Casa Hogar EUNIME

Casa Hogar EUNIME

Más de 10 años en la lucha contra el estigma y la discriminación a causa del VIH

 

Por Natalia Monroy

Efrén tiene ocho años y nació con VIH, cuando apenas tenía 15 días de vida llegó a Eunime; junto a él, otros 27 niños que padecen la enfermedad viven actualmente bajo el cuidado de Casa Hogar Eunime por Tijuana, AC. Asociación civil que surgió en 2004. Su nombre se debe a la conjugación entre Eunice y Noemí, menores que en 1995 fueron diagnosticadas con el Virus de Inmunodeficiencia Humana, siendo de los primeros casos infantiles que se presentaron en la ciudad.
Todo comenzó con grupos de apoyo dirigidos a familiares de infantes diagnosticados, nos cuenta Juana Ortiz Quesada, hermana de Eunice y Noemí, Fundadora y Directora general de Eunime por Tijuana: “Lo que motivó a la realización de estas reuniones fue que había más niños en la misma situación, estaba en la sala de espera del hospital y veía que había muchas más familias que tenían los mismos temores que yo tenía”.
Juana dice que fue esa inquietud lo que hizo que los grupos de apoyo comenzaran a realizarse una vez por semana, con ayuda de la doctora Patricia González quien venía de la Universidad de San Diego y colaboraba en ese entonces en el Hospital General de Tijuana. En los grupos se hablaba de la revelación de diagnóstico, sobre cómo abordar a los niños y entre familiares se compartía lo que se iba aprendiendo; también se tocaba el aspecto profesional, donde la doctora González era la encargada de exponer a los presentes la importancia de llevar el tratamiento de forma adecuada. La principal intención era que los padres o familiares supieran qué hacer en el proceso que tanto ellos como los pequeños estaban pasando, para eso era necesario educar y sensibilizar al respecto. En el primer aniversario de los grupos de apoyo se logró atender a un total de 10 familias, cada año la cifra fue en aumento hasta que, en 2007, se invitó a la asociación civil ya registrada como Eunime a convertirse en una casa hogar para niños huérfanos o abandonados que estuvieran siendo afectados por dicha enfermedad.

FALTA DE CONOCIMIENTO QUE LLEGA A DISCRIMINACIÓN
“Los haces conscientes de que algo está pasando en su cuerpo conforme ellos vayan preguntando, el ritmo lo van marcando ellos, una vez que pasan de los nueve años se aborda más el tema”, comenta Juana respecto a lo que saben los menores sobre su estado de salud. Para ella, la discriminación hacía diagnosticados con VIH, sean niños o adultos, sigue siendo la misma que hace 20 años, pues se sigue con muchos tabús que dan pie a la desinformación. La falta de confianza para hablar de la sexualidad en general, el acceso cercano pero lejano que existe para conocer sobre ella, son factores que influyen a que la sociedad continúe con un conocimiento en su mayoría erróneo de lo qué es el VIH y su cuidado.
La misión de Casa Hogar Eunime por Tijuana es brindar atención integral, grupos de apoyo y talleres educativos para reducir el estigma y la discriminación, mejorando así la calidad de vida de los niños, niñas y adolescentes con VIH/Sida. “Es posible tener una vida totalmente normal siempre y cuando se tome el medicamento, se tenga el tratamiento correcto, controlado y monitoreado”.

ATENCIÓN Y ALCANCE
Son 28 menores los que están actualmente en la casa hogar, los hay desde los dos años hasta adolescentes de 17, la mayoría de ellos padecen VIH desde su nacimiento y no tienen relación con sus padres. Su tratamiento y cuidado dependen al 100 por ciento de la asociación, la cual cubre sus necesidades básicas como alimento, vestido, calzado y educación, además de brindarles actividades recreativas y deportivas; acuden a su revisión cada tres meses y toman su medicamento dos veces al día sin falta. Desde 2007 a la fecha, 60 niños han recibido apoyo.
La casa se solventa en su mayoría debe estar junto por donaciones, alrededor de un 80% depende de ellas, el resto se gestiona a través de eventos, festivales o rifas que la administración realiza cada cierto tiempo. Aunque regularmente los niños que se reciben son canalizados por el DIF Estatal, el apoyo que se recibe del patronato ha ido disminuyendo conforme pasa el tiempo.
En busca de conseguir ayuda y apoyo surgió el Programa de Apadrinamiento, el cual consiste en un vínculo voluntario totalmente diferente a una adopción pues entre el padrino y el niño apadrinado no hay ningún enlace legal. Puede tener duración de un mes, un año o toda una vida, el costo aproximado de apadrinar a un menor es de 200 pesos al mes. En el transcurso del apadrinamiento se tiene la oportunidad de conocer, visitar y convivir con el infante, así como enviar y recibir cartas.
Aunque el camino es largo, la organización sigue en lucha de lograr sus objetivos, muestra de su trabajo se ve reflejada día a día en la labor que desde hace más de 10 años realizan en beneficio de menores afectados. Eunime por Tijuana A. C. se encuentra en espera de crear un nuevo espacio con apoyo de patrocinadores y donadores de la sociedad civil, con esto se desea tener un mayor alcance.

Comentarios

comentarios