“¿A la pareja se le tiene que decir todo?”, “¿no debe haber secretos?”

“¿A la pareja se le tiene que decir todo?”, “¿no debe haber secretos?”

TU PAREJA

Por Daniel Vázquez

Recientemente una lectora me hizo una serie de preguntas tan interesantes como importantes, que preferí escribir el presente artículo para intentar darle una respuesta a sus reflexiones.

Las preguntas tienen que ver con el tema de la individualidad y el compartir información en la pareja. “¿A la pareja se le tiene que decir todo?”, “¿no debe haber secretos?”, “¿qué nos permite seguir viviendo nuestra individualidad?”, “¿qué con las mentiras blancas?”. Preguntas que en  mi opinión toda persona se ha hecho en algún momento, y que sin duda son motivo de discusiones y peleas.

Confianza y Autoestima

 Es un tema directamente relacionado con otros dos muy importantes: el nivel de confianza en la pareja y el nivel de seguridad/autoestima en cada uno.

Las situaciones van a variar en cada pareja dependiendo de la relación existente entre los tres elementos mencionados,  información + confianza + seguridad personal,  es decir: qué tanta información deciden compartirse o qué tanta información se exige, va a ser diferente en cada caso.

La confianza depende de dos elementos: la seguridad/autoestima propias y la conducta de la pareja. Si eres una persona insegura, vas a exigir demasiada información a tu pareja. ¿Dónde estás?/¿Con quién estas?/¿Qué estás haciendo?/¿Qué estás pensando?/¿Por qué no me habías informado? Por poner algunos ejemplos.

Ahora, si tu pareja anda haciendo cosas buenas que parecen malas, o si abiertamente se anda portando mal, o hay una infidelidad en su historia, o mentiras fuertes, entonces el nivel de desconfianza también puede ser considerable, y es lógico que se van a hacer más preguntas o a esperar mayores informes que en una situación “normal”.

¿Y qué podría ser llamada una situación “normal”?

En mi opinión, una situación sana es donde ambos en la pareja se sienten tranquilos con el nivel de información compartida. Hay parejas que no se guardan nada, y viven contentos; no les incomoda ese formato. Hay parejas con vidas individuales con un alto nivel de privacidad, sobre todo si ambos son profesionistas y se manejan en círculos sociales o profesionales independientes a los círculos que comparten en común.

Pero volviendo a las preguntas iniciales: hay información que definitivamente tu pareja no necesita saber, porque no le concierne, porque le va a preocupar sin necesidad o porque no sabrá cómo procesarla, y no me estoy refiriendo a actividades deshonestas como una infidelidad o un crimen, sino por ejemplo, a problemas del trabajo o temas personales de alguna amistad.

¿Qué es relevante y qué no?

Cabe mencionar que suele confundirse qué información es relevante para la pareja y cuál no lo es. Obviamente si tu trabajo peligra y es posible te despidan, es algo que a tu pareja le gustaría saber, ya que será un problema que ambos deberán enfrentar. Muchas veces “por no preocupar” omitimos información importante para ambos.

Entre compartir todo y entre practicar un alto nivel de privacidad hay muchos grises, y varían mucho los criterios de persona a persona y de pareja a pareja. Sin embargo, para que una relación fluya en ese tema, la mejor política es la transparencia y la honestidad. Cuando hay duda en relación a  si debes o no compartir alguna información con tu pareja, lo mejor es equivocarse a favor de la transparencia.

Una advertencia. Si crees que la información que vas a compartir puede dañar tu relación seriamente o afectar fuertemente a tu cónyuge, quizá no sea mala idea consultarlo con alguien de confianza, o incluso un profesional que te pueda asesorar antes de tomar esa acción.

Comentarios

comentarios