10 señales que indican que tu relación anda mal con tu otra mitad

 10 señales que indican que tu relación anda mal con tu otra mitad

Por David Sotelo Felix

 

Con que se presente en suficiente cantidad, una de las siguientes es motivo para cuestionar tu relación de pareja, pues cualquiera de ellas causa insatisfacción, frustración y crisis. O resuelven sus diferencias para seguir juntos mejor, o reconocen que no saben cómo hacerse felices en pareja, o que la combinación que ustedes hacen no da para más. Bueno, hay una tercera opción, pero no se las recomiendo: seguir juntos aunque infelices.

 

  1. Cuando no respeta ni admira quien eres ni que haces. Las conversaciones tienden a ser unilaterales. Podrá mostrar disposición y hasta gran entusiasmo para platicar…lo de él/ella. Tus temas los interrumpe, no los atiende, hace bromas al respecto, se impacienta y puede llegar a criticarlos directamente.

 

  1. Cuando los intentos de controlarte son implacables. Pretende dictarte y tener la última palabra en qué haces, qué sientes y qué piensas. Si observas, verás que invariablemente estas buscando o deseando su aprobación y aceptación en cuanto a tus decisiones. Te podrás molestar por esto, discutir con tu pareja, pero él/ella seguirá creyendo que tiene la razón, y que las cosas tienen que ser a su manera. En pocas palabras: espera de ti obediencia.

 

  1. Cuando se te trata como culpable hasta que no demuestres lo contrario. Tu pareja vive en la sospecha, desconfianza y cinismo. Asegura que prácticamente todo ser humano actuará mal si se le da la oportunidad. Por lo mismo, prácticamente da por hecho que, en su ausencia, le has fallado, pues “todos los hombres” o “todas las mujeres son iguales”, es decir, malas(os).

 

  1. Cuando tu pareja cree que esta sólo para recibir y que le sirvas, y no capta la elemental reciprocidad que requiere la relación. Muy consciente del trato, respeto, privilegios y derechos que “debe” recibir en su relación contigo y de ti. Se centra exclusivamente en ello y no registra que es un “dar y recibir”. Actúa como alguien que va al mejor restaurant, exige la mejor mesa, el mejor servicio, el mejor platillo y el mejor vino, y a la hora de que le llevan la cuenta, se encoleriza porque “osaron” cobrarle, como si todo “debió” resultarle gratis.

 

  1. Cuando apareces muy abajo en su lista de prioridades. Prácticamente atiende todo lo suyo, lo de otros familiares y amigos antes que voltear a ver qué es lo que tú necesitas. De hecho actúa como si tú no tuvieras necesidades y su respuesta tiende a ser típicamente de enfado cuando le pides algo.

 

  1. Cuando te hace sentir que hagas lo q hagas, no es suficiente. Esta, en mi experiencia como terapeuta de parejas, es una señal especialmente reveladora. Muchas veces deja ver que tu pareja se considera en algunos, varios o todos los aspectos: superior a ti, y que por lo tanto, prácticamente te hizo un favor en elegirte y/o quedarse contigo. Su tolerancia y grado de aceptación de ti ha sido muy baja y será complicado y de pronóstico reservado que puedan llegar a la auténtica igualdad.

 

  1. Cuando al estar con tu pareja no sientes q llegaste a casa. No experimentas ese “bajar las defensas” y poder ser tú mismo(a) al estar en confianza y a solas con él/ella. Tristemente, muchas veces es al contrario. Hay personas que están más a la defensiva, con mayor tensión y/o en algún tipo de simulación con sus parejas. Por lo mismo, experimentan más relajación, diversión y autenticidad con la ausencia de sus parejas.

 

  1. Cuando al estar con tu pareja no te gusta cómo te sientes contigo. Aquí tenemos otra señal importante. Revisa cómo te sientes en presencia de tu pareja. ¿Estas más consciente de tus defectos, errores y fracasos? ¿Tiendes más a la autocrítica estando tu pareja cerca? ¿Te cuestionas más, se te dificulta más el aceptarte y estar tranquilo(a) contigo? Pregúntate que tanto esta incomodidad y tensión se generó originalmente en los juicios y criticas de tu persona por parte de tu pareja.

 

  1. Cuando estar con tu pareja no es ni reconfortante ni estimulante. No te sientes bien con él/ella, principalmente a solas (quizá eso explique que siempre están desesperadamente buscando no estar ni salir solos). No hay temas ni actividades agradables y divertidas que compartan. Tampoco se dan y/o reciben afecto y “nutrición” emocional. Estar a solas con tu pareja te resulta monótono y aburrido.

 

  1. Cuando tu pareja se siente amenazada por cualquier influencia q no sea él/ella. En cuanto empiezas a hablar con cierto entusiasmo sobre algo o alguien, su actitud cambia. Se muestra frio(a), despectivo(a) y descalificador(a) sobre ese alguien o algo del que le estas compartiendo con gusto y/o admiración. Puede llegar incluso hasta a ofenderse, pues tu entusiasmo lo toma como una deslealtad. Para tu pareja, amarlo(a) significa que sólo tienes ojos, oídos, corazón, mente y cuerpo para él/ella…literalmente. Nadie ni nada más debe ocuparte, le perteneces al cien por ciento. Y si crees que esto es romántico, eso demuestra cómo eres parte importante del problema.

La identificación con cualquiera de los puntos anteriores es motivo de sana preocupación. Ahora ocúpate de ello hablándolo con tu pareja en dialogo franco, y buscando soluciones, mediados quizá por un terapeuta de parejas. La vida es corta y el tiempo corre.

 

Comentarios

comentarios