Depurando closets y haciendo feliz a otros

Depurando closets y haciendo feliz a otros

Por Diosa Doméstica

El final de verano, cuando los niños entran al colegio, es un momento excelente para deshacernos de todo aquello que está de mas en nuestro hogar. Comienza por los closets. Uno por uno.

Saca todo lo que hay en el. Lávalo por dentro, y si es necesario pintarlo, hazlo. Después coloca dos cajas al lado. En una colocarás aquello que vas a guardar en otro lugar, que tiene valor sentimental o que vas a necesitar algún día, y en otra, pon aquello que vas a regalar a otros. Eso que está estorbándote puede bendecir a otras familias.

Cuando quede sólo aquello que si utilizas, aparta aquellas prendas que necesitan reparación, alteración, un botón, etc., y lo demás regrésalo al closet. Acomoda juntos los pantalones, las faldas, las blusas y vestidos, o si te funciona mejor, arma atuendos completos. Saca los zapatos que no utilizas y los que requieren de reparación, y acomoda los demás.  Así, poco a poco. No te estreses.

Si el lunes te propones trabajar una hora al día en tu closet, para el viernes ya estará perfecto. Con sólo una hora al día, ahorrarás minutos que valen oro en la mañana, siempre sabrás que ponerte, y tu ropa no estará arrugada ni apretada.

 

Comentarios

comentarios