“Bye, bye en Navidad” cómo por qué?

“Bye, bye en Navidad” cómo por qué?

TU PAREJA

Por Mayra Medina De Hijar

La celebración de Navidad viene acompañada de festejos previos tanto con amigos como con familiares, pero el día preciso de la cena navideña solemos vivirlo en casa con nuestros seres queridos más íntimos, y uno de estos sin duda es la pareja. Son momentos de esperanza, derroche de amor, dinero y calorías. Pero, ¿qué ocurre cuando decidimos dar por terminada la relación, justo semanas antes a esta celebración?

 

Las parejas ¨formales¨

Me refiero a toda pareja más o menos sólida a lo largo del año o con años de relación, e incluso a matrimonios. Si durante los meses previos a diciembre han tenido ciertos conflictos sin resolver, producto de algo específico, o bien por temas ya muy añejos que no han resuelto, se pierde la esperanza de que las cosas mejoren. Y por ello no se desea volver a empezar otro año y darse cuenta de que todo sigue igual.

Es muy común que el simple hecho de tener que estar frente a la familia, fingiendo una estabilidad que no existe, lleve a algún miembro de la pareja a tomar la decisión de separarse. Sin embargo existen quienes toman la decisión de separarse, pero se esperan hasta que pase el mes con sus festejos, para informarlo a la pareja y la familia  entrando el año.

Los más optimistas esperan que la Navidad haga su magia y repare los conflictos o ablande los corazones, y sobre todo si hay hijos pequeños suelen desistir de la idea de romper y le apuesten a esperar un año más. Pero lo cierto es que si no hacen nada efectivo y buscan ayuda profesional, la magia durará lo que duran las luces de bengala del día 31 de diciembre.

A estas parejas las motiva a romper: la decepción, la desesperación, el miedo, y en cierta medida la esperanza de que se hagan nuevas promesas y de que al año siguiente todo siga igual.

 

Las parejas “informales”

Son las opuestas a las anteriores, aquellas parejas de novios o “amigovios” que no han pasado una Navidad juntos. Muchas veces son las relaciones que trajo el verano o el 14 de febrero, o cualquiera en donde el compromiso sea tan pequeño, que la simple idea de acudir a las posadas con él o ella los prive de conocer a gente nueva, o que se sientan obligados de presentar a esa persona como alguien formal, ya sea frente a los amigos o la familia.

Pero, ¿qué motiva a estas parejas a terminar recién llegado diciembre? Pues bien, tan sencillo como el que no tienen que comprar un regalo para esa persona. No tienen que presionarse a formalizar frente a los amigos o familia poniendo títulos que ni siquiera saben si desean. Y el poder celebrar al máximo las posadas con amigos, y obviamente, mantener la esperanza y la oportunidad de ‘besar a alguien’ al sonar las 12 campanadas del día 31, y quién sabe, quizá entonces ya no estén tan solitos en febrero  próximo, o hasta que llegue la siguiente temporada que los lleve a buscar experiencias nuevas, ya sea en el verano o hasta el siguiente diciembre, lo que suceda primero.

 

*La autora es Licenciada en Psicología Familiar. Psicoterapeuta Familiar y de Pareja. Y con un Diplomada en Tanatología.

 

Contacto:

Portal: www.psicofamiliaypareja.com

Facebook: www.facebook.com/psic.mayra.medina

Comentarios

comentarios