobulina y el organismo produce anticuerpos contra ella, agregó estos anticuerpos atacan a los antígenos propios  haciéndose un ataque inmunológico de auto anticuerpos nuestros contra antígenos dentro del cuerpo desatándose una batalla interna.

Tratamiento a seguir

Apuntó que para saber si el niño tiene artritis se revisa su historia clínica para determinar el tipo que presenta, se mandan a hacer estudios de laboratorio, radiografías y rayos X de las áreas dañadas, como manos, pies o tórax.

De 3 a 6 meses de que apareció la enfermedad es el momento ideal para atacarla teniendo una buena expectativa, afirmó, se puede tratar con monoterapias, terapias biológicas o terapias combinadas de fármacos.

El tratamiento farmacológico ha dado un gran avance y el 60% de los niños al llegar a la pubertad puede curarse totalmente porque su sistema inmunológico madura apagando la enfermedad, por eso se necesita una pronta atención, consideró.

Consecuencias de la artritis

  • Piernas asimétricas
  • Brazos cortos
  • Problemas de cadera
  • Dedos cortos
  • Retardos en el crecimiento
  •  Extremidades afectadas
  • Problemas de mandíbula
  • Problemas de columna
  • Problemas oculares

Comentarios

comentarios