Ives Lelevier

Ives Lelevier

El promotor nato de BC, que lleva la pasión turística en la sangre

 

Por Ana Patricia Valay

 

Ives Gabriel Lelevier Ramos…… Este es el nombre completo del subsecretario de turismo de BC que pocos conocíamos, sin embargo, de lo que sí estábamos seguros es de su habilidad nata para hablar de las maravillas y bondades del estado de una manera tan natural, exquisita y auténtica, que hasta en sus tiempos libres convence a cualquiera con sus charlas, sobre esos ‘diamantes’ que es indispensable descubrir en nuestro estado.

 

Un hombre de hogar que le apuesta a los jóvenes.

Describiría a Ives como un caballero en toda la extensión de la palabra. Modesto y siempre agradecido con quienes le han dado la oportunidad de ejercer su pasión: el turismo. Un hombre de retos y acostumbrado al cambio que le exige el trabajo. Con un matrimonio sólido de 19 años y una hija adolescente, con quien tiene una ‘relación excelentísima’ a pesar de reconocer que por su propio bien, es exigente con ella. “Tenemos muy buena comunicación, y me parece que en general hay bastante armonía en la relación y en el hogar. ¡Yo estoy bien contento!”, dice con una amplia sonrisa.

Ives confía mucho en la juventud. La mayoría de sus directivos no rebasan los treintas.  “Afortunadamente hemos hecho un equipo bastante joven. Muy talentosos todos y súper entregados a la chamba; con una forma, estilo, y manera de pensar diferente, pues no le tienen miedo al cambio”, comenta.

 

¿Y por qué no habrían de tenerle miedo al cambio?, le pregunto.

—Mira, el turismo es algo que te lo exige. Debes por ello tener la habilidad para tomar decisiones de manera instantánea, rápida. Indudablemente hay que improvisar porque constantemente están cambiando las situaciones, los entornos y las prioridades, y esto te obliga a hacer ajustes cotidianos.

Y entonces me recuerda el atentado a las torres gemelas, “el 9/11 transformó

a la actividad turística de todo el mundo, de la noche a la mañana”. Pero también el Zika y la gripe aviar; el colapso de la carretera escénica y hasta el SIAVE. Todos factores inesperados que obligaron a “cambiar el rumbo y adaptarnos al escenario que se presentaba”, reitera.

“A lo mejor en el momento dices: ¡ay!, pero la realidad es ‘que es padre’. Posiblemente es el trabajo más agradable, por lo menos el que te mantiene más vigente, no sé si me explico”, afirma.

“Esa dinámica te mantiene súper alerta; no puedes estar en la zona de confort”.

 

Su niñez en Tijuana

Ives, curiosamente nació un 10 de mayo, pero de 1964. Es el “jamón del sándwich”, nos dice riendo. Tiene dos hermanos y es segunda generación de tijuanenses, pues su padre ya nació aquí en 1927, aunque su madre es tapatía.

Su tatarabuelo de origen francés, llegó a SF, CA, en 1856, y luego emigró a Sonora. “Ahí empezó toda la historia de los Lelevier en México, y a Tijuana mi abuelo llega quizá entre el 1917 y 1920. Y es que mi abuelo realmente era un espía disfrazado de diplomático, como solía suceder en tiempos de la Revolución Mexicana. Mi abuelo era Cónsul general de México en Douglas, Arizona (un condado pequeño), y luego fue movido a San Diego; por eso llegan aquí los Lelevier”, nos comparte.

Ives recuerda haber vivido de pequeño en la colonia Cacho, “justo frente al puestecito de las tortas Washmobile”. Después, dice, se mudaron a la colonia Marrón.

“Era una ciudad muy tranquila, con un ambiente de mayor tolerancia y respeto, y la verdad es que yo disfruté mucho mi niñez. Mi ‘playground’, como dicen los gringos, era lo que ahora es la zona del río”.

 

“La carrera me eligió a mí”

¿Oye, y si estudiaste turismo?

—Claro, pero yo creo que la carrera me eligió a mí, te lo juro. ¿Sabes por qué? Aquí en Tijuana vivíamos del turismo. Era la actividad productiva más importante en ese tiempo.  Las fortunas importantes de la gente se hicieron a base de turismo, y cómo mi papá se dedicaba a eso también, yo creo que es como una vocación que la traes ya en el ADN.

Ives se confiesa malo para la escuela, distraído. “Siempre con mi mente fuera del salón de clases”, características que seguramente ahora le dan valor agregado a su función pública pues le encanta conocer y experimentar.

“Yo creo que conocer es lo que más disfruto. Me encanta. Es quizás uno de los objetivos y propósitos de mi vida.

 

¿Te gusta explorar entonces?

—¡Sí! Yo creo que conocer es algo que deberíamos hacer todos, porque si de algo podemos presumir hoy, es de todo lo que hay aquí. La oferta culinaria, la mejor materia prima, y el talento inigualable de los chavos chefs que hay ahora, por mencionar sólo algunas cosas.

Durante 30 años de su vida, Ives ha trabajado formalmente en el ramo turístico,  iniciándose en la iniciativa privada. Su primer paso por el gobierno fue con Eugenio Elorduy, y éste es su segundo encargo dentro de la administración pública.

Y lo que son las cosas, ese jovencito al que le disgustaban las aulas, ahora tiene que saber un poco de todo.  

“Hoy puedo estar atendiendo un tema con ingenieros y  arquitectos, y mañana puedo estar con oceanólogos; y al siguiente día puedo ver un tema con expertos en arte culinario. Esto es tan dinámico, cambiante y variable, que te mantiene muy vigente en todos los sentidos. Tienes que aprender, aunque por supuesto que no eres experto, pero lo cierto es que ¡no te aburres jamás!

Y cierto….. no parece aburrirse, porque saliendo de la oficina, su charla natural es recomendar un nuevo restaurante, una nueva etiqueta de vino, o un novedoso destino turístico por conocer. Ives no para. Lo suyo definitivamente es el turismo.

 

—¿Qué opinas de la participación de la mujer dentro del ámbito del turismo?

—Es fundamental en todo. Yo siento que hemos tenido avances importantes en esa materia de equidad de género, pero falta mucho. Aquí en este ámbito en el que yo me desarrollo, hay una presencia importante de mujer. Por ejemplo nosotros de los puestos directivos, de siete direcciones, casi el 50% ocupados por mujeres.

—Yo creo que es un tema donde repito, falta todavía mucho, y me encantaría que ocurriera a un ritmo más acelerado ¿no? Yo espero que a mi  hija le toque ver más oportunidades que posiblemente no existieron para mi esposa, no se diga para mi mamá.

 

En Breve…

Comida Preferida: Los tacos por su sabor, y no te sangran el bolsillo.

Comida Gourmet Preferida:  La nueva oferta de comida china de Chance Bistro de la Chef Nancy León.

Comida mexicana preferida: La hecha por mi mamá.

Vinos Preferidos: Los Monovarietales. El tempranillo y el Nebbiolo.

Lugar que no te puedes perder en BC: Bahía de los Ángeles

Artículo Indispensable: Trato de ser independiente y no depender de nada.

Mayor Fortaleza: Mi temperamento, al navegar por los desafíos y cambios, y ser acertivo.

 

“Somos vanguardistas y atrevidos, es parte de la esencia de Baja California”

 

 

Comentarios

comentarios