Juan José Alonso Llera

Juan José Alonso Llera

Fortalece su vida con inteligencia y estrategias

 

Tijuana me recibió con los brazos abiertos. Era una ciudad muy competitiva con muchas oportunidades para emprender, no tanto para ser empleado. Las oportunidades de progresar siempre han sido muchas”

 

Por Jeanette Sánchez

 

Juan José Alonso Llera es conocido en diversos círculos como el académico, el empresarial, el mundo de los negocios, pero como punto de coincidencia es distinguido por ser un buen amigo, un hombre que suma y un líder comprometido con su comunidad y sus principios.

“Desde niño descubrí mi facilidad para las ciencias exactas, las matemáticas y la física, todo eso lo tenía muy claro, mi talón de Aquiles eran la filosofía y todo lo que involucré lo emocional; mis calificaciones reprobatorias eran en conducta y disciplina, en escuela de monjas siempre fue un problema”, recordó el hoy profesor universitario en CETYS e IPADE Business School.

El consultor y estratega refirió que fue en la preparatoria cuando se decidió por estudiar Ingeniería Industrial y de Sistemas, motivado por su facilidad para las materias donde se involucra la inteligencia analítica.

Con una fuerte habilidad para liderar equipos y coordinar proyectos, Juanjo siempre ha tenido un espíritu emprendedor.

“Siempre preferí iniciar proyectos por mí mismo, fracasé en varios de ellos, pero me dieron grandes experiencias. Un tiempo trabajé en Price Waterhouse en el área de consultoría, estaba recién egresado, en todas esas compañías puedes aprender mucho y te la venden bien, pero te pagan una miseria. Decidí salirme y entré a Bital o lo que hoy es HSBC, estuve en el equipo que rompió los esquemas de la banca en México. Cero comisiones, sucursales pequeñas, horarios vespertinos, sabatinos, son algunas de las innovaciones que desarrollamos”.

“Después vino el error de diciembre, renuncié al banco y entré al IPADE Business School para estudiar la maestría en Alta Dirección de Empresa”.

 

UN MEXICANO ORGULLOSO DE TIJUANA

Aficionado al vino y apasionado de la buena gastronomía, Juanjo expresó que si bien el trabajo en grandes corporativos es un reto. “Hay cosas que se hacen de una manera y nadie las cuestiona. Esa renovación en el banco no fue más que un grupo de locos que rompimos con años de vicios”.

Coordinador de asesores en el programa de Seguro Popular, en los tiempos de Carlos Torres, Alonso Llera, afirmó que, desde su perspectiva, “México es un país lleno de oportunidades donde la gente, por definición, es capaz; nada más que la debemos colocar en las áreas de lo que sabe hacer”.

El también columnista del semanario InfoBaja detalló que fue a finales de su maestría cuando debió realizar su trabajo de verano y mientras sus compañeros se sumaron a proyectos donde debían asistir de traje y corbata en la Ciudad de México, él se integró a un estudio de mercado para una cadena de gasolineras en Baja California.

“Tijuana me recibió con los brazos abiertos. Era una ciudad muy competitiva con muchas oportunidades para emprender, no tanto para ser empleado. Las oportunidades de progresar siempre han sido muchas”.

Refirió que tras su trabajo de verano regresó a Ciudad de México y meses después lo invitaron a sumarse de manera oficial al equipo de la firma gasolinera, accedió, pero renunció tiempo después.

“Fue cuando decidí emprender en un proyecto propio. Y mientras todo eso pasaba yo estaba casado, estábamos esperando bebé, así que viajaba cada quince días a Ciudad de México, hasta que nació mi hija y dos meses después se vinieron a vivir conmigo. Desde entonces decidí no volver a trabajar para nadie, inicié mi propia empresa y así llevo unos 20 años”.

OBJETIVOS CLAROS Y DISCIPLINA

Sin miedo a las adversidades, por considerar que siempre existe una forma de convertirlas en oportunidades, Juanjo dijo que sus proyectos los genera con el único fin de que sean redituables y que desde hace varios años también deben cumplir con el requisito de divertirlo.

“En los proyectos en los que estoy trabajando, el dinero es importante, pero la manera en la que lo genero y el impacto social tienen un lugar muy importante. Hoy hago más cosas que me divierten y además me dan para vivir, además ayudo a tener una mejor comunidad”.

Con una nutrida trayectoria donde ha sido tesorero de la Coparmex, maestro de Cetys Universidad, consejero del Museo del Vino, tesorero del Centro de las Artes Musicales, empleado de gobierno y conductor de televisión y radio con el programa Emprendedores en Acción, su experiencia no solo es amplia en tiempo sino en rubros, especialidades e impacto.

Con esas bases lo encontró la pandemia hace ya dos años y, al respecto expresó que “sin menospreciar a nadie, y creo que ha sido duro para todos, unos la han sorteado de una forma y otros de otra. Yo te puedo resumir en una frase mi experiencia en esta pandemia: en las crisis hay quien se pone a llorar y hay quienes salimos a vender pañuelos”.

“Estoy convencido de que esta crisis es una oportunidad. Lo peor que podemos hacer es estar llorando por la crisis y pensar que papá gobierno nos debe rescatar, lo que como empresarios debemos hacer es sortear los retos y hacerlos una oportunidad de mejorar, la pandemia le demostró a muchos que todo lo que estaban haciendo no servía para nada y han encontrado nuevas formas de avanzar, incluso de renovarse, de hacer todo más eficiente y mejor”.

 

EN BREVE… 
  • MÚSICA FAVORITA: Nunca banda ni reguetón
  • ARTÍCULO INDISPENSABLE: Un sacacorchos
  • MAYOR DEBILIDAD: Las corbatas
  • MAYOR FORTALEZA: La ironía
  • FRASE FAVORITA: En las crisis unos lloran y otros salimos a vender pañuelos

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta