Altruismo genuino y entrega,  en las Voluntarias de Cruz Roja Tijuana

Altruismo genuino y entrega,  en las Voluntarias de Cruz Roja Tijuana
POR ANA PATRICIA VALAY

 

Un alto necesario en el camino para auto-motivarse, contagiar a sus familiares y amigos, y para celebrar juntas lo realizado a nombre de Cruz Roja Tijuana, fue el que se hizo en la ceremonia de informe de actividades del 2012-2018, periodo en el que Tatiana Michel, La Payasita, ha sido coordinadora.

Esposa, madre, y con 12 años en cruz Roja y seis como coordinadora, Tatiana es una líder que desborda energía, aunque no sólo contagia por su carácter extrovertido y alegre, sino por su entrega, y espíritu de ayuda inquebrantable.

Ha sido ella pieza fundamental con sus compañeras, y quien ha influido en muchas de ellas para que se unan a la causa. “Me deja un gran reto  para seguir haciendo y mejorando lo que hago, porque si ellas están poniendo los ojos en mí, es que ven algo positivo y no puedo fallar, y sé que ellas van a mejorar al maestro, porque cada quien tiene su talento”, afirma Tatiana Michel.

Son 13 las mujeres que integran al Comité de Damas Voluntarias de Cruz Roja, y  algunas nos contaron qué las llevó a la institución, y qué huella les ha dejado.

 

Silvia Orozco-Maestra Jubilada (Casi 6 años como voluntaria)

“Me di cuenta que el estar en Cruz Roja, llenaba un vacío en mí, que me hacía sentirme útil a la sociedad, aportando algo de lo que tanto que me ha dado mi ciudad, la comunidad. El poder ir a un asilo, a orfanatorios o a la cárcel, y ver a la gente contenta de que los visitemos”.

 

Miriam Lizalde, Mamá (Meses como voluntaria)

Miriam sufrió durante la enfermedad de su esposo, momentos en los que  experimentó la ayuda de mucha gente. “Hay momentos en la vida en que te tienden las mano, y estoy agradecida por ello. Así pensé que yo también podía ayudar a otros. Quise regresar un poquito de lo que yo he recibido”.

 

Susana Galindo-Mamá, empresaria y artista (6 años como voluntaria)

“Siempre hace falta conocer otra realidad, siempre hace falta ponerte en los zapatos de esa persona que necesita ayuda, y no hay mejor prueba que estar cerca. Una vez que mis hijos terminaron la secundaria, decidí que seguir a Tatiana era buena idea.

Me di cuenta que la gente sí recibe con cariño lo que se hace por ellos, y también que la gente sí te ayuda y se suma sola”.

 

Judith Flores, Viuda, (1 año de voluntaria)

“Definitivamente siento que al paciente y al enfermo hay que darle mucha calidad, y entenderle y apoyarle; demostrarle el cariño en los momentos más difíciles.

Mi esposo y yo conocimos a un viejito que estaba al frente de catedral, y ahí dormía en su silla. Mi esposo tuvo buen corazón, y lo adoptamos y le conseguimos casa. A los meses el señor murió, pero ahí le nació el apoyar a los demás”.

 

Nancy Ramos, Mamá, ama de casa. (14 años como voluntaria)

“Estos 14 años me ha marcado Tatiana, cómo trabaja y cómo se entrega; ya lo trae en la sangre. Mi idea es continuar aquí ayudándola. Uno sale muy contento de conocer gente muy agradecida; mis respetos. No quisiera que la gente se decepcionara de Cruz Roja, y por ello hacemos lo que hacemos”.

 

Rosa María Castellanos, Lic. en Turismo y mamá (13 años como voluntaria)

“¿Qué es lo que me trajo aquí?  Mi deseo de servir a la gente, a mi comunidad que es mi familia, a mi fraccionamiento a mi ciudad y a la república, y gracias al voluntariado soy mejor persona, con corazón misericordioso, más caritativo; me ha permitido ser más empático, y tener más alegría”.

 

Aida Romero. Ama de Casa (2 años como voluntaria)

¿Cómo me ha marcado Cruz Roja? Es increíble conocer lo que abarca el voluntariado. Hace que te humanices más el saber lo que sucede cada día, y te enamoras más de esta institución. ¡Es increíble todo lo que abarca esta benemérita institución, y cada vez que la conozco mejor, me enamoro más de lo que es”.

 

Esther Madrigal, mamá-abuela y (23 años como voluntaria)

Estudió enfermería en Cruz Roja, y ha colaborado para la institución en emergencias. Como voluntaria la ha marcado el acceso que ha tenido a la gente más vulnerable. “La gente al momento que ve la cruz roja, no me tiene desconfianza, al contrario, la institución me da el acceso a la gente más vulnerable. Cuando llegas a darle chocolate, cobijas, etc. eso no lo pagas con nada”.

 

Abelina García Mamá-Jubilada, trabaja (14 años como voluntaria)

“Siempre  me ha gustado ver las necesidades que puedo cubrir de otras personas que lo necesitan, y me llamó la atención que hacían las demás voluntarias; me nació entrar y ayudarles. Cruz Roja me ha dejado muchas experiencias inimaginables, cosas que tenemos que enfrentan para ayudar a la gente que lo necesita, etc.”

 

Nara Aguirre, Madre (4 años y medio como voluntaria)

“Un día me puse muy mala de una depresión, me intoxiqué y todo se me juntó. Estaba en plena depre por intoxicación, y a mi hija y a mí nos trajeron de emergencia a Cruz Roja y quedé internada; ahí vi a Tatiana de payasito y me impactó. Dije: Yo quiero estar aquí, y se me quitó la depre”.

 

Algunas de sus Actividades

Las damas voluntarias de Cruz Roja, están en los eventos insignia como conmemoraciones institucionales. Además se vuelcan a hacer servicio a la comunidad y gestión del voluntariado, como cuando hay desastres naturales.

Por otro lado, también realizan acciones de prevención para disminuir accidentes, y  como metas a futuro también buscarán prevenir la obesidad infantil y atacar el tema de la inclusión.

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios