Un llamado de atención difícil de ignorar

Un llamado de atención difícil de ignorar

 

Creer que existe una fuerza mayor, un poder supremo o un Dios,  ayuda para poder resistir esta crisis tan difícil

 

POR Becky krinsky

 

Esta pandemia ha llegado a lugares remotos del plantea. No ha distinguido sexo, edad, ni “código postal”. La situación forzó a crear un distanciamiento social y un aislamiento de la vida que se tenía. Se produjo un silencio misterioso dentro del ruido y la rutina que parecía no descansar.

Aún en el silencio: el Universo, Dios o el Poder supremo que cada uno reconozca y respete, ha encontrado una manera de comunicarse.

El mundo está gritando y pidiendo ayuda. La forma de vida que se tenía ya no es sostenible, sólo ha desbalanceado al planeta.

Es tiempo de hacer pausa, hay que escuchar el mensaje tan claro que aunque no se quiera recibir, todos lo podemos ver.

 

¿Qué mensaje debemos aprender?

Se tiene que ayudar a recuperar el equilibro perdido. Es momento de dejar de ver lo que ya no es importante; es imperativo tomar conciencia y cambiar. La voz del universo ha llegado a todos los hogares de los habitantes del planeta.

Es fácil culpar al virus, al gobierno y hasta a la economía por los males que estamos sufriendo, pero en realidad aquí no hay víctimas. Cada uno es responsable de esta situación.  La ambición, el egoísmo, la falta de fe y de respeto han tornado este mundo en un lugar inhóspito, competitivo y solitario.

 

¿Como hacer que las personas entiendan que así no se puede vivir?

Al mal entendedor, pocas palabras y una pandemia, con la necesidad y casi imposición de quedarse en casa.

No hay a dónde ir, ya sea por miedo al contagio, por el amor a la familia o por imposición del gobierno, la vida se ha puesto en pausa.

Sólo queda escuchar y aprender la lección que todos tenemos que conocer. Hay que cambiar los viejos hábitos. Se necesita recuperar la fe y el amor por la vida y por las personas.

Cuando uno está pasando por un momento dificultoso se confronta consigo mismo. Trata de poner en orden sus pensamientos y alinear sus sentimientos. La soledad y el miedo despiertan interrogantes personales que se deben de validar para poder encontrar paz y calma.

La duda y la incertidumbre que no tienen respuesta por el momento, se pueden calmar un poco cuando se encuentra la fe y la confianza que anima a salir adelante.

Esta crisis nos ha dado un periodo de gracia para poder reflexionar sobre qué tipo de vida teníamos y la calidad de vida que necesitamos.

Hoy más que nunca nos hemos dado cuenta de que hay que alejarnos de la superficialidad y buscar una oportunidades para crecer y ser mejores.

Estamos viviendo una época muy especial. Es un tiempo difícil que nos da la oportunidad de crear momentos preciados.

El universo ha hablado, espero que todos lo estemos escuchando. Hay que aferrarse a la vida y aprender nuevas formas para vivir para sanar al mundo que hemos descuidado tanto. Aférrate la vida.

 

La receta

Viviendo con fe

Ingredientes

  • Gratitud – aprecio por la vida y las bendiciones que se tienen
  • Compasión – amor y respeto por todos los seres vivos
  • Confianza – esperanza, actitud positiva, y reconocer que uno no está solo
  • Valor – fortaleza para seguir adelante con gusto y seguridad
  • Tranquilidad – reconocer la buena razón en todo lo que sucede

 

Afirmación Positiva para escuchar al universo y vivir con fe

Escucho claramente al Universo, sé que me habla y me está pidiendo ayuda. Encuentro mi fe y se que todo lo que sucede me ayuda a ser mejor. Cuando escucho al universo me conecto con mi fuerza interna y ayudo a que el mundo se equilibre. La vida me esta ofreciendo una buena oportunidad para reflexionar, reencontrarme y sanar al universo que todos hemos lastimado.

 

¿Cómo escuchar al universo?

  1. La fe es un ingrediente incondicional que se tiene a pesar de que no se le quiera reconocer. Tener ayuda a pasar mejor los momentos de incertidumbre, no quiere decir que se niega el dolor o los avances de la ciencia, sólo se puede escuchar con la certeza de que hay salida.
  2. Entre más fe se tiene, mayor es su fuerza.  En el momento que se escucha al universo, se hace una conexión con un poder más grandioso que uno mismo, por lo que la fe se fortalece y se hace más fácil encontrar la paz y la tranquilidad.
  3. Encontrar y escuchar a Dios o al Poder supremo que uno reconozca, enseña y fortalece al alma, y mejora la existencia personal.  Poder encontrar la conexión con un ser supremo, sin llegar al radicalismo, hace que la persona sea más humilde y sensible; ayuda a conectarse mejor con otras personas y mejora sus relaciones. Tener fe y encontrar esa conexión divina, no tiene precio.

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta