Lic. Carmen Payán González

Lic. Carmen Payán González

Psicóloga Clínica, cuyos diagnósticos son fundamentales para la impartición de justicia.

 

Por Ana Patricia Valay / Fotografía Todo N Imagen / Maquillaje Moka Cosmetics

Entusiasta, alegre y cariñosa. Apasionada de su trabajo, franca, objetiva, e íntegra. Eso es lo que proyecta la Lic. Carmen Payán desde el momento en el que uno la conoce y entabla conversación con ella.

Por eso tiene tanta empatía con los pacientes de su clínica de psicología integral, y mucha credibilidad con los jueces del Tribunal de Justicia, para fungir como perito autorizada, y además: se ha ganado el respeto del ministerio público con sus diagnósticos de temas complejos como el de abuso sexual y delincuencia organizada.

Pero lo profesional no lo es todo en su vida. También es esposa desde hace 20 años, y madre de cuatro hijos: Sergio René de 17, Enrique de 15 años, y sus mellizos que inesperadamente vinieron a alegrar su hogar: Mariana del Carmen y Francisco Xavier de 7.

Un camino sinuoso por ser mujer

Pero el camino para escalar esa montaña de responsabilidades en cuya cima hubo gratificación, fue sinuoso e implicó un gran esfuerzo. Para muestra un botón:

“Es muy grotesco el ministerio público y es muy dura la confrontación. Para mi al principio fue muy difícil. Cuando teníamos junta de peritos, salía de la audiencia diciendo: va a haber mejores, pero pude entregar mi dictamen y mi trabajo está hecho con credibilidad y metodología. Ahora puedo decir que pude salir adelante”.

“Las compañeras que estaban dentro de la procuraduría estaban enajenadas por tanto trabajo que tenían, pero uno de los éxitos que yo he tenido, es que logré con muchísimo amor, que los jueces se dieran cuenta de mi pasión a mi trabajo. Además, me seguí preparando”.

“Ahora estoy feliz porque los jueces me llaman para asesorarlos, para darles consejos dentro del trabajo de la metodología, y me siento muy honrada de que crean mucho en mi trabajo”.

“Pero pasé por todas esas barreras terribles, y llegué a pensar: “me quiero retirar”, o le decía a mi esposo: “¿Sabes qué? ¡ya no puedo más Sergio!”. Por 15 años estuve yendo a hacer periciales a San Quintín desde las 5:30 a.m. hasta las 10 p.m. Un trabajo muy bien remunerado pero muy pesado, pero aprendí de esos juzgados que me nombraban como perito allá, en Ensenada, Mexicali y Tecate”.

Para la Lic. Carmen el apoyo de su esposo, quien es psicólogo industrial, ha sido fundamental para su desarrollo profesional.

—Y, ¿qué tan importante es hacer un peritaje. Qué responsabilidad conlleva?

— “Mucha, porque estas haciendo un dictamen con tu experiencia y con tu saber para determinar si la persona acusada, tocó o no tocó sexualmente a una menor (por ejemplo), y es muy difícil; o determinar si una persona fue torturada o no, y como psicóloga clínica me piden hacer perfiles criminales”.

—¿Licenciada, cuáles han sido de sus experiencias más gratificantes a lo largo de su carrera?

—Son dos. Una, en el caso de una menor de 17 años en que habían contratado a un perito que decía que no tenía características de abuso sexual, mientras que el perito de procuraduría decía que sí, y un juez me nombra tercero en discordia. Esta jovencita fue ultrajada, violada y abortó del propio padre. Y mi ardua investigación, mis aplicaciones de psicología, mi entrevista que duró aproximadamente 78 horas (porque trabajé varias sesiones con la menor y la familia) me ayudó a dictaminar como tercero en discordia, que en efecto el indiciado la violaba desde que tenía tres años de edad. Sin mi dictamen, el sujeto, pudo haber quedado libre, pero le dieron, más de 15 años de cárcel.

—El otro caso es cuando sale de prisión un joven que nunca había tocado a la menor. Esa fue la otra experiencia que tuve. Porque una compañera que había estado con él en la preparatoria lo acusó por venganza, y él era inocente.

—¿Y, por qué le apasionó tanto la Psicología Clínica?

—La Psicología Clínica siempre me apasionó por el diagnóstico, pues trata trastornos graves de la personalidad: Esquizofrenia, trastorno depresivo bipolar; enfermedades del sistema nervioso central como ansiedad, depresión, ataques de pánico, y todo lo relacionado con situaciones de violencia, de poco control de impulsos; y también todo lo relacionado con el comportamiento humano.

—La prevención es lo mas importante, viene de dentro de nuestro hogar principalmente.

—Nosotros los que tenemos el privilegio de ser padres, tenemos que trabajar día a día con nuestros hijos y con nuestros familiares alrededor, para detectar a tiempo cuando me siento mal, y buscar entonces ayuda de un profesional.

—Desgraciadamente esto tiene que ver con nuestra cultura, porque no tenemos la apertura, de decir voy a ir a que me evalúen, porque entrecomillas viene el: “yo no estoy loco”, “yo no estoy enfermo”, y desgraciadamente esta falta de cultura es la que impide que se le de una ayuda integral al paciente, cuando el problema apenas inicia.

—Tenemos que inculcarle a nuestros hijos a que se comuniquen y que digan cuando se sientan mal. De ahí parte todo, de no saberme comunicar con mi pareja o no saberme comunicar con mis hijos.

—¿Y qué ofrecen en su Clínica Licenciada?

—De acuerdo a mi carrera de Psicología Clínica y especialidad en abuso sexual, que hice en CETYS, y las prácticas que continué en la Universidad de la Joya California, lo primero que tenemos que hacerle a nuestro paciente es una evaluación. Y en nuestra clínica (de ahí su nombre) atendemos la problemática de manera integral, por eso hay psicólogos, geriatras, ginecólogos, etc.

El equipo que encabeza la Lic. Carmen Payán es profesional, y está altamente comprometido para atender todas las aristas de una problemática, y darle al paciente el tratamiento específico que necesita. No todos los trastornos psicológicos o de personalidad se atienden igual, según nos explica la Lic. Payán.

—¿Licenciada y qué consejo le daría a la gente para que de verdad se acercara a pedir ayuda?

—Que tengan un mejor estilo de vida, que prevengan enfermedades somáticas que desgraciadamente si no son atendidas a tiempo llegan a convertirse en enfermedades orgánicas como el cáncer, y otras enfermedades que ya requieren de un tratamiento muy intensivo, y yo los invito a que reconozcan que ocupan ayuda. Ese reconocimiento no los hace más débiles, al contrario los hace más fuertes.

En Breve

Libro Favorito: “El arte de amar”, de Erich Fromm.
Artículo Indispensable: Lentes de Sol.
Música Favorita: Alejandro Sanz, sus letras, como canta Bárbara Streisand.
Mayor Fortaleza: Mi familia.
Mayor Debilidad: Pasión por el trabajo.
Frase favorita:  Quiérete Siempre.

Clínica de Psicología Integral
Tel: 681 00 00
Dirección:
Avenida Las Ferias #5630, int. 4-B,
Colonia Burócratas Hipódromo
Email: carmenpayan1@gmail.com
clinicadepsicologiaintegral@gmail.com

Comentarios

comentarios