Ergonomía en la oficina

Ergonomía en la oficina

Actualmente, en México, hemos alcanzado los primeros lugares a nivel mundial de distrés laboral y como resultado diferentes enfermedades con afección a varios aparatos y sistemas de nuestro cuerpo

 

Por Dr. Miguel Arteaga

“Dime a qué te dedicas y te diré lo que padeces”, esta frase fue enunciada durante el siglo XVII por el Dr. Bernardino Ramazzini, quien es considerado como el padre de la medicina del trabajo y casi 350 años después, este enunciado sigue vigente.

Hemos normalizado nuestras enfermedades derivadas del trabajo y hasta cierto punto aplaudimos cuando una persona se desgasta en su trabajo con el propósito de llegar, a como dé lugar, a sobrepasar las expectativas. Es por eso que actualmente, en México, hemos alcanzado los primeros lugares a nivel mundial de distrés laboral y como resultado diferentes enfermedades con afección a varios aparatos y sistemas de nuestro cuerpo.

El ser humano al realizar una tarea laboral se encuentra expuesto a una serie de exigencias, que según la actividad pueden ser: visual (cuando tenemos contacto con pantallas, tabletas, celulares), postural (sentados o de pie), repetitividad (movimientos similares frecuentes), fuerza (nivel de presión al interactuar con alguna herramienta como teclear, clickear, sujetar una pluma), manejo manual de cargas (manipular un objeto ≥ 3 kg), estrés (toma de decisiones con alto nivel de impacto y responsabilidad). Cuando estas exigencias sobrepasan la capacidad del ser humano sobreviene en un inicio, la fatiga física y/o mental y la subsecuente lesión o enfermedad.

 

Las lesiones

En nuestro país, las lesiones que más frecuente encontramos son los trastornos que afectan al sistema musculoesquelético (lumbar 39%, síndrome del túnel del carpo 14%, hombro 14%, muñeca 11%, otras regiones 22%). Existe otro rubro de enfermedades derivado del sedentarismo que en la oficina también estamos expuestos como: osteoporosis, obesidad, niveles altos de colesterol, diabetes, hipertensión arterial, infarto de corazón, infarto cerebral, cáncer (colon, mama, útero), entre otras; mientras no solucionemos el problema raíz de estas condiciones, adicional a seguir el tratamiento médico de estas enfermedades, no obtendremos la mejoría esperada.

Para considerar

Algunos consejos para reducir el nivel de riesgo de las exigencias de las tareas laborales son los siguientes:

  1. Contar con un mobiliario ajustable a las características del usuario.
  2. Alternar posturas en la oficina (sentado con el respaldo recto, de pie, sentado con el respaldo reclinado).
  3. Evitar estar sentado más de 2 horas continuas.
  4. Tomar algunas llamadas o reuniones en posición de pie.
  5. Alternar tareas durante el turno de manera que no destinemos un tiempo prolongado a una sola tarea.
  6. Tomar agua (1.5 lt) de manera constante durante el turno. Evita adquirir una botella de gran capacidad, se prefiere una botella de 250 ml aproximadamente para que sea un motivo de pararse e ir a rellenarla.
  7. Realiza pausas activas musculoesqueléticas (estiramientos) por cada hora de trabajo en posición estática.
  8. Sigue la regla 20-20-20 para descansar la vista: Por cada 20 minutos de trabajo continuo en pantalla, destina 20 segundos a observar un objeto que se encuentra a 20 pies (6.1 m) de distancia aproximadamente.

Con esto pretendemos que la nueva norma sea “Dime a que te dedicas y te diré lo que disfrutas”.

*El autor es médico ergónomo. ErgoLean Solutions / DIRCAP.

 

CORREO: miguel.arteaga@ergoleansolutions.com

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta