Cómo afectan los problemas de pareja, tu auto estima y posibilidades de éxito

Cómo afectan los problemas de pareja, tu auto estima y posibilidades de éxito

La crisis de pareja, los celos, las dificultades financieras y hasta los problemas sexuales, crean inestabilidad que contamina y afecta a la vida personal

 
POR BECKY KRINSKY
 
¿Se te antoja regresar a casa sabiendo que lo único que te espera son problemas y más discusiones? ¿Te frustra pelear siempre por lo mismo? ¿Eres feliz con tu relación de pareja? ¿Trabajas con energía cuando te sientes tenso o molesto? ¿Te dan ganas de compartir tus logros o frustraciones cuando sientes que no hay interés en tu relación? ¿Has dejado de reír y de platicar de cosas triviales con tu compañero?
Nadie se salva de los problemas de pareja, son inevitables, y de alguna manera necesarios para mantener y hacer crecer una relación sana. Las dificultades son otra manera de enfrentar situaciones complicadas. Se vale pelear y es importante defender los principios que a afectan a cada quien, pero siempre y cuando sus diferencias se resuelvan o negocien, y si se está consciente de que una discusión no es un ataque personal, ni debe ser una lucha de poder que escale hasta causar el deterioro o el término de la relación.
Por lo tanto, la dificultad no es la discusión, ni el tema por el cual se pelea, pues toda relación sana tiene sus conflictos. La cuestión entonces es la forma en la que se afronta y se soluciona la cuestión en discusión.
Para solucionar y vivir en armonía como pareja, a pesar de los problemas que suceden, es básico recordar que vivir con nuestro compañero de vida es una elección personal, la que se tomó el día en que uno se comprometió con la relación. Debemos recordar que fue una decisión realizada por gusto, y aunque no siempre las cosas salen como uno lo planea, siempre se tiene el poder y la responsabilidad de hacer que las cosas funcionen mejor; una mentalidad beneficiosa para todos.
Querer vivir en pareja y cuidar la relación, es el primer paso para poder manejar mejor cualquier tipo de problemas que pueden surgir. Una relación sana y funcional tiene que estar basada en el respeto y en la seguridad emocional que fortalece la esencia de la relación.
Honestidad, bondad, integridad, cariño, no son palabras que se escuchan el día que uno se une en matrimonio o decide que se va a vivir juntos, son ingredientes necesarios que nutren la relación diariamente.
Vivir en pareja no quiere decir obtener seguridad económica, ni alcanzar un mejor estatus social. El bienestar personal es un trabajo individual. La riqueza, felicidad, seguridad, inspiración, amor, no dependen del trato de la pareja. Estas son condiciones que provienen de la conciencia y de la manera en que cada quien desarrolla su vida.
El matrimonio o vivir en pareja es un compromiso voluntario y personal, por lo que uno debe de tener la disposición de luchar por la relación todos los días. Vivir en armonía con tu pareja mejora tu estima, te da paz emocional, y te protege de las inseguridades y la adversidad.
 
LA RECETA
Cuidando la relación de pareja
Ingredientes:
• Tolerancia- Paciencia, aceptación incondicional y respeto.
• Compromiso- Determinación para hacer que las cosas funcionen, es una elección personal.
• Gratitud- Aprecio y reconocimiento por la compañía, las acciones y la relación que tenemos.
• Responsabilidad –Tener cuidado y asumir mi obligación de dar y ser la mejor persona con la pareja.
• Respeto- Reconocer, aceptar y apreciar al otro, tal y como es, sin cambiarlo o querer controlarlo.
 
Afirmación Positiva:
Mi pareja es muy importante en mi vida. Elijo vivir en armonía y con paz emocional, y deseo tener una relación de pareja sana y buena. Soy capaz de dar amor, comprensión, y alegría. Mi pareja le agrega valor a mi vida, y agradezco el privilegio de tener un compañero de vida.
 
Cómo nutrir una relación sana:
1. Esposos, parejas, socios, amigos, unidos por amor y comprometidos con la vida. Las parejas que viven felices son aquellas que enriquecen sus relaciones, comparten sus experiencias, se unen en los desafíos y multiplican las alegrías.
2. Cada quien da lo que puede y cuanto puede, para que la relación funcione bien. No se trata de contabilizar lo que se da o lo que se trae. Cada persona tiene distintas cualidades y posibilidades. Es un grave error pensar que todos debemos de dar por igual.
3. Iniciar el día con una sonrisa y un buen deseo, tiene el poder de mejorar la suerte y la calidad de vida de cualquiera. Son los pequeños detalles y las acciones más insignificantes las que dan las satisfacciones más grandes, y mantienen encendido el interés por la relación.
 
Reconocer el valor de tu pareja, es el secreto para cuidarla y querer
ser mejor persona para tenerla cerca

Comentarios

comentarios